La Audiencia Nacional condena por integración en ETA a los impulsores de la apuesta por vías pacíficas en la izquierda abertzale

Redacción.
| 17.09.2011

Arnaldo_OtegiCoincidiendo con la polémica surgida en torno a un desfile organizado por los vecinos de Alsasua en la que se parodiaba la fascistización de la realidad política española, la Audiencia Nacional hacía pública la condena a diez años de prisión a Arnaldo Otegi y Rafa Díez, y a ocho a Arkaitz Rodríguez, Sonia Jacinto y Miren Zabaleta, por "siguiendo directrices de ETA, en la que se hallaban integrados, diseñar una estrategia de acumulación de fuerzas soberanistas". El tribunal especial avala así la exigencia de la Fiscalía de situarles a las órdenes de ETA.

Otegi, que había señalado en el juicio que "la estrategia militar de ETA sobra y estorba", ha proclamado "que nadie abandone este camino, porque vamos a ganar", en referencia a la apuesta que ha hecho la izquierda abertzale, según ha defendido en el último año, por las vías políticas y democráticas.

La izquierda abertzale ha calificado de "inaceptable e incomprensible", además de "totalmente escandalosa", la sentencia del "caso Bateragune", que a su juicio pretende "generar frustración en Euskal Herria" e imposibilitar el cambio estratégico de esa fuerza política, aunque ha advertido de que "no lo logrará".

"Ninguna detención, juicio ni sentencia va a sacarnos del camino emprendido", ha subrayado Txelui Moreno, absuelto junto a Amaia Esnal y Mañel Serra, en comparecencia.

En su editorial, Gara ha valorado la sentencia como un mensaje como que "Madrid mantiene invariable su política represiva; no renuncia a la violencia", golpeando "a quienes reconoce como principales impulsores de esa apuesta, y lo hace a pesar del clamor existente en Euskal Herria en favor de su liberación y contra las innumerables peticiones llegadas desde el ámbito internacional para exigir un desenlace positivo".

Las reacciones no se han hecho esperar. El lehendakari Patxi López "respeta y acata" la sentencia, pero reconoce que "entiende la frustración" en "algunos sectores de la sociedad". Para Paul Ríos, del movimiento pacifista Lokarri, "la sentencia de Bateragune es una injusticia manifiesta". Matute (Bildu) califica de "jarro de agua fría" la condena a Otegi y dice que llamarán a la movilización social. Egibar (PNV) ha calificado de "escándalo" la sentencia contra quienes han demostrado "posiciones democráticas y su rechazo de la violencia". Para Mikel Arana (IU-EB) "la sentencia es una noticia nefasta y no ayuda a consolidar la paz". Para González Pons (PP), el Gobierno de España "transmite la sensación de que le incomoda la sentencia" al no celebrarla. Bildu, asegura el portavoz conservador, "es la continuación de ETA y estamos reclamando que se impugnen sus candidaturas al Congreso y al Senado".

La parodia de Alsasua también acabará en la Audiencia Nacional

La Fiscalía del Estado está a la espera de recibir un informe policial y además deberá decidir si admite a trámite las denuncias de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y del sindicato ultraderechista 'Manos Limpias', contra la alcaldesa de Alsasua, Garazi Urestarazu (Bildu), por su "cooperación necearia" en un desfile vecinal donde se parodiaba al Rey de España, la Guardia Civil, las policías Nacional y Autonómica, las bandas ultraderechistas y la Justicia.

El portavoz de Bildu en Navarra, Maiorga Ramírez, ha denunciado este viernes que el "circo mediático" en torno al desfile, que en su opinión sólo busca "ensuciar la buena labor" de la coalición abertzale en Alsasua. En su opinión, "este tipo de persecuciones tienen más que ver por quién está en la alcaldía que con el hecho en sí".

 

{youtubejw}ecR2dGOO66s{/youtubejw}

Territorio: