Sindicatos soberanistas reivindican un marco de relaciones laborales propio en Madrid

Redacción
| 08.04.2011

11-04-0520mani20Madrid204Más de 5.000 personas, procedentes de los sindicatos CIGA (Galicia), ELA, LAB, STEE-EILAS, EHNE, Hiru, ESK (País Vasco), Intersindical Canaria y la CSC de Cataluña se manifestaron el pasado martes en Madrid contra la centralización de la negociación colectiva y como rechazo a los recortes sociales aplicados por el Gobierno español. La marcha, que transcurrió sin incidentes de gravedad, finalizó frente al Ministerio de Trabajo e Inmigración, donde los sindicatos convocantes animaron a las trabajadoras y trabajadores a participar las movilizaciones que llevan convocando “desde hace dos años” y a “no resignarse como hacen otros, […] que están al servicio del capital”.

Ainhoa Etxaide, secretaria general de LAB, señaló que “no nos vamos a resignar ni tampoco vamos a renunciar a los derechos que nos corresponden”, y destacó el valor de esta “histórica” movilización en Madrid. Etxaide criticó a quienes van de la mano del gobierno en la negociación y sentenció: “no vamos a renunciar a la confrontación”. Souso Xeixo, secretario general de la Confederación Intersindical Galega (CIG) añadió que “debemos impedir que la reforma de la negociación colectiva salga adelante en los términos que se conocen, porque supone una centralización y burocratización para apartar a los trabajadores del control de los convenios” y aseguró que los presentes en Madrid mostraban el compromiso de la clase trabajadora. Adolfo Muñoz, secretario general de ELA, recordó que “con las reformas aprobadas, la clase trabajadora y la sociedad se van a empobrecer” y llamó a que se celebrase “un debate social, porque quienes tienen el poder económico culpan del déficit y la deuda a los salarios y los derechos sociales, cuando saben de antemano que no es cierto”. Muñoz acusó a la patronal de “chantaje permanente” manifestando que “no hay diálogo social, sino una mascarada para adormecer a la clase trabajadora."

La movilización de los sindicatos soberanistas evidencia la brecha existente entre dos modelos de hacer sindicalismo. En Cantabria, la Intersindical Cántabra ha manifestado su intención de continuar con las movilizaciones, en oposición a la reforma laboral que CCOO y UGT han aceptado. La Intersindical Cántabra ya ha alertado sobre "la necesidad de constituir un marco de relaciones laborales cántabro" y "plantar cara a los recortes sociales que el Gobierno y la patronal, de la mano de CCOO y UGT, han venido aplicando en los últimos años".

Territorio: