Una prometedora herramienta para padres y madres en el ámbito escolar: la desobediencia civil.

José Luis de la Mata y Daniel Gómez (padres miembros de la Plataforma en Defensa de la Educación Pública de Cantabria)
| 09.06.2012

educacion_publica_de_todos_para_todosEl pasado día 25 de mayo la Consejería de Educación decidió que en este curso no se realizaría la Evaluación Muestral Externa al alumnado de 4º de primaria y 2º de secundaria. El que llegase a tomar esta decisión no puede interpretarse más que como una retirada a tiempo ante un fracaso anunciado.

Desde sus inicios, esta evaluación estuvo marcada por el rechazo de toda la comunidad educativa debido en parte a que, a diferencia de la de diagnóstico que está recogida en la LOE, esta prueba carece de un marco normativo que la regule y concrete su finalidad última. De manera particular, las familias quisimos hacer hincapié  en lo inapropiado de las fechas; el coste económico; los turbios intereses que pudiera tener la Consejería en realizar una nueva prueba no recogida en la normativa y de dudosa utilización; y por último el hecho de que la entidad que fuera a realizarla estuviera vinculada al Opus Dei y entre sus fines destacara el promover la enseñanza privada.

Considerar que la anulación de la prueba es indicador de un cambio en la política educativa del Gobierno Regional no puede ser más que un error. Basta analizar la observación de la Consejería sobre que los 80.000 euros que costaba la prueba se iban a gastar en “programas y proyectos de atención al alumnado con necesidades educativas especiales, sobre todo para alumnos con discapacidad”. El  señor Consejero considera que las familias pedimos caridad para nuestros hijos e hijas y no se da cuenta de que reclamamos una escuela pública justa que, desde un principio, le de más atención y posibilidades a quien más lo necesita, a fin de suprimir las desigualdades.

Cada vez más familias tienen claros los propósitos del gobierno para la educación pública, y en este sentido, a lo largo del curso 2010-11, diferentes asociaciones de madres y padres de Cantabria hemos considerado fundamental aunar nuestros esfuerzos hacia la defensa de la enseñanza pública. A pesar del demagógico discurso oficial criminalizando al funcionariado, entendimos que nuestra labor no podría tener éxito sin la colaboración con el profesorado y los estudiantes. De este modo han ido surgiendo diferentes iniciativas de coordinación local, comarcal y regional en las que hemos ido participando.

La decisión de oponernos a la Evaluación Muestral Externa se tomó comenzando por las Asociaciones de Padres y madres de Alumnos (AMPA) de diferentes centros y llevando la propuesta a la Plataforma en Defensa de la Educación Pública. Padres y madres de la plataforma fuimos quienes ultimamos los detalles técnicos y realizamos la difusión entre las AMPA. Sólo los padres y madres teníamos la capacidad de negarnos expresamente a que se les hiciera la prueba a nuestros hijos e hijas, de modo que elaboramos un documento nominal en que se rechazaba la prueba y prohibíamos que se la realizaran. Obviamente, con los equipos directivos y los claustros en contra de la prueba, el hecho de que las familias nos negásemos a que se realizara desbarataba los planes de la Consejería.

Esta experiencia ha evidenciado el papel fundamental que debemos ocupar las familias protagonizando actos de insumisión a una administración que no hace más que aplicar recortes a los servicios públicos. Con esta iniciativa hemos aprendido muchas cosas, pero cabría destacar lo importante de la puesta en práctica de la desobediencia civil en el ámbito escolar. Las familias tenemos una responsabilidad fundamental en la defensa de la educación pública y la desobediencia civil es el modo en el que de manera organizada nos podemos hacer valer. Sería interesante que a lo largo de los próximos meses trabajáramos en este sentido dando forma a nuevas iniciativas. Por ejemplo, las dirigidas a los planes institucionales de la Consejería o a la participación en pruebas como las de diagnóstico, que no son fundamentales para la labor educativa pero que legitiman un modelo enseñanza pública con el que no estamos de acuerdo.

Territorio: