Troy

Patxi Ibarrondo.
| 29.09.2011

Total, un negro pobre es menos que el punto y aparte de tinta al final de una frase. En Georgia ejecutaron a Troy Davis. Troy era negro y pobre. Firmé o y muchos otros miles de seres humanos, pero no bastó Amnistía Internacional para ablandar a la bestia de la venganza. A pesar del clamor no se detuvo el veneno en las venas. Había habido un policía asesinado. Venganza. La Ley del Talión. Destroy. Ojo por ojo, vida por vida, muerte por muerte.

 

¿Qué hizo Obama? Obama es negro pero rico. Bajo el mismo color de piel pueden coexistir abismales universos distintos.

No había pruebas suficientes para matar a Troy, pero hubo que encontrar un culpable fácil. El verdadero asesino estará disfrutando su impunidad. Son cosas del Big South, el profundo sur de los fundamentalismos bíblicos y del racismo que asoma su sucio hocico. Troy Davis era negro y pobre, condenada carne del corredor. Más de 20 años esperando. Lo han matado. Ha muerto diciendo que él no mató a nadie.