Regüelta, la juventud necesaria

Paulu Lobete
| 28.04.2013

loguaniversariuEste 1º Mayu, Regüelta, la organización de la juventud independentista y socialista cántabra, cumple 15 años. En este momento nos preguntamos por las pequeñas páginas que hemos esbozado en la historia reciente de Cantabria y, sobre todo, por nuestro papel en el presente y el futuro de este País. Estas líneas de un militante, son una reflexión personal que muy probablemente es compartida por muchas otras personas que hemos formado y formamos parte de Regüelta y del ámbito de la Isquierda Cántabra.

 Hemos dejado atrás (sin perderlos de vista) infinidad de momentos que nos han hecho crecer, que nos han hecho madurar organizativamente y a nivel militante. Hemos aprendido de muchas otras personas que luchaban antes y de muchas otras que nos hemos ido encontrando a lo largo de este tiempo y que nos han servido de ejemplo y de ánimo para continuar. Pero también, ante las adversidades, nos hemos erigido por obligación como profesores y alumnos de nuestra propia escuela, como creadores de un espacio que no existía, de unas formas de hacer política que hemos ido aprendiendo y desarrollando, muchas veces sin ayuda de nadie.

Es un momento para agradecer a quienes empezaron a construir este colectivo su valentía y su determinación para iniciar este camino en los momentos más difíciles, sabiendo que empezar no es tarea fácil. A quienes han ido dando forma, con su trabajo y su constancia, durante todo este tiempo a este colectivo. También, es un momento para agradecer a todas las personas que han estado cerca su apoyo, su comprensión y su ejemplo, que han sido útiles y necesarios en todo este tiempo y que aún son un motivo fundamental por el que seguimos luchando.

Hemos aprendido que hacer política en esta tierra es una tarea complicada, que nos obliga a renunciar a cosas, que nos genera problemas legales, económicos y personales. Sabemos que la batalla que empezamos hace quince años no parece que vaya a acabar ni en otros quince, ni en otros treinta; que nos esperan golpes, multas y disgustos de todo tipo.

Pero también sabemos que la única posibilidad, la única garantía de futuro para la clase trabajadora de Cantabria, es la lucha de su juventud rebelde. Y sabemos que en este camino vamos a alcanzar pequeñas y grandes victorias, vamos a encontrar compañerismo, solidaridad y unos valores de lucha constante contra el egoísmo y la pasividad del sistema capitalista. Tratando de construir a cada paso la sociedad que nuestra gente, la gente humilde, los y las trabajadoras, la gente en paro y los estudiantes, merecemos. Y puede decirse que a veces lo hemos hecho mejor y a veces peor, con éxito o sin éxito, pero lo hacemos.

Por eso, nos vemos en situación de, si no exigir, al menos demandar compromiso. Compromiso por parte de las personas de nuestro ámbito político, para articular una alternativa política real que nos permita seguir desarrollándonos como movimiento juvenil y como movimiento socio-político. También a la sociedad cántabra, para no solo generar una respuesta organizada y realmente combativa ante los ataques a nuestros derechos, sino también para construir otro modelo social y político para Cantabria. Y también, compromiso por parte la juventud cántabra que no está organizada, que no puede, ni debe, seguir viendo pasivamente como nos roban el futuro. Tenemos en nuestras manos la posibilidad de cambiar esta situación.

Cumplimos 15 años en un contexto de crisis social que, sin embargo, es realmente favorable de cara a articular luchas por la liberación social, nacional y de género, y que activen e impliquen a un gran número de agentes sociales y políticos. Es el momento de estructurar y reafirmar nuestro proyecto político y, al mismo tiempo, de confluir y tratar de generar unidad popular alejándonos del oportunismo, bajo principios de honestidad y trabajo conjunto.

No es necesario señalar la importancia que tiene, en este contexto, la existencia de una juventud organizada y rebelde. La existencia de Regüelta es consecuencia de muy diferentes factores, pero en la actualidad no solo es importante sino que es necesaria, sabiendo que solo la lucha nos ha llevado al reconocimiento como un actor de relevancia en el ámbito de los movimientos sociales de Cantabria. Ante esa necesidad, que sentimos como obligación moral y militante, reafirmamos nuestro compromiso de seguir avanzando en el proceso de construcción nacional y de liberación social.

Por eso, hoy, le decimos a los que decidieron vender esta tierra, a quienes nos obligan a emigrar y nos explotan, a quienes nos aculturizan y nos agreden, a quienes nos quieren consumistas y sumisas, que tienen en frente a la juventud rebelde de un pueblo digno, que está construyendo su propio camino.

Y a quienes luchan por la justicia y la libertad del pueblo trabajador, por la libertad de los pueblos oprimidos del mundo, contra el patriarcado, por la defensa de la tierra… Que nos tienen y nos van a tener siempre luchando a su lado, con el compromiso, la dignidad y la determinación de la juventud rebelde de esta tierra. Por muchos años más.

Enjamás serán p’aparamos.
Dendi 1998 ena alucha.

{jcomments on}