Empate sin brillo y reivindicación de una 'Grada Joven' en El Sardinero

Redacción
| 11.04.2011

bolado_levanteEl Racing empató este domingo ante el Levante en el partido correspondiente a la 31ª Jornada de Liga. Los cántabros de adelantaron con un gol en propia puerta de Nano y recibieron el gol del empate cuando el partido agonizaba, tras un grave error de Torrejón en el despeje. Desde la grada, a iniciativa de Juventudes Verdiblancas, se reivindicó la creación de una 'Grada Joven' para la temporada que viene.

Poco fútbol el que se vivió en los campos de Sport del Sardinero. Frente a frente dos equipos que se medían con la seguridad que los últimos resultados cosechados les otorgaban. Ambos conjuntos llegan a estas alturas de la temporada situados en el ecuador de la tabla y necesitando apenas una victoria para materializar la permanencia. El Levante llegaba a Santander muy mermado por las bajas, en forma de lesiones y acumulación de tarjetas, incluyendo a su delantero estrella, Felipe Caicedo, y gran parte de su defensa titular.

El Racing salió algo más entonado que el equipo levantino, presionando arriba, con movimientos incisivos de los puntas e incorporaciones por los laterales, pero al poco lo que se impuso fue el sopor y la falta de intensidad. La conexión entre Munitis y Gio fue uno de los principales activos en el ataque santanderino, pero sin llegar a culminar ninguna jugada. Precisamente la primera ocasión seria del partido estuvo en las botas del delantero uruguayo del Levante, Christian Stuani, tras una gran jugada de Asier Del Horno.

Cuando el Levante comenzaba a hacerse con el control del centro del campo tuvo lugar la jugada del primer gol. Cisma cuelga un balón largo para Giovani y cuando el defensa granota, Nano, trata de despejarlo, desvía el esférico por encima del portero Reina, quien se encontraba en plena y mal medida salida. Corría el minuto 32 de partido y el Racing se encontraba con un gol que podía significar su tercera victoria consecutiva. Así se llegó al descanso, con la excepción de una acción aislada a balón parado, en la que Toño tuvo que intervenir.

Al poco de comenzar el segundo periodo el Racing dispuso de una doble ocasión, al rematar Colsa fuera un rechace tras disparo raso de Giovani. Los jugadores parecieron contagiarse de una especie de complacencia que a la postre resultaría fatal. Los valencianos se hicieron con el control del partido ante unos locales que ya veían el partido y la permanencia consumados.

La lesión del canterano Iván Bolado, que cuajó un buen partido dentro de la tónica general del equipo, conllevó la entrada de Adrián en el campo, situándose en la banda y adelantando la posición de Munitis para asociarse con Giovani y poco después con su sustituto, Ariel.   

Sin lugar a dudas, no fue la tarde de los centrales racinguistas. Mientras el canterano Osmar suma minutos con cuentagotas, Henrique y Torrejón volvieron a dar muestras de su más que discutible rendimiento durante todo el partido. Si en el primer tiempo fue el brasileño quien tuvo acciones desafortunadas, tanto en defensa como en ataque, en el segundo tiempo, y ya van demasiadas esta temporada, iba a ser Torrejón el desgraciado protagonista. En el minuto 89 el central catalán no acertó a despejar un centro inofensivo y el balón terminó cayendo en los pies del delantero levantinista Rafa Jordá, que con un potente tiro coló el balón entre las piernas de Toño.

Decepción para los chicos de Marcelino, que sin haber hecho un gran partido ni ser superiores a su rival, tuvieron el partido ganado y, por culpa del bajón físico de los últimos minutos y por una pifia defensiva, se quedan con un punto que les obliga a lograr otra victoria para poder empezar a planear la temporada próxima sin distracciones. Eso si la situación de impago a varios jugadores de la plantilla se lo permite.

Reivindicación de una 'Grada Joven'

A través de un pasacalles previo, pancartas y una reunión de varias peñas durante la segunda parte en la curva norte con mayor animación, un sector de la afición cántabra reivindicó una 'Grada Joven" en el Sardinero. Esta demanda, que ya viene de largo, conoció un impulso en el partido frente al Levante, gracias a un pasacalles reivindicativo que, organizado por las 'Juventudes Verdiblancas', recorrió las calles de Santander desde la Fuente de Cacho hasta el Sardinero en la hora previa del partido, con el objetivo de "dar a conocer tanto al club como a la masa racinguista lo que el Sardinero se está perdiendo al carecer de una grada de animación similar a la de la mayoria de clubs del estado". 

El proyecto de crear un espacio de animación conjunto en el Fondo Norte, para las peñas y los aficionados más animados, fue transmitido al club hace años sin haber obtenido una respuesta satisfactoria, por lo que los hinchas racinguistas han optado por recuperar esta vieja reivindicación deseosos de que pueda llevarse a cabo y El Sardinero vuelva a ser un campo donde los aficionados lleven en volandas al equipo. Socios de 'Juventudes' consultados han querido "dar las gracias a la gente que colaboró" y comentar que van a continuar con las movilizaciones: "nosotros vamos a seguir luchando por conseguir una grada joven". Está previsto que en los próximos partidos en casa (seguramente en el partido contra el Málaga), además de la tradicional 'Operación Kilo' que recoge alimentos para la Cocina Económica, lleven a cabo una recogida de firmas "y esperamos que la gente responda como mínimo de la misma manera que ayer".