El Gobierno chileno endurece la represión contra los mapuches en La Auracanía

Marcos M.R. Redacción
| 22.01.2013

El Gobierno chileno ha endurecido en las últimas semanas la represión contra el Pueblo Mapuche en la Región de La Araucanía, después de la muerte de un matrimonio de latifundistas el pasado 4 de enero.

Los hechos sucedieron en la municipalidad de Vilcún, cuando un incendio provocado por un grupo de encapuchados, acabó con la vida del matrimonio de terratenientes. Formaban parte de la familia Luchsinger, de origen suizo, y  tristemente conocida por llevar más de cien años usurpando tierras a los mapuches, con la inestimable colaboración del Estado chileno.

Tras este suceso, los carabineros detuvieron al Machi (autoridad religiosa mapuche, consejero y protector del pueblo) Celestino Córdoba Tránsito, que tuvo que ser ingresado a causa de una herida de bala en el tórax y se encuentra encarcelado y condenado a 6 meses de prisión preventiva previos al juicio. La fiscalía lo acusa de cuatro cargos, entre los que se encuentra el incendio y homicidio del matrimonio Luchsinger, enfrentándose a una posible condena de hasta 15 años de prisión. Diversas organizaciones mapuches han defendido su inocencia y exigido justicia para él

Aunque ninguna organización mapuche reivindicó el atentado, el presidente chileno, Sebastián Piñera, comunicó poco tiempo después del mismo la decisión de desplegar un gran operativo policial en la zona, el nombramiento de un fiscal exclusivo para el caso y la creación de un equipo jurídico especializado en la Región de la Araucanía, lugar donde habita la mayoría de población mapuche en el Estado chileno.

Además de estas medidas, el gobierno chileno también impulsará la prohibición de cubrirse la cara en cualquier tipo de protesta social, hecho que se convertirá en un agravante podrá acrecentar las penas. El Instituto Nacional de Derechos Humanos chileno ha rechazado la medida porque “vulnera principios del proceso judicial”.

Todas estas disposiciones tomadas por el ejecutivo chileno a raíz del incendio en Vilcún, se enmarcan dentro de una creciente espiral de represión contra el Pueblo Mapuche en las últimas semanas, y en la histórica opresión por parte del Estado chileno contra la lucha de la histórica comunidad indígena por recuperar su tierra y su autonomía para poder desarrollarse libre y plenamente como pueblo.

El movimiento mapuche acusa al Gobierno chileno y sus servicios de inteligencia de haber sido los autores del incendio. Según los mapuches, este ataque “ha sido una maniobra del Estado chileno para deslegitimar nuestra lucha y sacarnos el apoyo mayoritario que tenemos entre nuestros hermanos”.

El asesinato de Matías Catrileo vuelve a la escena pública

Como consecuencia del incendio del caserón de los Luchsinger, volvió a saltar a la palestra la polémica sobre el asesinato, hace cinco años, del joven mapuche Matías Catrileo. La prensa chilena relaciona el asesinato del matrimonio de terratenientes con la conmemoración del quinto aniversario de la muerte del estudiante mapuche disparado por un policía que custodiaba un terreno de Jorge Luchsinger, primo del hombre muerto en Vilcún a causa del incendio, expropiado a la comunidad mapuche.

El expresidente Lagos criticó la reapertura del caso señalando que " sinceramente, reabrir este tema 5 años después, no me parece que es lo más adecuado" y opinando que este caso debió de haberse solucionado en su momento: “5 años después da la impresión que es una reacción a algo que ha pasado" afirmó.

Además manifestó que "Los que determinan eso son los tribunales de justicia. Otra cosa es la que pueda hacer desde el punto de vista administrativo Carabineros u otra institución".

Territorio: