Acuerdo "histórico" para la celebración del referendum sobre la independencia de Escocia

Marcos M.R. Redacción
| 18.10.2012

El primer ministro británico, David Cameron y el primer ministro de Escocia, Alex Salmond firmaron el pasado lunes 15 de octubre en Edimburgo el acuerdo que autoriza la celebración del referendum sobre la independencia escocesa. Ese pacto histórico abre el camino de la consulta popular, que tendrá lugar en otoño del 2014. Este día fue calificado de “histórico” por el primer ministro escocés.

 

En palabras de Cameron, "El Reino Unido no puede mantener un país en su seno contra la voluntad de su pueblo". Como se puede comprobar en estas declaraciones del primer ministro británico, serán los escoceses quienes decidan su futuro.

Desde el principio Cameron planteó la cuestión de la independencia de Esocia de forma razonable, evitando caer en ataques y amedrantamientos a los escoceses respecto las consecuencias que tendría la separación, si bien trató de enfatizar las ventajas que para el Reino Unido y para Escocia tiene el seguir juntos. Esta actitud se refleja en sus afirmaciones como “quiero ser el primer ministro que mantenga el Reino Unido como tal, pero creo que hay que respetar a los escoceses. Ellos votaron por un partido que quería hacer un referendo sobre la independencia. He garantizado que puedan celebrar ese referendo de forma que sea decisiva, legal y justa”.

Salmond valoró los hechos de manera muy positiva. Para él “el Acuerdo de Edimburgo significa que tendremos un referéndum en dos años, que será construido y diseñado por el Parlamento escocés en nombre del pueblo escocés. Creo que este es un paso importante y sustancial”. Afirmó también que la firma del acuerdo garantiza un referéndum “hecho a la medida de Escocia”.

Por otra parte, el primer ministro escocés anunció su creencia de que la independencia “ganará esta campaña”, y la estrategia de los soberanistas será “una visión positiva para el futuro de nuestro país, económicamente y, lo que es más importante, socialmente”. “Es una visión de una sociedad próspera y compasiva, una sociedad con confianza en sí misma que avanza en Escocia y que ganará el referéndum”, expresó.

Las encuestas señalan que la independencia de Escocia podría ser una realidad en 2014

A dos años del referéndum, las encuestan señalan que entre el 35 % y el 40 % de los votantes escoceses se sitúan a favor del proyecto soberanista, frente al 43 % que desea seguir siendo parte de Gran Bretaña. Las campañas de los partidos se centrarán en conseguir el apoyo del 17% de indecisos. El apoyo mayoritario a la independencia se halla entre los hombres, los jóvenes (un 50% entre los menores de 34 años) y los que viven en las zonas más empobrecidas (un 45% de quienes viven en barrios más desfavorecidos frente al 26% de los más ricos). Llamativamente, entre los votantes ingleses, que no participarán en el referéndum, el 43% apoyaría la independencia.

Territorio: