Los gubiernos pasan, la pulítica de la cerracina se caltién

Raúl Molleda García
| 22.05.2012

A_ms_ocalitosEl mediu natural cántabru no acaba de estar prutigíu. Tolos gubiernos, arronti, jacin la mesma pulítica de “concienciación al ciudadano” y proteición de islucas destraviáas del tarrentoriu, mientis cuasi cualisquier midía de caltenimientu u recuperación del mediu natural se vei cumu una cumplicación al desarrollu. Pal gubiernu  cántabru, la naturaleza y la culumía son cosas enfrentáas, impusiblis de cunciliar. Ellos “conciencian” de puertas cara juera.

 

Asina, muchas de las islucas de conservación que desistin huguañu son lugaris abandonaos u de mal pisu que denguna endustria u promotora quier desplotar: las marismas de Raus (Camargu y Santander, arrinconáas pol un pulígonu endustrial y grandis supermercaos, y astráas de plumeru),  Blancas y Negras (Astilleru, tamién arrinconáas y con plumeru ), El Pozón de La Doloris (Camargu, surdíu del  varciaeru de la mina La Doloris), El Pozu Treméu (arrudiau de ucálitu y alcacia, jolasteros los dos), La Viesca (Cartes y Torlavega, surdía del varciaeru de la mina Regocín, con plumeru,  pulígonu japonés,  y plantáa de alcacia, jolasteru), El Tinteru (Culindres, recuperando un terrenu deicau a varciaeru de áridos de excavación comblau de plumeru) u la peña de Peñacastillu (de roca puru, pindia y con canteras, ucálitos, árgumas  y estalacionis abandonáas). A la final, se trata de conservar lo que dengunu quier. Varciaeros reciclaos.

Aláu de estas cuatru fincucas, la mayuría zonas anagáas, tenemos otras que no se caltuvierin cumu es dibíu, cumu Las Llamas en Santander (que si se llegan a esfaltar y enlosar un pocu más, en tal de “parque” tinían de ber  llamaulo “anfiteatro” u “coliseo”, con pasarelas piatonalis jasta metá la pozona pa que los pájaros no aselin), La Llama en Penagus (desecáa derreu y con rellenos de áridos pa jacer caminos pol mediu enos que está empenzando a surdir el Pulígonu del Japón), u Suancis (nondi se rellenó y desecó una zona  de laúna con  anfibios y avis acuáticas pa jacer un parqui , y que quedó mui guapu cumu eventu a celebrar propiu de la Agenda 21).

El nuevu Gubiernu cuntinuísta trata de mos sosprender con un plan forestal cuya novedá paez ser la prudución. Esto, n’una Cantabria ena que hay cientos de pueblos ensin un cajigal u cualisquier otru monti terreñu, con plantíos de ucálitu del tamañu de un valli cuasi completu, casu de Guriezu (“el valle del oro verde”, sigún angunu); u cumu el Monti Carceña, antañu cajigal de más de 200.000 carros, tirau a golpi de jacha pa treminar siendo el mayor plantíu de Cantabria; u Montecorona, otru antiguu cajigal mariniegu mermáu a una décima parti, arrudiáu de ucálitu y pinu americanu.

Enos gubiernos antirioris, el términu “repoblación” había que lo tomar cumu “plantíu de árbulis propios de otru país”. Pusiendo por lanti la palabra “biodiversidad”, los montis  del cumún se han siguíu llenando a cuenta de la Cunsijiría de pinu jolasteru, que reduz el númeru de plantas y animalis en tal de aumentalu. El viveru forestal del Gubiernu cántabru, a urillas del Ríu Saja en Regocín, siembra planta forestal terreñu y tamién pinu americanu. Por embargu, el distinu de la planta no es el mesmu sigún la clas: mientis que los pinucos nunca pasan del mediu metru (se plantan derreu por too Cantabria), las cajigas, castaños,abidulis, y demás arbulis terreños se han subíu jasta los cuatro u cincu metros para a la final ser arrancaos y tiraos pocu más allá por no ber plantause en dengún sitiu, y quedándoli pruhibíu a los vicinos el cogelos dispués de varciaos. Esto ya por espaciu de muchos años.

Cantabria es un cajigal ena su mayor parti. Llamale “repoblar” a plantar ucálitos de Tasmania u pinos de la costa norteamericana del Pacíficu es una mintira, cumu siría llamáselo a la suelta de canguros y pumas. Repoblar es golver a aponer lo que había.: cajiga, castañu, jaya, fresnu, abidul, alisa, avillanu y demás árbulis del país. Desisti el viveru y la planta, y montis de sobra pa repoblar. Lo que no desisti es la voluntá pulítica de lo jacer.

Enas cumunidais vicinas de Asturias y el País Vascu están en marcha planis pa juntar tolas zonas con valor ecológicu midianti pasillos verdis, es dicir con vegetación del país. En Cantabria eso suena a arameu.

Cantabria pasa de Cabárcenu al “Soplao”, y dillí a montar un teleféricu al Castru Valnera. El cabarcinismu pulíticu no se acaba con dengún gubiernu. Aquí cambeamos de Hormaecheas y de Cabárcenos. Y tres la cerracina urbanística de la “burbuja inmobiliaria”, abora toca ajirmar las dos nuevas “burbujas”: eólica y gasística. El pueblu cántabru está votando a Atila, voti a quin voti.

Territorio: