Ahora, a vencer

Iván Martínez, concejal y portavoz de ACPT
| 10.02.2015

Hace 8 años muchas personas pertenecientes a distintos colectivos vecinales, sindicales, políticos, sociales o  medioambientales, respondíamos al llamamiento que Esther Garcia nos hacía y bajo los principios de igualdad y horizontalidad que nos proporcionaba una organización asamblearia, construimos un movimiento político que se presento a las elecciones municipales del 2007 con tres objetivos: defender nuestro medio ambiente, apostarlo todo por la participación ciudadana y luchar por lo público como mejor herramienta de un pueblo para generar igualdad y justicia. Contra todo pronóstico,  no sólo logramos un concejal, sino que logramos crear, mantener y ampliar una organización política y una red de apoyos por todos los barrios y pueblos del municipio donde tienen cabida decenas de ciudadanos críticos con un sistema donde siempre prevalece el fuerte sobre el débil y con una forma de gobernar el municipio de espaldas a las necesidades reales de sus gentes.

Ocho años después la situación social y económica de nuestra ciudad ha quebrado, el paro, los desahucios, la emigración, el enchufismo y clientelismo al que nos tienen acostumbrados el politiquerío local, la pobreza, los recortes… son una constante de nuestro día a día. No hemos llegado a esta situación por  mala suerte, es el fruto de más de 30 años de subordinación de nuestros representantes ante sus jefes de Santander y Madrid, nos ha dado igual que haya gobernado el PSOE, el PP o el PRC, siempre han antepuesto sus intereses, los de sus amigos o los de su partido a los de los ciudadanos que representan. Siendo meras marionetas que, muchas veces, rallan la mediocridad y la vergüenza para humillación de la ciudad.

Como hiciera hace 8 años Esther García, hoy la Asamblea Ciudadana Por Torrelavega (ACPT) queremos hacer un llamamiento a todas esas personas que creen  que gobernar y hacer política municipal de otra manera es posible. Si hace ocho años ese llamamiento era para resistir, para colarnos en sus instituciones podridas y oscuras, hoy el llamamiento que hacemos es para ganar, para colarnos de verdad, hasta la cocina, y echarles, para llenar de Pueblo y Dignidad la Casa de Todos. En definitiva, para buscar un futuro para esta ciudad y para nosotras y nosotros mismos, porque, si esperamos que ese futuro venga de la mano de los que nos han gobernado en los últimos 30 años, ya sabemos lo que nos espera. Es el mejor momento, el sistema hace aguas. El PP ha demostrado lo bien que se le da blandir el látigo contra los humildes desde Santander y lo bien que se les da hacer el ridículo desde Torrelavega; el PSOE (y Blanca Rosa la que más) es la viva imagen del caciquismo  local, mostrándose incapaces de, en 30 años, impulsar y gobernar decentemente la ciudad; el PRC ha demostrado lo bien que se le da funcionar como agencia de colocación laboral y gobernar para sus amigos empresarios y constructores…Aquellos que hoy se muestran como salvadores, sólo tienen cosas que callar, nada nuevo que aportar, pues si quisieran, ya lo habrían llevado a cabo.

Creemos sinceramente que en estos 8 años alrededor de este proyecto se ha acumulado lo mejor de esta ciudad humilde, luchadora, reivindicativa, rebelde ante las injusticias, solidaria. Un trabajo encomiable gracias al esfuerzo de mucha buena gente en defensa de las y los vecinos de esta ciudad, que ha ido sumando una gran cantidad de experiencia que creemos muy útil y necesaria de cara a la creación de una alternativa de gobierno en Torrelavega que únicamente tenga como objetivo defender los intereses de aquellos que peor lo pasan y proyectar nuestra ciudad hacia un horizonte de futuro en el que la Igualdad, la justicia social y la sostenibilidad sean los pilares que la sostengan.

Así, y sobre la base de ese trabajo acumulado y esa experiencia en el campo municipal, queremos construir un proyecto de Gobierno, si gobierno, para nuestra ciudad, y para ello queremos contar con toda aquella persona o colectivo que crea útil y necesaria esa base para construir sobre ella una ola democrática, honrada y digna para alumbrar una nueva ciudad sobre los escombros de la vieja. Tenemos nuestras puertas abiertas de par en par para todo aquel que quiera. Queremos que participéis, queremos contar con vosotros, somos necesarios, pero no suficientes si lo que queremos es salir a vencer, sin ambages, las instituciones para la gente decente. Se han cometido errores, pero aún no es tarde, el deber y la obligación de acabar con la apatía y devolver la ilusión de una nueva ciudad posible y deseada por todas y todos, es tiene que ser, infinitamente más relevante e importante que las piedras que se quieran colocar en ese camino.

Caminemos, pues, pero, no se nos olvide, hagámoslo juntas, hagámoslo juntos.

Territorio: