Hollande se proclama nuevo presidente de la República francesa

Adrián G.G.
| 07.05.2012

hollandeFrançois Hollande, el candidato del Partido Socialista francés, se ha proclamado como nuevo presidente de la República Francesa tras derrotar en la segunda vuelta de las elecciones a Nicolas Sarkozy, candidato de 'Unión por un Movimiento Popular'. La diferencia ha sido de algo más de 3 puntos: 51,62% para Holland frente a los 48,38% del ex presidente de Francia.

Tras ganar, François Hollande ha dado un espiche en la plaza de la Bastilla, París. Allí, ha asegurado estar “orgulloso de haber devuelto la esperanza” a los franceses. Siguiendo su promesa de ser “un presidente ejemplar”, consideró el gran reto que tiene por delante afirmando que “debe ser un nuevo punto de partida para Europa”.

 

Según ha explicado el nuevo presidente, su prioridad será “dar a la construcción europea una dimensión de crecimiento y empleo”. Como era de esperar, dedicó uno de sus mensajes a Ángela Merkel: “La austeridad no puede seguir siendo una fatalidad para Europa. Hay que poner fin a la Europa de la austeridad y promover el crecimiento”.

 Durante su primera intervención, Hollande insistió varias veces en su personalidad y política izquierdista: “Soy socialista. Siempre he querido la unión de la izquierda”. “Cuando termine mi mandato y mire al pasado me pondré solo una pregunta: ¿He conseguido que avance la igualdad en nuestro país?”.

La despedida de Sarkozy

Tras conocer los resultados de las elecciones, Nicolas Sarkozy salió ante sus seguidores reconociendo su derrota. Asumiendo toda la responsabilidad del fracaso, se lamentó “no he logrado convencer a la mayoría”, y confirmó que dejará la política activa. “Después de cinco años a la cabeza del Estado mi compromiso con el país será distinto. Quiero volver a ser un francés más”, dijo el ex presidente ante los suyos.

El rumbo de la Unión Europea

Hollande no ha tardado en hablar, vía telefónica, con Merkel, quién ha invitado al presidente francés a Alemania cuando tome posesión de su nuevo cargo. La canciller alemana ha dejado claro que hay un pacto fiscal entre ambos países que se mantendrá vigente, avisando que este tema es “innegociable”. A pesar de esto, el Ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle ha comunicado a Hollande que quieren “trabajar muy estrechamente” con su gobierno.

La nueva ruta que propone Hollande para Europa tendrá que pasar por convencer a Merkel en la próxima cumbre europea del 28 y el 29 de junio. Para ello, parece ser que no estará solo, pues varios altos cargos europeos se han posicionado a su favor. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha declarado que “es el momento de cambiar la dirección de Europa”. Así mismo, el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, comparte también con el nuevo presidente francés la convicción de que “hay que invertir en el crecimiento y en las grandes infraestructuras”.

El marco político francés que dejó la primera vuelta

La primera vuelta de las elecciones presidenciales tuvo un seguimiento masivo. Más del 80% de la población fue a las urnas a votar. Obviando a las dos primeras fuerzas (Holland 28,8% y Sarkozy 26,1%) que se vieron las caras en la segunda vuelta según todos los pronósticos, el panorama político francés ha cambiado mucho respecto las anteriores elecciones.

Marine Le Pen, la candidata del partido ultraderechista Frente Nacional, obtuvo un 18,2% de votos, superando los resultados de su padre en 2007 por 8 puntos. Estos datos no tranquilizan, pues el crecimiento de partidos neofascistas en todos los estados europeos es algo ya más que evidente.

Jean-Luc Mélechon, el candidato del Frente de Izquierda, consiguió un 11,7% de los votos, y parece que muchos de sus votantes apoyaran al Partido Socialista durante la segunda vuelta.

El partido centrista, liderado por François Bayrou, consiguió también un 8,8% de los votos, a la vez que expresó su temor ante la imponente subida de la ultraderecha en su país.

Por su parte, Eva Joly, de Europa Ecológica-Los Verdes, tan solo tuvo un 2,2% de los votos y trató de alentar a la población francesa de que votara a Hollande para luchar así contra Sarkozy y la Unión por un Movimiento Popular.

Territorio: