Vecinos de Artieda (Aragón) resisten las cargas policiales y evitan la expropiación de tierras para el pantano de Yesa

El Ventano
| 14.10.2012

Vartieda_yesaecinos de la localidad zaragozana de Artieda han vuelto a impedir esta mañana la entrada en el pueblo de funcionarios de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) para realizar los trámites necesarios para la expropiación de tierras que precisan las obras del recrecimiento del embalse de Yesa. Los vecinos han resistido las fuertes cargas de la Guardia Civil, que ha provocado una decena de heridos.

A pesar de que la policía ha intentado abrir paso a los técnicos de la CHE, para que firmaran las actas de expropiación del recrecimiento de Yesa, los vecinos de Artieda y la Comarca de la Jacetania han resistido, y no se ha llevado a cabo la firma.

La Asociación Río Aragón ha calificado la respuesta policial de "desmesurada", y finalmente hay que lamentar algunos heridos por la brutal intervención de los antidisturbios de la Guardia Civil. Los vecinos ya han evitado estas gestiones en otras ocasiones, la última el pasado mes de septiembre.

Chunta Aragonesista ha exigido la dimisión o cese del delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, y del presidente de la CHE, Xavier de Pedro, "ante la violencia empleada contra los vecinos de Artieda".

El presidente de la Asociación Río Aragón, Luis Solana, ha explicado que se ha vivido una "situación de mucha tensión", y que los dos centenares de personas que estaban esperando a los funcionarios se han visto sorprendidas por las cargas policiales.

Desde la Asociación Río Aragón, no se entiende la respuesta de la administración, cuando, ha dicho Solana, "tienen herramientas para hacer el levantamiento de actas sin venir a las fincas", que es lo que temen harán ahora.

Desde Artieda se ha querido agradecer el apoyo a los vecinos de la zona, y han asegurado que van a continuar con su oposición a "una obra injustificada y que sigue arruinando la vida en las montañas". El alcalde ha firmado un acta manifestando que ningún vecino acepta de forma voluntaria la expropiación, por lo que el siguiente paso podría ser la expropiación forzosa de los terrenos.

Los trabajadores del órganismo gestor de la cuenca intentaban levantar las actas para expropiar 60 hectáreas para las obras del recrecimiento del pantano de Yesa, en las que se pretende construir un camino para bajar los materiales necesarios al cuerpo de la presa, situado en el término municipal de Sigüés.

 

[Extraído de http://www.elventano.blogspot.com.es/]