Resistencia Galega podría estar tras el artefacto contra la casa de Fraga

Redacción.
| 01.10.2011

resistencia_galegaLa autoridades atribuyen a la organización 'Resistência Galega' la colocación de un pequeño artefacto de fabricación casera en la vivienda familiar de Manuel Fraga en Vilalba, que provocó daños materiales como la rotura de cristales y la puerta de entrada al inmueble. La casa natal de Fraga se convirtió ayer en sede de una Fundación que llevará el nombre del exdirigente franquista y fundador del Partido Popular, dedicada "al derecho político".

 

Manuel Fraga

Manuel Fraga Iribarne nació en Villalba (Lugo) en 1922. Su padre fue alcalde de la localidad durante la dictadura de Primo de Rivera, y a temprana edad se afilió a la organización fascista 'Falange de las JONS'. Ostentará cargos de Ministro y Vicepresidente de la dictadura franquista. Entre sus labores estuvo la de comunicar la ejecución de prisioneros políticos como el comunista Julián Grimau o el desarrollo de la industria turística (de estos años data el eslogan Spain is different o su baño en Palomares). Partidario de la apertura del régimen, fundó en 1977 el partido Alianza Popular, antecedente del Partido Popular, para luchar mejor contra lo que él denominó "los más peligrosos enemigos de España: el comunismo y el separatismo". Bajo su mandato en el Ministerio en 1976, acuñó la frase "La calle es mía", tras el intento de la oposición de manifestarse el 1º de Mayo, a lo que se negó. En esta época también se producen los Sucesos de Vitoria (1976), donde la Policía Armada mató a tiros a 5 obreros e hirió a más de 100 personas, o la llamada Operación Reconquista en Montejurra, con dos muertos (uno de ellos cántabro) y varios heridos tiroteados por militantes de la ultraderecha internacional, lo que debilitó su imagen de reformista. Antes de ser Presidente de la Xunta de Galicia (institución autonómica a la que primero se había opuesto) había planteado que "ninguna institución es más difícil de hacer funcionar, ni más frágil en momentos de crisis, que las de carácter representativo. No es difícil, con una campaña bien lanzada, movilizar a las masas en una u otra dirección, que luego han de lamentar".

En la madrugada del pasado martes estallaba en su casa natal, en vísperas de su conversión en sede de la 'Fundación Manuel Fraga', el artefacto casero construido con tres bombonas de cámping gas y once cartuchos de fuegos de artificio. La potencia del mismo fue escasa, provocando daños en la puerta del inmueble atacado y la rotura del cartel y los cristales de un edificio anexo. La policía española analiza las cámaras de las entidades bancarias cercanas para tratar de dilucidar la autoría.

Resistência Galega

Pese a que el ataque no ha sido reivindicado, las autoridades señalan a 'Resistencia Galega', denominación empleada por distintas personas a título individual o pequeños grupos organizados para reivindicar acciones directas de la izquierda independentista gallega. La organización surgió en 2005, coincidiendo con la publicación en internet de un 'Manifesto pola Resistência Galega'. Se considera sucesora de la lucha del Exercito Guerrilheiro, surgido a principios de los 80. Esta organización ya voló en 1988 el chalé de Manuel Fraga en Perbes. El Exercito desapareció, tras reiterados golpes policiales, en 1993.

Según explicó a El País un comisario de la policía española, "la nueva resistencia gallega está aprendiendo a olvidar los protagonismos, tanto personales como organizativos; no cree en vacas sagradas ni santuarios, ni en mitos muertos o vivos... Lo relevante no es lo que se golpea, sino a quién se golpea. Lo relevante no es quién organiza ni el grado de organización, sino lo certero de las acciones y el fortalecimiento de la lucha". "La resistencia gallega es ya un incipiente fenómeno social, creciendo con cada acción realizada en el país, para convertirse en un río fecundo", señala el presunto manifiesto fundacional de Resistencia Galega..

Algunos activistas de Resistencia Gallega han recibido entrenamiento y hecho prácticas de supervivencia en montes y zonas intricadas de Galicia al estilo de la guerrilla rural. La Fiscalía General del Estado señala entre sus objetivos "la defensa de la identidad gallega, de la tierra y del medio ambiente", si bien sus acciones se han extendido también hasta las sedes de organizaciones políticas y sindicales "consideradas ajenas a los problemas gallegos y representantes, desde su planteamiento ideológico, del colonialismo español".

Sus principales objetivos han sido máquinas excavadoras, empresas constructoras e inmobiliarias implicadas en la "destrucción del territorio gallego para especular", entidades bancarias, las obras del AVE y las sedes de PP, PSOE, CCOO y UGT. Por ejemplo, cuando en 2007 atacaron Construcciones Mon, una constructora propiedad de Manuel Mon, ex alcalde de Burela (PP), Resistencia Gallega reivindicó la acción denunciando las actividades "especuladoras" de esta empresa y haciendo un llamamiento: "Ninguna agresión sin respuesta frente a la destrucción de nuestro país. Resistencia generalizada".

La autoridades españolas creen que tienen su particular santuario y refugio en Portugal, donde sitúan a Antón García Matos "Toninho", ex militante del Exercito Guerrilheiro y presunto dirigente de Resistência Galega.

 

[Imagen extraída de Reporterodigital.com]