Bolivia nacionaliza cuatro filiales de la empresa energética española Iberdrola

Alba H. R. Redacción.
| 03.01.2013

evo_moralesEl Presidente de Bolivia, Evo Morales, decretó este pasado sábado la expropiación de las cuatro filiales con las que opera Iberdrola en el país andino, que pasan a formar parte de la Empresa Nacional de Electricidad Boliviana (ENDE), además de una empresa de servicios y una gestora de inversiones. La decisión se apoya en la necesidad de uniformizar en calidad y precio el servicio eléctrico en los entornos rural y urbano, puesto que hasta ahora la población del área rural pagaba por la electricidad más del doble que la de las zonas urbanas.

La nacionalización, que afecta a la capitalina Electropaz y Elfeo, en Oruro, ha sido defendida por Evo Morales por la centralización de los servicios de suministro eléctrico en zonas urbanas, que ha conducido a la creación de pequeñas cooperativas y empresas rurales con servicios deficientes, desiguales y con tarifas muy heterogéneas entre sí y en relación a las áreas metropolitanas.

El Presidente apuntó, además, que de esta forma ENDE contará con el apoyo de la fuerza pública para garantizar la distribución de energía en las regiones de La Paz y Oruro.
El decreto, que pone fin a la presencia de Iberdrola en Bolivia, garantiza la continuidad laboral de los trabajadores de base de las empresas eléctricas, pero no así la de sus directivos ni personal de confianza.

Tras unas negociaciones sin éxito, queda por determinar la indemnización a Iberdrola

Cuatro meses después de iniciar el diálogo con la empresa, instándola a que asumiera su resposabilidad social y rebajara sus tarifas, volviéndolas equitativas en las zonas rural y urbana, las negociaciones no han logrado alcanzar resultados favorables, por lo que el Gobierno procedió a la nacionalización explicando que los servicios eléctricos son parte de los derechos fundamentales establecidos en la constitución política del estado.

Ahora, Iberdrola queda a la espera de conocer los detalles de los decretos expropiatorios, y afirma confiar en que la indemnización sea justa para los accionistas y se lleve a cabo en el menor tiempo posible. La compensación, al igual que en anteriores expropiaciones, provendrá de una tasación realizada por una empresa independiente en el plazo de 180 días hábiles.

Una larga lista de nacionalizaciones desde 2006

Se trata de la última de las medidas de toma de control estatal de empresas en Bolivia desde que Evo Morales asumió la presidencia en 2006, y con ésta, ya son dos las nacionalizaciones que tienen como objetivo una empresa española en  los últimos ocho meses, desde que el pasado Mayo se expropiaran las acciones de Red Eléctrica Española (REE) en la Transportadora de Electricidad (TDE).

Desde que llegó al poder, el presidente ha seguido una política de nacionalizaciones con el fin de recuperar aquellas empresas de servicios y de producción de bienes que antes de la década de los noventa pertenecían al Estado boliviano y que más tarde fueron vendidas en un 50% de sus acciones a inversionistas privados.

Además de las eléctricas, Morales ha nacionalizado una quincena de empresas de hidrocarburos, cementos y minas, entre otras, desde que llegó a la presidencia en 2006.

Territorio: