Se suicida una presa catalana del caso 4F tras cumplir seis meses de condena

Redacción
| 02.05.2011

pherasPatricia Heras, condenada a prisión por unos hechos acaecidos hace cinco años en Barcelona en los que un policía local fue herido y quedó tetrapléjico, se suicidó el pasado 26 de abril en su casa. La joven llevaba seis meses cumpliendo condena, aunque siempre se había declarado inocente.

Los sucesos que desembocaron en el encarcelamiento de Heras ocurrieron el cuatro de febrero de 2006, cuando la Guardia Urbana intentó poner fin a una fiesta que se celebraba en una casa situada en la calle Sant Pere de Més Alt. El desalojo del local trajo consigo varios incidentes, de los que el más polémico fue aquel en el que un miembro de la Guardia Urbana resultó gravemente herido, quedando en estado vegetativo (por ello hay tres personas en prisión). Sin embargo, los hechos de los que se culpó a Patricia Heras fueron el lanzamiento de una valla contra la policía que produjo un hematoma en la pierna de uno de los agentes. Ella relató lo sucedido aquella noche (así como el largo proceso que le seguiría) en su blog de forma radicalmente distinta; siempre defendió su inocencia, afirmando que ni siquiera se llegó a encontrar en el lugar de los hechos.

Su juicio se celebró en enero de 2008. Heras fue condenada, junto con Alfredo Pestana, a tres años de cárcel por atentado contra la autoridad. Los condenados recurrieron al Tribunal Supremo, que un año y medio después ratificó la sentencia, e incluso pidieron un indulto al Consejo de Ministros que les fue denegado. Finalmente, en octubre de 2010, Patricia Heras ingresó en la prisión barcelonesa de Wad Ras. Dos meses después se la concedió el tercer grado, que le permitía pasar el día fuera pero teniendo que volver a la cárcel para dormir, hasta que el 26 de abril se suicidó en su casa. Amnistía Internacional y diversos colectivos antirrepresivos denunciaron el proceso judicial (tachándolo de montaje policial por la cantidad de pruebas inconsistentes y contradictorias) y las torturas que sufrieron todos los detenidos del 4-F.

El fallecimiento de esta joven ha reavivado la llama que se encendió hace cinco años. Muchos consideran que Patricia Heras fue empujada al suicidio, y han llovido las críticas a Jordi Hereu (PSC-PSOE), por amparar un caso como este. Además, en diversas ciudades se han convocado concentraciones y manifestaciones para homenajear su muerte y criticar el funcionamiento de la justicia en el Estado español.

Territorio: