El primer ministro irlandés denuncia públicamente los abusos de la Iglesia Católica a menores

Redacción.
| 11.09.2011

abuse_protestEnda Kenny, primer ministro irlandés, ha pronunciado un estremecedor discurso en referencia al Informe 'Cloyne' sobre el escándalo de los abusos sexuales cometidos por el clero católico. Los casos revelados por este informe han aumentado increíblemente las tensiones entre Gobierno, la Irlanda católica y el Vaticano.

En palabras del propio Kenny, “por primera vez en Irlanda, un informe sobre abuso sexual muestra un intento de la Santa Sede para frustrar una investigación dentro de una república soberana y democrática... Hace tan solo tres años, no tres décadas”. Así, el informe 'Cloyne' supone la prueba fehaciente de la clase de principios que han venido dominando la cultura del Vaticano hasta el día de hoy.

Hace cinco años que se había establecido una Comisión de Investigación cuyo fin era recoger pruebas de acusaciones o sospechas de abuso sexual a menores por parte de miembros de la Iglesia pertenecientes a la Archidiócesis de Dublín, durante un periodo de 29 años (de 1975 a 2004). Mientras la Comisión preparaba el informe que presentaría en noviembre de 2009, el Gobierno ordenó que se investigara también la diócesis católica de Cloyne. 

Esta última investigación recogió testimonios desde 1996 hasta febrero de 2009, y sus resultados fueron “desgarradores”. Describe cómo muchas de las víctimas tuvieron que seguir viviendo en el mismo pueblo o distrito en el que habían sufrido los abusos, donde el agresor a menudo continuaba viviendo e incluso siendo admirado por su propia familia o por la comunidad. Además, los agresores continuaron oficiando impunemente en bodas y/o funerales familiares.

El actual papa Benedicto XVI ya afirmó en su día que la Iglesia no puede regirse por las mismas normas y leyes que se aplican a la sociedad civil o por las que se rige un gobierno como el de la República de Irlanda. En la misma línea, el Vaticano pretende continuar haciendo oídos sordos a casos como los que documenta este informe. Por su parte, el primer ministro irlandés espera una respuesta concreta de la Santa Sede al caso 'Cloyne'. Atacando con fuerza este clericalismo, Kenny ha asegurado que la protección y el bienestar de los niños es lo primero, y que  en ningún momento se supeditará a las normas de conducta que la Iglesia considere más apropiadas o ventajosas para ella. “Afortunadamente para [las víctimas] y para nosotros, esto no es Roma”.

 

[Imagen: antigua víctima de abusos se derrumba tras una entrevista, durante una manifestación contra el abuso infantil en Irlanda. Extraída de http://freethinker.co.uk/2009/11/26/abuse-scandal-catholic-church-slammed-in-irish-report-for-%E2%80%98obsessive%E2%80%99-cover-ups/ ] 

Territorio: