Los pisos de Mendicouague (Santander, la Smart City), siguen en pie

Gaby Escribano
| 12.12.2013

La burla ofensiva y humillante de un alcalde popular (de Partido) hacia un@s vecin@s.

Muchas personas de mi generación, comenzamos muy jóvenes a sudar la camiseta para llevar un salario digno a la familia. Firmábamos tantas letras de cambio para poder pagar las hipotecas, que terminaban por dolernos los dedos de las manos, todo eso para que hoy día y después de muchos años de esfuerzo, poseer uno de los bienes más preciados que un ciudadano, en mi caso ya jubilado, pueda desear: un piso en propiedad.

Todo esto viene a que en estos días pasados, hemos podido venir observando una serie de comentarios fuera de lugar por parte del alcalde de Santander, haciendo referencia al Parque de Mendicouague, ubicado este en uno de los barrios más conflictivos de esta ciudad, por la lucha que mantuvieron en su día unos vecinos durante casi 6 años, motivada por la construcción de un Parking privado en el subsuelo de dicho Parque.

No voy a entrar en valorar si el parque ha quedado igual o mejor después de la faraónica obra, si ha sido una mala inversión con dinero público, si ha sido un fracaso caciquil (ya que han tenido que dejar gratis las más de 400 plazas durante un mes para ver si la gente pica por no tener nada más que 5 ocupadas), si se ha solucionado el verdadero problema que era liberar espacios de aparcamiento en superficie después de todos estos más de 5 años de conflictos entre vecinos contra el Ayuntamiento o viceversa,  etc. etc.  porque sobre esos temas, aunque haya mucho de que hablar, ya lo hice en mi anterior artículo de fecha 25 de Octubre titulado “LA INTELIGENCIA ENTERRADA “ publicado en este mismo medio, mi carta de hoy hace referencia a un solo tema basándome en los inoportunos comentarios que en más de una ocasión por parte de el Alcalde de Santander, tanto orales como por escrito viene realizando en los medios de comunicación de esta ciudad, considerándolos totalmente ofensivos, carentes de respeto y fuera de lugar.

El mayor representante de este municipio cuándo le hacen entrevistas, que no son pocas por cierto, promocionando su obra magna entre hipócritas sonrisas, suele venir terminándolas con un repetitivo y desagradable comentario digno de su prepotencia: “Los edificios que colindan el parking, no se han caído”, mofándose de una preocupación que durante muchos años los vecinos de estas comunidades hemos venido sintiendo y que después de tantas veces que lo viene repitiendo, ya está cogiendo hediondez.

Una lógica inquietud de muchas personas que habitan esos inmuebles y más cuándo están ubicados a pocos metros de la obra. Sus paredes tuvieron que hacerlas de escayola al construirse dos plantas más de las que correspondía, teniendo problemas por aquel entonces mientras transcurria su construcción y más sabiendo que en otras ocasiones, muchas viviendas dentro de la misma ciudad como en otras provincias por obras similares, han sufrido grandes desperfectos, no estando nosotros exentos de que pudiera haber algún problema en el transcurso de las mismas.

Estas preocupaciones se las hicimos llegar a este alcalde por escrito en varias cartas procedentes de las reuniones que realizaba la Comunidad de Propietarios, constando todas ellas en las actas de la propia comunidad, solicitando simplemente una contestación por parte suya para que nos hiciera sentir más tranquilos desde un punto de vista, tanto como alcalde como técnico, ya que él es profesional en esa materia.

En ninguna se obtuvo respuesta y precisamente por carecer de ellas, varias comunidades de propietarios se vieron en la necesidad de contratar de forma particular los servicios de un ingeniero para que siguiera paso a paso la obra hasta que esta llegó a su fin y así con ello encontrar esa tranquilidad solicitada.

Que conste que en todo momento me estoy refiriendo a la “Comunidad de Propietarios” que no tiene nada que ver con el conflicto que hubiera podido tener el alcalde con alguna Asociación vecinal o colectivo de vecinos, aunque en esas comunidades se encuentren ciudadanos que estén a favor o en contra del proyecto.

No obstante diré, teniendo el alcalde conocimiento de ello, que por la junta de dilatación que unen dos bloques uno de ellos precisamente el más cercano a la obra, se formó una grieta que iba de Norte a Sur y de arriba abajo es decir, separando ambos, que llegaron a afectar algún piso de las partes altas, haciéndose cargo de la reparación la empresa constructora al terminar la obra dando a entender con ello, que esas preocupaciones vecinales, de las que tanto al alcalde le sirven continuamente de escarnio, estaban bien fundadas.

Cuando el máximo responsable municipal de Santander viene diciendo públicamente esas arrogantes declaraciones una y otra vez, está ofendiendo con ellas a los vecinos, muchos de ellos, la mayoría de edad considerable, que día si y día también durante varios años, han estado sin poder dormir pensando en si su vivienda iba a sufrir desperfectos de consideración por la magnitud de la obra (una perforación en el terreno equivalente a tres plantas de parking y colindante a sus viviendas), precisamente lo que menos se quiere oír del mayor responsable municipal, son burlas ofensivas.

El no contestar a las peticiones por escrito para tranquilizar a esos vecinos, demuestra una carencia de responsabilidad, porqué él a parte de estar para otras muchas funciones, también le corresponde hacer esa labor, sin que olvide en ningún momento, que la vecindad de Santander es la que le ha puesto en ese cargo que actualmente ocupa y que parece olvidar con ese soberbio proceder demostrando con ello, una falta de respeto que ninguno de los vecinos del entorno nos merecemos.

El máximo responsable de la corporación, por muchos conflictos que haya tenido con alguna Asociación en particular, no le da ningún derecho a ser descortés por su parte con ningún vecino de esos inmuebles, ni con ningún ciudadano en general, ya que con ello, lo único que está demostrando con su proceder es ser una persona déspota, carente de sensibilidad y de sobrada arrogancia y eso precisamente es lo que durante toda su legislatura Popular (de Partido), estamos experimentando muchos ciudadanos de Santander.

Territorio: