¿Esisti izquierda'n Cantabria?

Paulu M. A.
| 15.10.2011

isquierda_cantabriaVecis a trisca somus pa sintir que Cantabria es facha u de derechas, sobrimanera Sanander. Peru, jueraparti consideracionis sociológicas, hestóricas, antropológicas, pulíticas u colómicas; que nu son l’aquel d’isti papel; deberíamus priguntá-nus si rialmenti el problema es isi, u más la prática d’una supuesta izquierda nisti país, u inclusen si siquiá somus pa parlar di ella cumu sujetu pulíticu organizáu y con clara vocación de cambéu.

Nu es isti el sitiu p’hacer una disertación sobri qué é-la izquierda, peru pa situá-nus alvanzaremus un concetu aprosimativu.

Es ciertu que genti asgaya si dici d’izquierdas, peru la comprensión d’isi voquibli tien sinificaós bien diferientis sigún cáa unu/a y, sobri tou, en comparanza col contestu pulíticu-social y la interpretación de la rialidá por cáa presona. Quizá por esu Marx y Engels si dicían cumunistas antis que “d’izquierdas”. Así, nel boréu la “izquierda” paeci que puéen coger pusicionis pulíticas contradicientis que, nel fondu, hui día están supusiendu’l dir c’atrás d’un emplantillamientu socialista de clasi y emancipatoriu que mueri aplastujáu por un pensamientu ciudadanista y liberal –diversificáu en formas a trisca– cumu quima “progresista” del sistema y, por tantu, dentru di él.

A nadi le se puée escapar que vivimus, en Cantabria, nun contestu capitalista y, por tantu, nuna sociedá de clasis undi una di ellas –la burgesía– tien mayormenti el poder pulíticu, colómicu, social y cultural, alquiriendu una pusición de juerza y preduminiu por sobri las clasis produtoras y otrus setoris popularis: clasi trabajadora sobri tou –la mayoritaria ‘na nuéstra tierra–, peru tamén labriegus u pequeña burguesía; que si caltienin baju’l poder de la clasi dominanti y el sú bloqui dirigenti. Y que isi contestu general capitalista alquieri unas particularidáis, unus ritmus sigún las zonas, no ya sólu polas mismas caraterísticas socialis, hestóricas, pulíticas y culturalis esistentis, sino pol mismu desarrollu capitalista, q’haci medrá-la división internacional del trabaju, el desarrollu desigual de las formacionis socialis y la concentración del poder colómicu, cultural y pulíticu. La consecuencia é-l’agudización d’un imperialismu “rial” undi dalgunas formacionis socialis s’alcuentran nuna situación periférica y dependienti, u subordinadas frenti a otras que s’articulan cumu “centrus” de poder.

Nisi sintíu es undi alcontramus a Cantabria cumu formación social periférica dentru’l capitalismu español y de la UE, sin tan siquiá caltener un poder pulíticu propiu; anqui juera formalmenti soberanu; sacáu un estatutu d’autunumía que dá risión y nus deja al ris de las dicisionis del gubiernu central y la UE, estitucionis pulíticas de la burguesía.

Por tantu, una izquierda que rialmenti si pretenda cumu tal, debi dar rispuesta a esta situación bipolar de periferización-subordinación que parecin las clasis popularis cántabras, creu qué, pusiéndulas cumu centru y sujetu la sú ación pulítica. La izquierda’n Cantabria y nel siglu XXI debi establecé-si sobri la basi d’isti puntu, siguiendu de arréu cola tradición y el pensamientu socialista de clasi empenzáu y desarrolláu antañu, ‘nus siglus XIX y XX sobri tou. Ellu es, hacer de la emancipación total de la clasi trabajadora –la mayoritaria y que más apastrajada está– el gran puntu central, buscandu ramplar col poder burgués de la clasi dominanti mientres s’intenta custruir un nuevu poder undi lus y las trabajadoras seamus hegemónicus a tolus nivelis –cultural, pulíticu, social, colómicu, etc.– Isti aquel emancipador, pareci amachimbráu, por tantu, a un pensamientu undi lu social, lu coletivu, tien un pesu central. La gestión y planificación democrática de la culumía y el control públicu-social de lus meyus de prudución, el desarrollu cultural y el poder pulíticu al sirviciu y en manus del mundu’l trabaju, etc. son custionis básicas. Por ellu parlamus de “socialismu” u “cumunismu” que, nu si nus ulvidi, é-la ‘spresión pulítica que naci de lus/as asalariáus/adas.

Y, al simen de lu dichu, frenti a la maturranga de la dependencia y el colonialismu, la izquierda tien de tener un emplantillamientu antiimperialista bien claru y juerti, sobrimanera candu s’alcuentra nun país aplastujáu y dependienti.

Ellu es que la izquierda debi dar rispuesta al problema de la soberanía y del poder. Frenti al poder capitalista burgués, soberanía de lus trabajadoris. Contra l’imperialismu y el centralismu, soberanía y autogestión del pueblu cántabru. Anti lu priváu y l’individualismu, lu coletivu y lu social.

Labaru_soviticaVeisi, por ellu, que la izquierda tien de ser socialista y antiimperialista u nu será, creu qué.

Empenzandu purái paeci bien claru a tol mundu que la socialdemocracia española muchu haci que pescó’l caminu contrariu. EL PSOE, al simen del PP, es un partíu ultraliberal nacionalista español, mientres IU-ISyE apenas puée pasar d’un liberalismu social que pocu si diferiencia’l PSOE ‘na teoría y muchu menus ena prática, y undi el pueblu trabajador cántabru nu pareci. Anqui nus alcontremus con militantis, simpatizantis y, sobri tou, votantis a manplén d’estas formacionis, que honradamenti s’alampan por un proyetu d’izquierda socialista y con un aquel más u menus cántabru, nu es esta la rialidá de la dinámica pulítica ‘na que s’alcuentran estus partíus.

Del PRC pocu hai que dicir al respetive.

Peru tampocu nu quieru centrá-mi n’estus grupus. Hai ya un güen tacáu de papelis hablandu sobri ellus y las maturrangas y contiretis suyus.

¿Qué jue de too isi carráu de genti, grupus y coletivus q’hai en Cantabria que si dicin d’izquerdas, combativus y revolucionarius, u que, al menus, dicin anjear por cambéus más prefundus?

Hacer una radiografía puée ser cumplicáu en viendu la diversidá esistenti, peru sí paeci q’hai unas línias u generalidáis.

Lu primeru a dicir é-la poca capacidá d’incidencia social, sacáu daqui momentu concretu. ¿Y ellu qué cursu tien?

Podemus parlar de la televisión, de la traición de partíus cumu PSOE, PRC, IU-PCE y sindicatus cumu CCOO-UGT, pinto’l casu, u de muchitísimas otras cosas, que tamén tienin la sú parti responsabilidá, peru la custión naci del mismu caráter d’esus grupus u setoris “d’izquierdas” hui día’n Cantabria, creu qué. Es “angu” de ráiz, estrutural a sí mismus.

Anqui hacer generalizacionis nu es justu, y hai ciertas contradicionis entri las práticas d’unas organizacionis y/u presonas u otras, lus resultáus del cuadru total son igual de válidus, creu qué.

Jueraparti’l nacionalismu español más u menus juerti q’hai en parti la izquierda, anqui permaneza escundíu baju nombris y escusas a trisca; custión esta ‘na que tampocu nu quieru centrá-mi iquí anqui tamén hai que dicí-lu; nu podemus negar, pa ‘mpenzar, l’estrobu que supusu pa la izquierda de clasi l’estorregamientu la URSS, sea diretamenti a lus que la tinían cumu’l referienti suyu, cumu a aquellus q’estaban pusicionáus a la contra. El resultáu é-la pérdida de arréu d’un emplatillamientu global de tresformación y cambéu social. La prática de genti a trisca dendentós jue la d’asubiá-si ‘nas ONGs, en plataformas u organizacionis setorialis sin acanci global y, sobri tou, asumir discursus y emplatillamientus ciudadanistas y liberalis. El socialismu, la clasi trabajadora, lus setoris popularis u el pueblu trabajador, juerun mudáus pola “sociedá civil”, la participación ciudadana, l’ación y responsabilidá individual, y el contratu social entri poderis; estitucionalis lus unus (ONU, UE, estáu, cumunidá autónoma, municipiu, junta vecinal) colómicus lus otrus (multinacionalis y grandis empresas sobri tou) y un genéricu “ciudadanía” sin escomencipiu ni fin (asociacionis de too tipu, individuus “sin ascrición de clasi-pueblu”…) Di ellu surti la tresformación de güena parti la izquierda socialista a lus aquelis liberal-progresistas, pusiendu cumu centru pulíticu la democracia liberal burguesa en clavi inclusiva, mientres el capitalismu asistencial, verdi y “responsabli” si güelvi la sú “alternativa” sociu-colómica, y ‘na prática a vecis ni esu. No en vanu la burocracia de ONGs, sindicalismu amarillu, asociacionis y partíus de diversu tipu, y el funcionariatu, tienin de ganá-si’l pan y rapiar cachu nel repartu la plusvalía social y nacional.

Y, a hucias di ellu, ‘nus ambientis que más quierin, u pretiendin querer, caltené-si nun sintíu anticapitalista, dio en medrá-la ‘nconsistencia pulítica y teórica, pariciendu y esparciéndusi “nuevus” emplantillamientus a bañeradas cumu’l decrecimientu, l’antiespecismu u la culumía solidariu cola sú banca éticu pinto’l casu, hiciéndusi mui aparentis al liberalismu social que dicíemus ahí riba, mientres planificación democrática, toma del poder, lucha de clasis, antiimperialismu y liberación nacional, etc. quedan anagáus nesa mar de nuevus caminus. Así, el pensamientu y la prática d’una izquierda cántabru socialista y/u de clasi, queda rampláu pola pinza hecha entri las dos caras del reformismu social-liberal: la quima “antisistema”, y la “moderada”.

Si a ellu, a más, añidimus el setarismu, l’esquematismu, el dogmatismu y el mecanicismu a cáa güelta más grandis que nus alcontramus ena izquierda; sea el clásicu dogmatismu “de lus/as purus/as”, u bien el de la eterna moderación, u el setarismu antisetariu del “too vali”; el resultáu es una pérdida de capacidá d’análisis y, por tantu, de contatu cola rialidá y de generar prupuestas d’ación pol cambéu.

Alcontrámu-nus así conque ‘na prática general hai una falta total d’emplantillamientu global, estratégicu y táticu a cortu, meyu y largu plazu, hechu más gravi tuvía si añidimus el mimetismu-sucursalismu. Envedé desarrollar prupuestas pulíticas, práticas y acionis alcordis a la rialidá’l país, la genti s’alampa por mal copiá-lu de juera nel mejor de lus casus, u simplimenti a apoyar, hacer de comparsa u ser sucursal de lu que dicidin muvicionis, presonas u cumités centralis jolasterus. Envedé crear referientis propius, arreparandu nel país, la genti mira y s’arremaneja colu de juera: Madrí, Sáhara, Palestina, Euskal Herria, India, Venezuela… dificultandu tuvía más el desarrollu la lucha revolucionaria.

Dicíasi ‘nus documentus de la primer Asamblea Nacional d’ICU (Izquierda Cántabra Unida) nel 83 que: “por otra parte, la posibilidad de participar plenamente en la elaboración de la política propia que un ámbito como el de Cantabria permite; […]; facilita el desarrollo revolucionario, marcado hoy de manera general por la larga experiencia de mimetismo, sucursalismo y subalternidad; alienación, en definitiva, y que tantas frustraciones han ocasionado a muchos luchadores/as”. Talmenti paeci que trés de 28 añus nu s’alvanzó náa nisi sintíu.

A ellu, a más, hai d’añidí-l localismu bien juerti q’hai en daqui setor, sin siquiá voluntá pa salir del guetu local nel q’están estaláus; complementáu tamén col güen calderáu de genti que s’asubió nel trabaju setorial quedandu juerzas a trisca esparcías sin estar amachimbradas a ‘strategia integral ninguna. Así lus/as unus/as y lus/as otrus/as son encapacis de desarrollar proyetus y acionis d’acanci global y a nivel nacional.

Ellu es q’anti la rialidá social y pulítica de Cantabria, la izquierda es enoperanti. Mientres unus s’asubian y arremanejan nel localismu-setorialismu, otrus ena organización estatal y el referienti jolasteru, y dalgunus/as paeci que vivin n’otra década, la rialidá es q’ena prática l’oportunismu si güelvi’l mantra d’ación de la mayor parti las presonas y organizacionis d’esta tierra. Anti la falta d’un emplatillamientu global de sociedá y país, la poca capacidá d’análisis y la enesistencia d’una estrategia y táticas escalazonadas nel cortu, meyu y largu plazu que di ellu surti, s’atropan las modas de última hora que serán la llavi mágica que “nus haga medrar entri’l pueblu trabajador cántabru”. Sin tener por cuenta tolas implicacionis que suponin u puéen suponer, sin encuadrá-lus nuna ‘strategia global (cumu esta nu esisti ellu es empusibli) apuntámunus con antusiasmu a tolus –ismus y muvicionis guais pal momentu. Hasta que la moda pasa y nus gulvemus a quedar cumu antis, u inclusen pior.

Peru l’ación oportunista nu va solu nisi sintíu. Alcordis con esa falta de proyetu y estrategia, y cola dependencia mental y la ‘ncapacidá nuestra pa ser referientis, s’acaldan las rivindicacionis a apoyar y desarrollar nun pretendíu sintíu de rentabilidá mui discutibli, que nu sali d’un emplantillamientu cortuplacista peru que, sobri tou, nu es más que oportunismu de derechas. Ellu suponi albandonar daqui rivindicación u prática “encómoda” (p’angunus/as) que tien siempri d’alguardar tiempus mejoris pa que la genti “s’ajunti a nusotrus”, u bien asperar al triunfu la revulución q’estalará’l paraísu ‘na tierra y acabará con tolas opresionis. Nisi sintíu, al nu hacé-si distinción entri ojetivus nel cortu, meyu u largu plazu, entri rialidá a tresformar y ojetivu a acanzar, daqui setor emplantilla albandoná-lus principius revolucionarius u, al menus, dejar parti di ellus pa prau. Esus argumentus son gastáus sobri tou; jueraparti lus estitucionalistas de la eterna moderación a ningún láu; por una parti la “izquierda” pa sacrificá-las custionis más relacionadas cola “rivindicación nacional”, cumu si “lu social” y “lu cántabru” jueran dos cosas desaparadas. Nel casu la custión lingüística, ellu guélvisi más gravi tuvía candu si gasta y asumi l’argumentu supremacista y racista que presuponi q’el castellanu “nus ajunta a la genti”, mientres el cántabru “nus aísla”. Una prueba más de que si dici apoyar u asumir daqui emplantillamientu peru ‘na prática lu dejamus pa práu. Voquiblis cumu soberanía, autodeterminación u autogubiernu, marcu cántabru de relacionis laboralis y desarrollu colómicu, pueblu cántabru, dinificación cultural y lingüística, antiimperialismu, desarrollu endógenu, concencia de pueblu y clasi… son palabrus vacíus que quedan mui guapus en papel peru que ‘na prática nu si correspuendin cola rialidá de muchus/as que dicin estar por ellu. Peru siempri quedará guapu pal públicu dicí-si cantabrista, soberanista u anticentralista, cumu tantus otrus –ismus, culurinis y aljetivus que nus ponemus pa ver si alguin cai (antiglobalización, eculugista, antiautoritariu, antiespecista, feminista… hai un güen tangarráu di ellus)

Y gracias a isi oportunismu, lu mismu q’era válidu hier u anthier, hui u mañana es tolu contrariu. Deshacémunus di ellu y empenzamus u apoyamu-la idea contraria, anqui haci cuatru días dijéramus/haciéramu-lu contrariu.

Y de too ellu, oportunismu, falta d’estrategia y proyetu global, encapacidá d’análisis y mimetismu-sucursalismu, surti otra custión: la nuéstra agenda trabaju queda’n general marcada polas maturrangas y estrobus del poder burgués español y internacional. Di ellu si puée ver que la izquierda está siempri por tras, nunca por lanti, limitándusi a sé-l grupu lus rutonis que too lis paeci mal. Envedé jalar calanti por un proyetu global socialista y antiimperialista, y de desarrollar estrategias d’alvanci, nu somus capacis de salir de la dinámica de la eterna protesta, cunvirtiéndunus ena prática nun espaciu que sólu sirvi pa nivelar un pocu lus estrobus del dependentismu y el capital. Y la mayuría las vecis ni siquiá somus pa ellu pola poca juerza pulíticu-social y popular.

Dichu estu, tamén es necesariu hacer ver q’esa falta de proyetu encimenta una prática mui común a la “izquierda” hui día, q’es custruir discursu en basi a la negación. Si l’enemigu pulíticu y de clasi dici una cosa, nusotrus bien escapáu dicimu-lu contrariu. Nu estamus enseñáus a rializar análisis prefundus y serius y, sobri ellu, emplantillá-la nuéstra alternativa.

Ellu llévanus tamén a otra custión, y é-la falta de formación q’hai en militantis asgaya. Paeci claru que si nu somus pa desarrollar un proyetu global rial, es hartu cumplicáu que la militancia acanci una formación bien guapa al respetive y sea pa creé-si y defender isi proyetu, llevar a cabu de la mejor forma lus debatis necesarius y implicá-si ‘nas acionis práticas, creandu una basi social bien juerti. Ena prática ellu encimenta l’oportunismu ya dichu, debilita las muvicionis y organizacionis, y haci que s’apruebin cosas, emplantillamientus y orientacionis; muchas vecis sin práticamenti oposición; que dispués nu están interiorizadas, nu s’acaban llevandu a la prática y generan juertis contradicionis internas entri lu aprobáu y lu desarrolláu nel mundu rial.

Siguiendu de arréu por isti caminu, a tolu dichu hastabora tenemus d’añidí-l métodu trabaju gastáu. La rialidá es que lus grupus d’izquierda parecin d’una total falta de contatu cola sociedá. Tolu más si ponin cuatru cartelis u, cumu muchu, repartimus daqui ediztu nuna manifestación, peru’l contatu diretu cola genti es ena prática enesistenti. Nu si parla colus/as paisanus/as, hai poca implicación nel barriu u pueblu, y nel centru trabaju es talmenti ausenti l’ación y debati pulíticus (cumu muchu lu sindical y a vecis ni ellu) Endependientimenti las dificultáis, nu hai desarrolláu un plan de trabaju nisti sintíu sacáu pegar cuatru cartelis que, a más, en muchus casus son de cantidá mui limitáu, de mala calidá, con una ‘strategia de márquetin caducu, u si pegan con poca tiempu pa lu que juerun hechus (si son pegáus tous) Queremus que la genti s’haga revolucionariu u si movilici a basi de cuatru papilucus contra tola propaganda y hábitus culturalis conque son/somus aplastujáus dendi bien chicucus. Peru lu pior es ver cúmu a trisca de militantis “s’escuendin” u s’oponin candu s’emplantilla que tal u cuala campaña hai que desarrollá-la diendu polas callis u barrius, repartiendu ediztus u lus papelis de la organización, y tratandu d’esplicá-las cosas a lus/as nuéstrus/as paisanus/as. Talmenti paeci q’hai un síndromi de clandestinidá y acolechu que, nel fondu, l’únicu q’escuendi é-la ‘ncapacidá, la vergüenza y el miéu de tener de contrastar, debatir, retificar y desarrollar con argumentus y datus, lus emplantillamientus nuéstrus sobri la basi la rialidá social y popular que tenemus sinciu por tresformar.

Paeci que si nu si tien claru pa úndi queremus dir, y qué pasus imus a dar pa ellu, mui difícilmenti seremus pa desarrollar un métodu de trabaju bien guapu, lu que de nuevu haci más juerti l’oportunismu mientáu purriba.

Di ellu sali el a cáa güelta más juerti aislamientu la izquierda. Col pocu contatu cola sociedá, las organizacionis si costituyin en grupus cierráus, formáus ena mayuría por genti que va desarrollandu juertis puntus d’afinidá a tolus nivelis. Ena prática muchus de lus/as militantis son amigus/as, compañerus/as sentimentalis, compartin gustus, aficionis, etc. lu q’haci de la “izquierda” un mundu endogámicu, un “círculu” asubiáu trés d’un moriu que lu desapara’l restu la sociedá. Las organizacionis si güelvin grupus socialis d’amigus/as que desarrollan atividáis pa satisfacé-las necesidáis relacionalis, socialis y psicosomáticas de lus sús miembrus sin estrategia ni tática pulíticas. El/la militanti desarrolla la sú atividá cum’un estilu de vida u cum’una afición undi s’alcuentra colus/las sús colegas. Así, nun contestu undi l’individualismu medra encimentáu pol capitalismu, el/la militanti revolucionariu/a es vistu pola sociedá cum’una rara avis, u si es casu, cumu alguin que dedica’l sú tiempu libri a daqui atividáis cumu el que pratica un deporti, haci baili u juega al rol, esu si nu es vistu diretamenti cumu’l friqui la pulítica, cumu sueli acontecer en muchus casus.

Nun contestu cumu isti, s’haci más juerti la identidá de grupu frenti a las otras organizacionis; el nusotrus contra l’esterior; medrandu’l setarismu por norma general, mirándusi con arrecelu tolu que llega dendi juera. Cumu antítesis di ellu pareci pol utru lau el dogmatismu de lus “antisetarius”. La palabra “unidá” si güelvi’l voquibli mágicu que tolu puée y frenti al q’hai de dejar tou pa prau, sin estudiá-las cundicionis rialis, qué pulítica d’alianzas, si trai cuenta u no, y, sobri tou, pa qué y con quín. Llégasi así a una situación ena que muchas vecis dejamu-las juerzas n’ajuntá-nus entri grupúsculus cumu si’l mundu diera güeltas alredor nuestru, mientres lus y las núestras paisanas siguin cola sú vida. Y tou pa paecer que somus más porque, cumu dicíemus purái riba, las cosas s’hacin porque sí, sin tener una basi ni una proyeción de fondu. Así lus pocus proyetus d’unidá empenzáus nu acaban d’encimentar, entri otras cosas, por esas dos custionis: falta proyetu y juerti identidá de grupu.

Acompañandu la ‘ndogamia y la falta de formación, vienin el presonalismu y l’amiguismu. Anqui normalmenti las organizacionis nu tienin una ‘strutura ni un emplantillamientu q’imponderi “lus jefis” u “lus mayoralis”, ena prática hai un presonalismu más u menus juerti u latenti. Custionis cumu la presonalidá, la ‘speriencia u el saber hablar influyin lógicamenti, peru lu q’es gravi es q’ellu sea más juerti pola falta formación, la ‘scasa iniciativa y interés pulíticu de muchus/as militantis y, sobri tou, el siguidismu al treviés de l’amiguismu. Así, en dalgunus grupus y asambleas, anqui con maticis, el pesu de daqui presona es fundamental pa ‘ncalzá-l votu, desarrollar atividáis, etc. Y nisi sintíu, l’amiguismu é-la cangrena de la izquierda, sobri tou candu parecin camarillas dentru lus grupus. Así, lus debatis pulíticus, las upinionis, las críticas, etc. si vein vecis a trisca cumu ataquis presonalis, luchas de bandus y muestras de lealtá y amistá, endependientimenti la necesidá pulítica y lus emplantillamientus a desarrollar.

L’indivicualismu emburriáu pol capitalismu y l’amiguismu-endogamia train, ‘na prática, la conceción de la pulítica cum’una afición, encimentandu la relajación militanti y la desorganización. Así, la ‘ndisciplina y la falta cumprumisu son malis presentis ena izquierda, quizá’n dalgunus grupus más que n’otrus, peru es una rialidá más u menus juerti. Enjuntu con ellu, la crisis global de la izquierda dispués que s’estorregara la URSS tien tamén la sú parti al poner n’entredichu el modelu organizativu del partíu u muvición revolucionaria juertimenti disciplinada y organizada. Ellu tradúcisi, pesi al setarismu mientáu riba, nel medri las tendencias anti-organización y enformalis, lu que trai de nuevu debilidá, encapacidá pa caltener un trabaju establi nel tiempu, con visual global y línia estratégica a largu-meyu plazu, y empusibilidá pa crear militancia, basi social y desarrollar un proyetu holista de tresformación socialista y liberación nacional.

Utru problema, sobri tou entri la genti más mozu, é-la juerza que tien el triburbanismu. La pertenencia a una las suculturas urbanas; hui día d’hechu integradas nel sistema cum’un guetu presonal más; u l’alquisición de parti lus sús rasgus culturalis –sobri tou punk y/u skin–, es corrutu que dio en medrar dentru la militancia nuevu y más mozu. La ‘stética, lus gustus musicalis, etc. conforman a cáa güelta más l’universu simbólicu-identitariu del mundu la izquierda revolucionariu, lu q’haci más difícil que la genti nu identificáu con isi espaciu sociu-cultural (la gran mayuría) sea p’averá-si. Inclusen una parti la militancia poni por lanti l’ación pulítica al treviés de la identidá y organización “tribal”. Ellu, de nuevu, haci más juerti la guetización social y pulítica de la izquierda desaparándula tuvía más de la sociedá y el pueblu trabajador cántabru.

Así, a la final con un panorama cumu el dichu en artículu, nu es estrañu pensar que la izquierda de clasi nisti país esté bien acorrilláu. Nisi sintíu, guetización, endogamia, amiguismu, falta de proyetu global y estrategia y tática, oportunismu, triburbanismu, endisciplina, poca formación, mimetismu-sucursalismu, dogmatismu-mecanicismu y encapacidá d’análisis, pa mí son parti d’una rialidá bien tristi q’es pa tirá-si a l’airi, dejándunus una riestra de genti alampáu que chospó pa casa, un pueblu trabajador cántabru que pasa y unas organizacionis sin juerza sociu-pulítica q’están bien remotas. Queda bien claru, por tantu, que nestas cundicionis nu es desageráu el títulu l’artículu y preguntá-si si esisti izquierda’n Cantabria, piensu qué. En viendu la situación un pocu más posáu, ya creu q’es difícil parlar de la izquierda socialista cumu sujetu pulíticu organizáu con voluntá rial de tresformación a tolus nivelis, siendu ella mayormenti sustituía pol progresismu liberal. Tolu más podemus parlar d’un boréu de grupus socialis y d’afinidá que s’atasugan por desarrollar daqui atividá enmascarada dentru d’una pritindía lucha libertadora.

Así, partiendu di ellu, sigún la mí visual esa frasi q’iscribía a l’empienci, lu de Cantabria es de derechas y española y nu hai náa q’hacer, sólu sirvi p’autujustificá-l propiu fracasu pulíticu, el derrutismu u el “quedá-si en casa pa nu hacer náa”, entiendu qué. El problema, por tantu, pa mí está ‘na pritindía izquierda. Y lu digu cumu militanti di ella dendi ya un carráu di añus y, por tantu, conocedor d’isi mundu y, tamén, corresponsabli en mayor u menor grau de tolu dichu hasta iquí. L’análisis hechu nisti papel con tola humildá pusibli, parti de la ‘speriencia mía, y de la necesidá de poner sobri la mesa una situación q’está escarujandu las pusibilidáis emancipadoras nisti país.

U la genti más concenciáu nus rebizcamus anti esta situación y somus p’arricar y acaldar bien luegu l’arbu la izquierda, u nus aspera un futuru bien escuru y remotu pa la clasi trabajadora cántabra y pa tolus setoris popularis en general, creu qué.

Poca tiempu antis de l’afamáu 15 de Mayu dí en leer el Qué hacer de Lenin. Sospriendi l’atualidá y lu válidu –pa mí– de la mayuría las cosas emplantilladas pesi a la distancia nel tiempu, nel contestu y nel país-estáu. Quizá lu que nus haga falta’n Cantabria abora es iscribí-l nuéstru propiu qué hacer y, sobri tou, tener bien claru pa qué lu hacemus.{jcomments on}

Territorio: