Democracia ensin añides

Jisús S.
| 15.06.2011

Un mes dendi´l 15 de mayu. Un mes que es suficiente pa que los papeles ulviden el mayor desastre nuclear de la hestoria pero que tuvía no jue pa acabar cola presencia de los indignados. Paez que la muvición tien tiez y no va esapaecer pronto. Llegarin pa estase y partíos pulíticos y meyos de comunicación ya tomarin postura. Enantes de las eleciones del 22 de mayu, con una mistura de respetu y miedu, aseñoreándolu pa que no lis lijase enas votaciones. Dimpués, ya ensin el amarraíju de las urnas, cáa un dio en alcontrá una descusa pa atacalu. La derecha, convirtiéndolo simplemente nuna custión de orden públicu. La izquierda, inguisá pola derrota, quejándose de no ser ella quin monopolizó con votos el malestar. Pero toos s´ajuntan abora nuna crítica al 15M: no puei unu despotricá´l autual sistema democráticu, gran logru de la nuestra sociedá. El votu libre es despresión másima de la participación de toos y de la trasparencia del sistema. La democracia lu es ensin añides y esu de “real” escuende un boyaju, piligrosu sindiu de ideas totalitarias.

Ensin embargu, inclusive sigún los parámetros de la democracia liberal ocidental, el sistema autual no paez furrular en daque aspeutos básicos. A pesar de que muchos reclamen con cuicía una moralización de la pulítica, la rialidá es que el sistema democráticu no puei incimentase ena moralidá: con ella, hasta una dictaúra podría ser buena, cumo discurrían los ilustrados del “too pal pueblu pero ensin el pueblu". Pol contrariu, es un sistema de controles y contrapesos el que evita un funcionamientu falláu: la desaparación de poderes (ya cirnía dendi´l siglu XVIII) y, enas sociedaes de la información autuales, meyos de comunicación juertes y endependientes. Ensin esos controles, la democracia se tarreña y deja ensin sentíu el derechu al votu: países asgaya cumo Irán o Rusia son ejemplos de cumo puei pervertise esi derechu.

La inesistencia de desaparación de poderes en el sistema pulíticu en Cantabria es currutu por toa la sociedá. El bipartidismu y la falta libertá de votu enas Cortes Españolas acaba cola destinción entre legislativu y ejecutivu peru tuvía da más pena la sumisión del poder judicial. Una situación que denuncian inclusive los dos prencipales partíos cuando les vien mal dás y que en Cantabria tien jilsos remarcables. La presentación de Vicente Mediavilla (consejeru de Presidencia) cumo candidatu a magistrau de Tribunal Superior de Justicia de Cantabria levantó buena engarra y los jueces denunciarin que “debería salvaguardarse a toda costa la imagen de independencia de los candidatos”. Solu la imagen, ya que la endependencia rial s´esmana nel momentu nel que los tres candidatos entre los que tien que elegir son propuestos por los partíos pulíticos. Y si estu tuvía no funciona pa metelos en cintura siempri queda torcé las leyes. El casu de los derribos de viviendas es bien claru: ante el desgobiernu, el fracasu y la ilegalidá d´un modelu de desarrollu no se asumen responsabilidaes pulíticas y trajinan pa que tampocu se apliquen las leyes.

La sumisión de los meyos de comunicación es otru de los grandes retos p´amejorá la democracia en Cantabria. Es comprensible que caa meyu tenga la su ideología y línia editorial, ya que la ojetividá no desiste peru es más peligrosu que esa línea se venda regaláu a los partíos. La esaparición del periódicu Aquí una semana dimpués de que perdiera las eleciones la coalición PRC-PSOE (secando la su única juenti de financiación), el pasu por caja de El Mundo Hoy en Cantabria (que abora pide por too el tiempu que li tuvierin ajambráu) o la nueva postura de Alerta (arrimándose a quin ganó) señala la amistá placentera entre partíos, dineru y línea de los meyos. ¿Quín va jormar upinión pública alternativa? ¿Quín va denunciá´l poder? El ejemplu de La Realidad jaz una década parla bien claru del destinu qu´aspera a un meyu críticu ensin el asubiu de ningún partíu pulíticu.

El 2012 sedrá muy probablemente un añu nel que el Partido Popular mos aministre a los más de nosotros nel ámbitu estatal, utonómicu y municipal, ajuntando el mayor poder pulítu dendi la transición española. Contrapesos y controles son abora más necesarios que nunca pa que esta democracia sin añides no deje definitivamente de selu.

Territorio: