Disturbios en Irlanda contra la visita real británica

La Haine
| 21.05.2011

eirigiHacía casi una hora que la reina Isabel, sonriente y de verde, había pisado tierra de Dublín por primera vez desde hace cien años y en O'Connell Street, junto a la estafeta de correos que tomaron los rebeldes en 1916, la trifulca aumentaba. El cordón policial se empeñaba en hacer retroceder a una multitud de manifestantes que querían invadir la calle. "¿De quién son las calles? ¡Son nuestras calles!", gritaban para impedir que la comitiva de la Reina británica llegase a Parnell Square.

Cuando Jorge V visitó Irlanda en 1911 se despidió agradeciendo la "calurosa bienvenida" que le habían dispensado los irlandeses y prometió volver pronto. No lo hizo nunca. Ni él ni ningún otro monarca británico desde entonces. La corona británica no es bienvenida en Irlanda.

 

21 detenidos

Al menos 21 personas fueron detenidas este martes en Dublín en el marco de las manifestaciones convocadas para protestar contra la visita de la reina británica, Isabel II, según ha confirmado la Garda (Policía Nacional irlandesa).

Es la mayor operación de seguridad de la historia de la República, con 4.000 policías en la calle y un coste de 30 millones. Empezó ya el fin de semana con la detención de varios disidentes republicanos tanto en la República como en Irlanda del Norte. El enorme dispositivo de seguridad desplegado en Dublín ha cubierto un histórico viaje que ha estado precedido por permanentes críticas de parte de la población.

La prensa convencional se hizo eco de un incidente que al parecer tuvo lugar a primera hora de la mañana, cuando el Ejército irlandés detonó de forma controlada una bomba de fabricación casera que había aparecido en el compartimento de equipajes de un autobús en la ciudad de Maynooth, a unos 25 kilómetros de Dublín.

Territorio: