La burdiera de Cantabria

Jisús S.
| 19.04.2014

Los antifracking andan estos días pol sur de Cantabria cirniendo los piligros del tronzamientu hidrólicu. Cincu parlaas, mesas enformativas y milis de cartas a los paisanos desplicando cúmu esta ténica estrativa arrampla col su augua y el su paisaji. Un trebaju bien curiosu p´alertar de los pirmisos que ya cuncidierin ena comarca. Pero esi no es el únicu mal que acecha los vallis del sur.

El sur de Cantabria vivi acemangáu por un pilu de problemas: lo últimu jue l´autorización pa ercer una subestación elétrica en Valdeolea. La istalación sedrá un ñudu que ajuntará dellas línias d´alta tinsión que marcan el valli. Súmase a ésta el proyeutu de vertederu endustrial en Valderredible, los planis eólicos y las canteras, toos ellos con gran impautu cológicu y paisajisticu.

Una acumitía al tarrentoriu que alcuentra el silenciu u inclusivi l´apoyu de parti' la sociedá cántabra, que tien aquellos vallis por una zona ajena, espoblaa, amurriaa eno colómicu, con un juturu estiel y un paisaji inrelevanti. Los mesmos que pidin que no jeringuin la visual de la badía de Sanander tienin por güenu plantalos allí, discurriendo que quedan alejaos y ensin molestar a naidi.

A esti cliché súmasi'l pisimismu d'angunos de los que tovía allá moran y que, no viendo otru juturu, abrazan rilochos cualquier promesa de desarrollu. El casu de los municipios del cierzu de Burgos, placenteros colas empresas de fracking y eólicos y acetando viajes y dineru de empresas, es bien claru.

Ni Reinosa ni Mataporquera, antañu motoris, son pa echar c´alanti la culumía. Reinosa ya es más chica que Corrales y el su juturu pinga de una sola fábrica, SIDENOR, que ya mostró que puei tresponer luegu. La población abaja, la endustria esapaez y pa levantalo too el Gubiernu dio en poner cañonis de ñevi en Alto Campoo. Jaz falta más, muchu más; pero no echando la barriura que naidi quier nel restu de sitios.

Hay genti asgaya trabajando y jiciéndolo bien. Pero nicisitan de la muestra aguda, no sentise solos, saber qu'el sur tamién emporta. No son vallis estrechos arrodiaos d'altas montañas, ni verdis praerias a la par de la mar, pero costodian una gran riqueza cultural y natural. Tamién son parte de nos y hai que los decender. Porque si nu mos solidarizamos, esos vallis acabarán siendo la burdiera de Cantabria.

Territorio: