Los pueblos indígenas de "Abya Yala" convocan una "minga global por Pachamama" el 12 de octubre

Diegu S.G. Redacción.
| 11.10.2011

Da_resistencia_indgenaMientras en el Reino de España y algunas de sus antiguas colonias americanas celebran con desfiles militares el "descubrimiento" de América (ahora como alegoría de la "Hispanidad", antes "Día de la Raza"), los pueblos indígenas del Abya Yala (denominación autóctona para el continente americano) convocan a una minga en defensa "de la madre tierra".

La minga o minka (en quechua) es una antigua tradición precolombina de trabajo comunitario o colectivo con fines de utilidad social, similar a la sestaferia de Cantabria. En el caso del trabajo colectivo en Perú, Ecuador, Bolivia, Chile o Colombia, podía tener diferentes finalidades de utilidad comunitaria, como la construcción de edificios públicos o bien ir en beneficio de una persona o familia, como la cooperación en una cosecha, en la que se aportaba una retribución a quienes habían ayudado. Ahora, desde las organizaciones indígenas recuperan el término para una página informativa sobre movimientos sociales y para convocar una jornada de manifiestos, foros, plantones, tribunales de justicia popular y otras movilizaciones en defensa de "la madre tierra" y su identidad.

A través de una convocatoria pública, los pueblos indígenas de Abya Yala y sus organizaciones: Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), Consejo Indígena de Centro América (CICA), Consejo Indígena de Meso América (CIMA) y sus bases regionales, proclamados "hijos de la Madre Tierra", "los que cuidamos a nuestra Pachamama", se han comprometido a seguir "luchando cada día para defender y preservar nuestra existencia como pueblos indígenas", y han llamado a una "minga global por los derechos de la madre tierra, por el pleno ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas y contra la imposición de las actividades extractivas (minera, petrolera, forestal)".

La convocatoria comienza señalando que los pueblos indígenas "tenemos propuestas frente a la crisis integral de la civilización occidental, su cultura individualista, su expansionismo y su llamada globalización, que es la moderna forma de colonización neoliberal. Como alternativa a la crisis global, tienen "una cultura ancestral, un pensamiento y una organización política propia", una alternativa que construirán junto a los movimientos campesinos, ecologistas, de mujeres... movimientos sociales en general. Una alternativa sustentada "en el 'Buen Vivir' para todos y todas".

En la Cantabria de las autovías, el AVE, los eólicos, los saltos del Nansa, el fracking, el monocultivo de eucaliptos, las minas del Dobra resuena su propuesta: "Nosotros, los hijos de la Madre Tierra, levantamos nuestras voces y unimos nuestras manos con todos los que saben que es posible construir un modelo económico y político alternativo al neoliberalismo que impone las actividades extractivas (minera, petrolera, forestal, hidroenergética), la invasión desmesurada de megaproyectos de infraestructura (carreteras, hidroeléctricas) y plantaciones de monocultivos ajenos a los ecosistemas, que alteran la biodiversidad y nuestro modo de vida y que atentan contra la soberanía y seguridad alimentaria".

Los indígenas de Abya Yala denuncia que "la minería se instala en las montañas cercanas a los glaciares y cabeceras de cuencas, agravando la desaparición del agua". Un impacto que se agrava porque "desvía ríos, construye presas y contamina ríos y lagos con minerales tóxicos, secando los territorios, enfermando a nuestros niños, matando a nuestros animales y condenándonos a la sed". Además, protestan porque las actividades extractivas convierten en meros lotes a explotar "la Amazonía y los bosques, invadiendo reservas naturales y territorios ancestrales".

Los amerindios ponen de relieve que "la crisis climática, fruto también de la explotación irracional de los bienes naturales, impacta a las comunidades y pueblos". Y constituye una amenaza "contra todas las formas de vida del planeta, mientras los responsables solo ven soluciones de mercado que agravan la crisis, sin atacar sus causas estructurales para no perder ni un centavo, ni por un solo segundo, de su acumulación individual e irrefrenable".

Las multinacionales "y sus gobiernos cómplices" siguen ignorando "las múltiples señales de alerta": desaparición acelerada de los glaciares y la biodiversidad, fuentes de agua contaminadas, cataclismos, huracanes, inundaciones y múltiples desórdenes climáticos, insistiendo en emitir "normas legales destinadas a facilitar las actividades que generan la contaminación y el calentamiento global". Los nativos americanos afirman que "los países ricos crean falsas soluciones que agravan la crisis y la vulneración de derechos", como la reducción de emisiones por deforestación y degradación (REDD) o el mercado de carbono, que se trata, en suma, de "una nueva privatización y mercantilización de la Madre Naturaleza, que vulneran derechos y agravan la crisis".

Por ello defienden la vida amenazada "por un modelo económico y político depredador y excluyente, que tiene el afán de acumulación" y que vulnera sistemáticamente "derechos fundamentales" como la "autodeterminación, el territorio, los bienes naturales, y el consentimiento previo, libre e informado"; y que criminaliza y persigue "a quienes luchan por el ejercicio de estos derechominga_globals".

El 12 de octubre, en la 'IV Minga Global por la Madre Tierra', en cada rincón del planeta "levantaremos nuestras voces y uniremos nuestras manos en defensa de la vida, por los derechos de la Madre Tierra, por el pleno ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas, contra la imposición de las actividades extractivas; Por la construcción colectiva del 'Buen Vivir'".

Entre las actividades propuestas se cuentan:

• Movilizaciones en todo el mundo (comunidades urbanas y rurales), por demandas específicas locales y nacionales, así como por los objetivos comunes de la Minga Global.

• Manifiestos de la mayor diversidad de organizaciones de movimientos indígenas y sociales, con alternativas para detener la catástrofe climática y ambiental global.

• Memorial con propuestas concretas ante la Convención de Cambio Climático, Convención de Diversidad Biológica, ONU, Comisión Interamericana de Derechos Humanos y entidades similares de otros continentes.

• Plantones frente a locales de la ONU y de transnacionales extractivas (hidrocarburos, mineras, madera, agua), de agrocombustibles y transgénicos.

• Foros de discusión y jornadas culturales y políticas sobre los Derechos de la Madre Tierra y los pueblos contra la mercantilización de la vida, contaminación y criminalización social.

• Realización de Tribunales de Justicia Climática para juzgar éticamente a las multinacionales y los gobiernos cómplices por delitos ambientales.

Se pueden enviar adhesiones a la coordinadorandinacaoi@gmail.com .

Según denuncian desde Otramérica, estos días previos al 12 de octubre han ocurrido muchas cosas y casi todas ellas han pasado inadvertidas para los medios de comunicación "hispanos" e "hispanoamericanos": la reclamación de Eduardo Galeano, Adolfo Pérez Esquivel y Betty Williams, entre otros, exigiendo a la ONU el final de la "ocupación" en Haití; la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que en América Latina tuvo uno de los núcleos más activos del planeta; el Congreso de Tierras, Territorios y Soberanías celebrado en Colombia; el Foro Alternativo sobre Cambio Climático realizado en Panamá; la Declaración final del Foro Indígena de Abya Yala sobre Cambio Climático, o la Declaración del Encuentro contra la Militarización, Represión y Ocupación en Honduras. "Éstas son solo algunas de las acontecidas y vienen muchas más". Para el mismo 12 de octubre hay múltiples actividades en Costa Rica, Venezuela, Chiapas o en los territorios andinos y amazónicos.

Territorio: