DEBA tacha de "maquillaje" la reforma del Centro Botín y anuncia que acudirá a los tribunales

Redacción.
| 07.05.2012

debaLa Plataforma en Defensa de la Bahía de Sanander (DEBA) ha tachado de "maquillaje" los cambios anunciados anteayer en su proyecto por el presidente de la Fundación, Emilio Botín, en los que prescinde de las cuatro columnas sobre las que el edificio se iba a apoyar en la mar, de modo que quedará suspendido en el muelle. Sin embargo, éste quedará "inutilizado" para otras funciones, según denuncia DEBA.

Además, el colectivo defensor de la identidad de la Bahía sananderina ha anunciado que presentará "en breve" un contencioso-administrativo "contra la modificación puntual número 9 del frente marítimo", para la ubicación del Centro Botín en el muelle de Albareda, después de que hayan sidos rechazadas las más de 1.600 alegaciones planteadas por la plataforma. En el recurso pedirán que se anule dicha modificación, que "incumple varias leyes", ya que entre otras cosas "no se pueden tramitar modificaciones puntuales, por tramos".

Así lo han anunciado Guadalupe Grandoso y Javier Ceruti, portavoces de la plataforma, en el día de ayer junto a la Grúa de Piedra y el Palacete del Embarcadero, antes de iniciar una ruta en barco por la Bahía para mostrar los "destrozos" que se van a hacer en el frente marítimo de Sanander.

Según ha explicado Guadalupe Grandoso, de Ecologistas en Acción, el recorrido sirve para denunciar los rellenos de 4.100 carros de marismas en la dársena de Raos, que "destruirá la riqueza biológica de la zona" (como aves y moluscos), "alterará la dinámica del Puntal", y "afectará al marisqueo". También han criticado la construcción de unas 1.500 viviendas y un centro comercial en el Barrio Pesquero, la zona "con mayor densidad construida de la ciudad". Mientras, en San Martín-Gamazo lamentan la instalación de hoteles, comercios, oficinas, pisos y la ampliación del centro de vela. Y en Albareda, rechazan el Centro Botín, "un edificio de grandes dimensiones en pleno paseo marítimo que rompe la armonía del paisaje", por ser "una barrera que separa la ciudad de su bahía".

"Estos proyectos amenazan con destruir irreversiblemente un patrimonio colectivo tan relevante como el entorno de la Bahía de Santander", avisan desde DEBA, para denunciar que la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Santander están modificando el frente marítimo "a espaldas de la ciudadanía".