Cuba conmemora 50 años de socialismo

Redacción y La Jornada
| 17.04.2011

fidelEl Gobierno y pueblo de Cuba recuerdan estos días los 50 años de la victoria popular en Playa Girón y la proclamación del modelo socialista en la isla. Ayer tuvo lugar una Revista Militar y Desfile Popular, al que asistieron los delegados del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

En la madrugada del 15 de abril de 1961, aviones de combate camuflados como si fueran cubanos bombardearon los principales aeropuertos militares de Cuba. Las agencias de prensa estadounidenses difundieron que se había sublevado la fuerza aérea “de Castro”, apoyados en un supuesto aviador militar cubano que habría desertado y aterrizado en Miami. Se trataba de un piloto de la flota de la CIA que actuaba contra Cuba desde esa mañana. Adlai Stevenson, representante de EE.UU. en la ONU, se esforzaba en convencer de lo mismo al Consejo de Seguridad.

Era la antesala de la invasión de Playa Girón (Bahía de Cochinos) por una brigada mercenaria preparada durante más de un año la CIA y el Pentágono. En marzo de 1960, el presidente Dwight Eisenhower había sistematizado el programa de terrorismo contra Cuba, que incluía el reclutamiento de cientos de contrarrevolucionarios, la unificación bajo el mando de la CIA de las organizaciones y la creación de una unidad paramilitar.

Ángel Guerra, de La Jornada, recuerda que "es preciso apuntar que desde el mismo triunfo de la Revolución y hasta muchos años después de Playa Girón, la Isla fue objeto de una feroz campaña de acciones terroristas, que en conjunto cobró la vida de más de tres mil personas. En los dos años anteriores a la invasión, EE.UU. empleó cuantiosos recursos en esos menesteres y uno de sus planes más caros fue crear y abastecer un foco de bandas contrarrevolucionarias en las montañas del centro de Cuba, muy cerca del lugar donde se produjo el desembarco. Pero para el momento de la invasión, ya esa fuerza había sido puesta fuera de combate por los batallones de milicianos obreros, campesinos y estudiantes".

Ya Cuba disponía de un numeroso ejército popular miliciano, una cantidad pequeña de éste derrotó la invasión en menos de 72 horas. Aquella fuerza, afirmó Fidel, habría podido enfrentar con el mismo resultado siete u ocho invasiones simultáneas. EE.UU. sufrió su primera derrota militar en Abya Yala (denominación indígena de América), acabándose la impunidad a que estaba acostumbrado. A partir de entonces, los pueblos americanos fueron un poco más independientes. Washington sembraba lo que consideraba "su patio trasero" de dictaduras militares, pero medio siglo después no queda ninguna de ellas ni están dispuestos los americanos a permitirlas, como demuestran los resistentes hondureños.

Señala Ángel Guerra que "A Playa Girón se fue a combatir naturalmente por el socialismo. Millones que hasta dos años antes teníamos prejuicios anticomunistas habíamos experimentado tal radicalización de nuestro pensamiento político que escuchamos fervorosos a Fidel el 16 de abril dar vivas a nuestra Revolución socialista en la despedida de los caídos en el bombardeo de la mañana anterior. La conciencia revolucionaria y la unidad del pueblo organizado en torno a sus líderes han sido y son lo que hace invencible a Cuba. Proclamas como “Patria o Muerte” y “Muerte al Invasor”, a modo proyectiles de papel, hicieron heridas profundas en las garras del águila imperial".

Durante el preludio de la invasión mercenaria de Playa Girón, se proclamó el carácter socialista de la Revolución Cubana, impidiendo que el gobierno títere que pretendía instalarse en Cuba desde Florida, para solicitar la intervención de EE.UU. con la complicidad de la OEA, pudiera hacerlo. 50 años después, en Miami siguen esperando.

VI Congreso del Partido Comunista de Cuba

Ayer se inauguró también un nuevo Congreso del PCC, donde participarán unos 1.000 delegados elegidos en reuniones y asambleas. Sus sesiones estarán dedicadas al análisis y aprobación de las medidas económicas y sociales -algunas de las cuales ya se están poniendo en marcha-, para corregir problemas estructurales como la baja productividad, la desvalorización del papel del trabajo y el salario, así como el burocratismo.

Las medidas están orientadas a encontrar el camino, desde una perspectiva no neoliberal, de una nueva forma de articulación del carácter estatal de la economía -que seguirá siendo la principal, aunque con tendencia a la descentralización- con otras formas “no estatales” de organización de la producción como las cooperativas (ya vigentes en el área rural), otras iniciativas asociativas y el trabajo por cuenta propia. 

Territorio: