Solidaridad S.A.

@scp2016
| 30.12.2013

Este fin de semana, Juventudes Socialistas, Nuevas Generaciones y Juventudes Regionalistas realizaron un Torneo Solidario de fútbol sala para recaudar fondos y alimentos para un par de ONG's. No es un hecho novedoso, en estas fechas se hacen un montón de actividades de este tipo, pero lo que sorprende es la dureza crítica con la que ha sido recibido.

Por algún extraño motivo, pese a que el torneo, como está perfectamente indicado en su cartel, está organizado por las tres asociaciones juveniles y en este país (y Cantabria no iba a ser menos) nos encanta mezclar churras con merinas y adoramos criticar desde el desconocimiento (y, sobre todo, desde el anonimato), hay quien se ha permitido recriminarles que los tres partidos del arco parlamentario no hagan lo mismo desde el propio Parlamento... ¿Y qué tienen que ver estos chavales con aquello otro? Además, en estos momentos sólo hay un partido con capacidad de ejecución sobre las partidas sociales y es el que gobierna con mayoría absoluta y absolutista... Pero no debemos perder la ocasión de afirmar que “todos los políticos son iguales”; eslogan salido desde la derecha, que solo beneficia a la derecha, desmovilizando al voto crítico de la izquierda, y que todos parecen empeñarse en repetir cual cotorras.

Vaya por delante que criticar un acto solidario (no caritativo, que no es lo mismo) nos parece una actitud deleznable, provenga de donde provengan iniciativa o crítica, y más si cuenta con el respaldo de ONG's dispuestas a colaborar con ello.

Pero, claro, en este discurrir de los acontecimientos, de esta deriva política y de la política (que tampoco es lo mismo) y del auge de los movimientos y estandartes populistas de ambos extremos del eje ideológico, vamos dándonos cuenta de que, como bien afirma uno de los organizadores de dicho evento en Twitter: “Parece que la solidaridad está monopolizada y no todo el mundo puede hacer uso de ella”. Parece que hay ciertos movimientos que se han auto-impuesto la potestad de permitir a algunos hacer este tipo de actos y a otros, que no cuentan con sus simpatías, condenarles por lo mismo... Eso sí, podéis esperar sentados a que ellos muevan su culo para hacer algo similar...

Desde aquí vamos a romper una lanza en favor de los organizadores de dicho acto solidario por un simple motivo, estuvimos en dicho evento y podemos decirlo con la boca grande, no como la mayoría de los que se limitan a criticarlo. Y, como estuvimos en dicho evento, podemos afirmar que no fue un acto político, ni de siglas, ni un mitin. Simplemente fueron un grupo de chavales jugando al fútbol sala para recaudar el máximo de ayuda para el Banco de Alimentos y la Asamblea de Cooperación por la Paz... Y deberían ser estas dos instituciones, y no ninguno de los voceros de los blogs, comentaristas anónimos de noticias y demás fauna de las redes, los que dieran su opinión o emitieran su dictamen sobre lo adecuado de dicho evento.

Para finalizar el año, vamos a lanzar nuestro particular deseo para el año que viene... A ver si somos capaces de hacer críticas constructivas para contrarrestar las acciones de otros... Si no somos capaces de mejorar sus acciones o, ni tan siquiera, de igualarlas, no seamos tan idiotas de poner palos en las ruedas. La solidaridad no tiene dueño ni ideología...

Territorio: