Cincuenta años dimpués, los emboscaos alcuentran asubiu enos libros

Jisús S. Redacción.
| 04.01.2012

ni_bandidos_ni_vencidosLa guerrilla antifranquista que surdió en Cantabria tres de la guerra civil jue una muvición que sufrió el silenciu no solu mientras desistía, sino que esapaeció de toa mención durante décadas, achicáa pola hestoria uficial cumu bandolerismu. La transición española de 1975 cambeó un pocu la situación pulíticu y escomenzarin a surdir trebajos que daban en caltené-la memoria y arrecuperá-la dinidá de aquellos que dimpués de pirdía la guerra siguierin aluchando enos montis, náa menos que 20 años (1937-1957).

En Cantabria el primeru jue Isidro Cicero, quin ya en 1977 espublicó Los que se echaron al monte, un jilsu ena bibliografía atentu al maquis que en 1982 complementó con El Cariñoso, espublicáu de nuevu nel 2001 col título El Cariñoso, los emboscados el Miera. Un aquel que alcontró créticas tantu de familiares de fugaos cumu de guardias civilis pola visual novedosa y que mostraba que entovía era un tema tabú. Esi primer enterés por revindicá-la guerrilla esapaeció bien luegu ajuegáu por otras madureras y acabó arrinconáu veinti años. Solu Pedro Álvarez, cronista uficial de Liébana, jue pa espublicar Juanín, el último emboscado sobri l'ajamáu guerrilleru nel añu 1988.

Los emboscaos tuvierin d´asperase a qu´esprincipiara el nuevu siglu p´alcontrá-'l su lugar enti los temas d´estudiu de Cantabria. Los que primeru juerin bandoleros u "los del monti", acabarin cumu guerrilleros, nun cambeo qu'endicaba una perceción deferenti. Ya no solu enteresaban las hestorias folletinescas de los presonajis más cirníos cumu Juanín, Bedoya u el Cariñosu, sino tamién el sofrimientu y l´alucha de los enlacis, familiaris y represaliaos.

Antonio Brevers, con los sus libros sobri Juanin y Bedoya y la Brigáa Machado, la hestoria de Felipe Matarranz, las memorias de Jesús de Cos en Ni bandidos ni vencidos. Memorias de una gesta heroica: la guerrilla antifranquista en Cantabria, el análisis de la represión de Las mujeres del maquis y una visual hestoricista en Los maquis del mito a la historia de la Universidá de Cantabria. Una tarja de gran calidá a la que Fernando Obregón Goyarrola, cona su serie de la guerra civil y la posguerra en los destintos vallis de Cantabria añidió un pilu datos de tola Comunidá.

Y es que al socaire de lo que dio en llamase l'arrecuperación de la memoria hestóricu, la guerra civil y sobri tou la represión posterior, juerin más cunucías pa tol públicu. De la anédota al estudiu seriu; del presonaje aisláu al proyeutu de la oposición al régimen. Cincuenta años pa dar enos libros col asubiu que nu alcontrarin enas estitucionis democráticas.

Territorio: