Los combates llegan a la capital libia mientras crece la presión internacional sobre Gadafi

Redacción.
| 23.08.2011

bombardeos-libiaViolentos combates entre rebeldes y tropas leales a Muamar al Gadafi se están produciendo ya en el corazón de la capital libia, Trípoli. La OTAN ha intensificado sus bombardeos sobre posiciones del ejército leal al líder libio y los gobiernos extranjeros ha incrementado su presión para que abandone el país, en lo que se augura como la inminente caída de la Yamahiria.

Por su parte, el congresista estadounidense Ed Markey, ha reconocido a la cadena MSNBC que su país está en Libia "por el petróleo".

 

 

La mayoría de los barrios de la periferia de la capital han caído ya bajo control rebelde y las brigadas leales se retiran hacia Bab El Aziziya, el cuartel general del ejército, que ha sido bombardeado hoy mismo por la OTAN.

Más de cuatrocientas personas habrían muerto en los combates de la capital, según un primer balance provisional.

Portavoces de las fuerzas insurgentes aseguran que controlan al menos el 50 por ciento del territorio de la capital y que se van extendiendo por la ciudad poco a poco, tras la entrada de las fuerzas insurrectas por el oeste. Los rebeldes controlan también la base aérea de Matica, en las afueras de la capital.

Asimismo, ha agregado que los rebeldes han capturado a decenas de miembros de las fuerzas regulares y que han podido colocar el emblema de la insurgencia en lo alto de muchos edificios". Las mismas fuentes aseguran que la "caída" de la ciuda podría ser "cuestión de horas"

Algunas informaciones difundidas por Al Yazira han informado también de un ataque de las fuerzas rebeldes a una de las casas de Aisha, hija de Gadafi, en el barrio de Benachour, donde han requisado armas y vehículos.

Dos unidades de fuerzas especiales de los rebeldes se habrían infiltrado la madruga de hoy en la capital libia con el apoyo de la OTAN y han tomado el control de diversos puntos de la ciudad.

Los aviones de combate de la OTAN facilitaron su avance hasta el corazón de la ciudad, en una operación preparada con mucha antelación y que consiste en conseguir el control de los hoteles, los aeropuertos civiles y militares, las oficinas del primer ministro y los alrededores del cuartel general de Bab El Aziziya.

"Colapso" y presión internacional

La presión militar de los rebeldes es respaldada por fuerzas de la OTAN, que no han cesado de bombardear objetivos del régimen libio. La portavoz de la Alianza Atlántica, Oana Lungescu, ha manifestado a primera hora de la noche que "estamos asistiendo al colapso del régimen".

Entretanto, la "comunidad internacional" ha incrementado su presión sobre el líder libio y le ha instado a dejar el poder lo antes posible para evitar más derramamiento de sangre.

Los llamamientos a Gadafi se han multiplicado desde las capitales occidentales a organizaciones panárabes. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha pedido a Gadafi renunciar "sin más tardar a lo que le queda de poder" para evitar a la población "nuevos sufrimientos inútiles".

Sarkozy pidió a Gadafi que ordene un "alto el fuego de manera inmediata a las fuerzas que todavía le son leales" y garantizó al Consejo Nacional de Transición (CNT) y a la población "el pleno apoyo de Francia para lograr la liberación de su país de la opresión y de la dictadura".

En la misma línea, la canciller alemana, Angela Merkel, llamó al dirigente libio a dejar el poder "lo antes posible" para evitar más derramamiento de sangre.

También la Liga Árabe ha pedido al régimen de Gadafi que entregué el poder a la población y reclama el cese de los enfrentamientos.

En Estados Unidos, su presidente, Barack Obama, que está de vacaciones, ha recibido informaciones sobre la situación en Libia. "Estados Unidos mantiene comunicaciones permanentes con sus aliados", ha dicho el portavoz presidencial Josh Earnest, quien destacó que "el pueblo libio merece un futuro justo, democrático y pacífico" y reiteró la idea del Gobierno de Washington de que "los días de Gadafi están contados".

Un congresista estadounidense reconoce que "estamos en Libia por el petróleo"

El congresista Ed Markey arrojó por la borda parte de las ingentes cantidades de dinero destinada por EE.UU a desinformar y convencer a la población de que la participación estadounidense en la guerra de Libia se basa en "proteger a los civiles", al declarar a la cadena MSNBC que “bueno, estamos en Libia a causa del petróleo. Y creo que tanto Japón y la tecnología nuclear como Libia y esta dependencia que tenemos sobre la importación de petróleo, ponen una vez más de manifiesto la necesidad de los Estados Unidos de tener un programa de energía renovable en el futuro”.

{youtubejw}ja3kkf7M3ss{/youtubejw}

 

[Información extraída de Gara y La pupila insomne]

[Imagen extraída de Cubadebate]

Territorio: