Repsol-YPF "crea progreso" con dinero público a costa también de los indígenas y la Amazonía ecuatoriana

Redacción.
| 24.01.2012

pozu_repsol_ecuadorEn un informe presentado al Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), se identificaron constantes violaciones contra los derechos fundamentales derivados del desempeño de la multinacional de capital español Repsol-YPF en Ecuador. Concretamente, en el Bloque 16 (que ocupa una parte importante del Parque Nacional Yasuní), territorio donde habitan diversos pueblos indígenas amazónicos.

A pesar de estas certezas y de las denuncias permanentes presentadas por los pueblos indígenas de la zona, así como de numerosas organizaciones sociales, la transnacional sigue recibiendo recursos públicos para el desarrollo de sus actividades. Entre estos apoyos, cabe resaltar la resolución de 25 de noviembre de 2011 de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), en la que adjudica una ayuda de convocatoria abierta y permanente para actividades de cooperación y ayuda al desarrollo (conocida como CAP), a la Fundación Repsol-YPF, para la ejecución de actividades en las comunidades en su zona de influencia, en la región amazónica del Ecuador, por un valor total de casi 150.000 €.

Entre los principales derechos vulnerados por las actividades extractivas de Repsol-YPF en la Amazonía ecuatoriana, destacan los siguientes:

  • Derecho al territorio: la empresa opera en los territorios ancestrales del pueblo waorani sin haber recibido el consentimiento libre, previo e informado para ello. Además, también desarrolla actividades en la zona de paso de los Tagaeri y Taromenane, que son pueblos en aislamiento voluntario.
  • Derecho al medio ambiente: según denuncian miembros del pueblo waorani, se han producido derrames de crudo, causando la contaminación de suelos y aguas. El aire está también contaminado por las emisiones de la incineradora de desechos (dioxinas, furanos, metales pesados y otros componentes bio-acumulativos ). Todo ello está poniendo en peligro a especies autóctonas de la zona, algunas de ellas básicas en la dieta de los pueblos indígenas mencionados.
  • Derecho a la salud: los derrames, la incineración de desechos, así como la presencia de personas y modos de conducta extraños en la región, han dado lugar a numerosos problemas de salud entre los pueblos indígenas, como la aparición de enfermedades gastrointestinales, respiratorias, de la piel y de transmisión sexual (gonorrea, sífilis).

La subvención de la AECID se ha otorgado al proyecto denominado “Fortalecimiento de los emprendimientos económicos y sociales de las comunidades en zona de influencia de la operación de Repsol-YPF Ecuador en la Amazonía ecuatoriana ”, es decir, irá dirigido a apoyar a la multinacional española en la misma región en la que se están produciendo los graves impactos de su actividad extractiva.

Aunque los 149.932 € de la subvención suponen un apoyo casi inapreciable a la vista de las enormes ganancias de la transnacional (que en 2010 obtuvo un beneficio neto de 4.693 millones de euros, el triple que en 2009), distintos activistas sociales han denunciado que ello puede redundar "en un aumento de la legitimidad de la Fundación Repsol-YPF para actuar en los territorios amazónicos".

Además, representa el respaldo por parte de las instituciones públicas españolas a una actuación empresarial "irresponsable" que está provocando "crecientes protestas" y "resistencias" por parte de los pueblos indígenas ecuatorianos, así como de numerosas organizaciones sociales.

 

[Información e imagen extraídas de http://codpi.org/]

Territorio: