La UE aprueba una norma que podría propiciar un precio de la leche más justo para los ganaderos

Redacción.
| 09.12.2011

alejandro_mazorra_ugam_coagEl pasado día 6 de diciembre, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo han cerrado un acuerdo político que pondrá fin a algunos de los abusos existentes hoy en día en el mercado de la leche. La norma que se ha aprobado cambiaría las relaciones entre productores e industrias, buscando reforzar el peso de los primeros.

El acuerdo podría entrar en vigor en la segunda mitad de 2012 si todas las partes lo ratifican formalmente. Su puesta en práctica asegurará precios más justos para el sector y permitirá que se introduzca un modelo de contrato obligatorio, cuyo principal objetivo es facilitar las relaciones comerciales entre ganaderos e industrias. La norma estipula que su duración ha de ser al menos de medio año y que debe dejar claros puntos como la duración total del contrato o el precio al que se pagará el producto. A día de hoy, y desde hace tres años, existe un contrato de características similares pero totalmente voluntario, y en Cantabria tan solo una marca de leche lo aplica a sus proveedores.

Las mejoras que traerá consigo este cambio serán muy importantes. En primer lugar, el productor estará informado del precio al que se venderá su leche y no estará obligado a aceptar las condiciones de la industria compradora, sino que podrá negociar con antelación. Actualmente en Cantabria no existe ninguna garantía de precio y se tarda un mes en saber a cuánto se pagará el producto, exceptuando a quienes tengan un contrato firmado (en Leche Pascual) o trabajen para Nestlé, que informa cada tres meses de la cantidad que pagará. Otra de las ventajas que se producirán es la equiparación del precio de la leche cántabra (ahora 33 céntimos litro) a la media europea (36/37 céntimos litro).

Existen numerosos factores que influirán en los precios que se fijen una vez entre en vigor esta medida: costes varios (como los gastos en gasoil o piensos), calidad de la leche y precios de otros productos (mantequilla o leche en polvo) o de otros lugares (Francia). Pese a que habrá una mayor libertad para las negociaciones, no se harán de forma individual, sino que estarán reguladas por la UE, que controlará la formación de organizaciones de productores para permitir que se asocien y así negociar conjuntamente.

Aunque parece que por fin verá la luz en el segundo semestre de 2012, el acuerdo tardó casi un año en cerrarse debido a diversos conflictos, entre ellos la propia fecha en la que se supone debería entrar en vigor. También generó tensión la situación de las Denominaciones de Origen, ya que algunos países exigían que éstas tuvieran asegurado el suministro de leche cruda, una petición que solo se ha conseguido en el caso de los quesos y bajo una serie de condiciones estrictas.

Dentro de la ganadería cántabra esta noticia ha tenido una excelente acogida. Personalidades como Mariano López, presidente del sindicato Aigas ('Asociación Independiente de Ganaderos y Agricultores de Santander'), Fernando Ruiz Sarabia, gerente de la Asociación Frisona de Cantabria, o José Ramón Arronte, vocal de la Asociación de Productores, han manifestado su alegría ante la novedad, y consideran el contrato de importancia "capital" para lograr mejoras en el sector, que vivía hasta ahora una situación “insostenible”.

Territorio: