Cantabria No Se Vende se prepara para un “otoño caliente” y celebrará su primer concejo general en septiembre

Redacción.
| 03.08.2012

ECNSV_webl movimiento de movimientos, cuyo manifiesto ha sido apoyado ya por 39 colectivos cántabros, continúa trabajando para visibilizar las “alternativas y propuestas que surgen de la sociedad civil” y se prepara para un “otoño caliente”.

 

Cantabria No Se Vende (CNSV), red de confluencia de colectivos y personas presentada el pasado julio en la Grúa de piedra del muelle Albareda, prosigue su andadura y, mientras continúa sumando adhesiones al ‘Manifiesto Cantabria No Se Vende’, prepara su primer concejo general, en el que todos sus miembros decidirán en asamblea las campañas a las que se prestará apoyo en el primer semestre de funcionamiento.

Esperan “ser capaces de ir construyendo, paso a paso, una base social duradera que permita disponer de una alternativa para la sociedad civil cántabra, ajena a partidos y sindicatos mayoritarios, cuyo compromiso con la gente a todos nos cuesta creer a estas alturas”. CNSV insiste en que es necesario “un referente crítico” que “aporte visibilidad” y “facilite la realización” de las “alternativas y propuestas” de colectivos y personas “preocupadas por la venta de nuestra educación, nuestra sanidad, nuestro medio ambiente, derechos sociales, políticos, laborales y nuestra cultura”, que señalan que son “muchas y muy interesantes”, y que se pueden materializar pese a que “las instituciones, partidos y sindicatos mayoritarios se muestren sordos a ellas”.

Los “concejos generales” son las asambleas pautadas tras más de un año y medio de encuentros entre colectivos cántabros en las que, cada seis meses, se escogerá democráticamente, mediante un referendum, una pareja de cuestiones que todos los colectivos adheridos a CNSV se comprometerán a apoyar, con la intención de acumular fuerzas y obtener avances.

Desde las redes sociales animan a los colectivos a continuar difundiendo el manifiesto, y ya están preparando presentaciones en diversas cabeceras de comarcas cántabras de las que esperan que surjan “concejos comarcales” en los que “puedan encontrarse todas aquellas personas que, dispongan o no de colectivo de referencia, deseen tomar parte en esta propuesta de y para la sociedad civil cántabra”.