Corocotta y una basna

Jisús S.
| 10.12.2012

antecedentes_provincia_santanderSi no se hubiesen tomado esas medidas, Cantabria hubiera tenido que coger las llaves de la autonomía y devolvérselas al Estado por inviabilidad económica” Asina desplicábase el presidente de Cantabria Ignacio Diego el pasáu primero de diciembre pa justificá las midías culómicas del gubiernu. Ensin ellas, Cantabria “ya no sería una autonomía”. Más allá de las pulíticas que quier decendé con esti argumentu, tras de las sus palabras apaez una visual de la utonomía de Cantabria que va del ramal de la nueva ola centralista qu´esbarria el estáu español. La utonomía cumo una antojaúra cara d´una sociedá gastona y no cumo un drechu los pueblos a una alministración más jallaíza. Una visual que no apaez solu en Cantabria pero que aquí es refleju las carencias que al levantá la utonomía se cometierin dendi 1981.

Too sujetu pulíticu necesita alcontrá los sus jilsos hestóricos y culturales que li den tiez y Cantabria, al ejercé el su drechu l´utonomía al final los años 70 tamién dio en ellu. Una muestra enteresante pol su valor simbólicu es el enforme que en 1978 el presidente la deputación pruvincial de Sanander pidió al Centro de Estudios Montañeses alreor de las peculiaridaes hestóricas de la provincia. Un enforme que, onque diz no querer tomar postura nel debate utonomista que escomenzaba, es bien claru enas sus conclusiones: “…el pueblo que habita en la actual provincia de Santander cuenta con tantos rasgos diferenciales como cualquier otro pueblo peninsular”.

Sin embargu, la emportancia del testu no son las sus conclusiones sino la solera ena que las incimenta, ya que no paez que cambearin en 30 años. Una visual de Cantabria agraria, tradicional y conservaora incapaz de entarajilá modelos de referencia en los últimos 200 años.

El valor de las peculiaridaes hestóricas que apurre el enforme tien una distribución d´embudu: asgaya ena edá antigua, pocu menos ena edá meya y casi náa pa los siglos XIX y XX. Es una visual que tovía apaez ena mitulogía propia y que aneja los jilsos hestóricos a la desistencia del llamatu Cantabria y el su caltenimientu a lo largu los siglos. Cuanto más espejáu en treminos geográficos y étnicos apaez Cantabria, más importancia se li da. Solu asina desplícase que sean más importantes las guerras cántabras que la francesá, Corocotta, qu´el obispu Menéndez Luarca.

Las referencias pulíticas que alcuentra pa justificá el gubiernu propiu ena historia tamién tienin el su aquel. S´alabancean istituciones moernas treicionales cumo los concejos y merindaes y ni se mentan otras contemporáneas cumo el estatutu federal de 1936. Aluchas cumo el pleitu los valles del siglu XVIII engrandecense en tantu esapaecen las más autuales cumo el federalismu o el obrerismu del siglu XX.

En cuanto a las pecualiaridaes culturales, el enforme céntrase eno material y prencipalmenti nel mundu agropecuariu preindustrial: triques, casas, actividaes… Ni patrimoniu lingüísticu (onde ajonda nel mitu l´escanillu cántabru del castellanu), ni cultu o moernu. Apenas un pocu patrimoniu inmaterial en forma de mitos o cuentos que marcan un achicamientu de la identidá cultural propia redujéndola a lo folclóricu y anedóticu. Una infantilización que apaez enos mismos tréminos que gastan pa nombrala (juegos y fiestas, vida de diariu…) y caltiénse aguañu.

Y asina paez que seguimos. Cona apea jincáa nun entornu agropecuariu esapaeciíu eno cultural, y un pasáu a tresmanu eno hestóricu, l´utonomía de Cantabria escurécese. Y es que nel siglu XXI Corocotta y una basna no son p´apear una sociedá moerna.

Territorio: