Empate a nada en El Sardinero

M. M. R. Redacción.
| 12.09.2011

alvaro_despeja_racingPartido aburrido, sin ritmo, sin juego, sin ocasiones, sin nada, el que se ha podido ver esta tarde en los Campos de Sport del Sardinero. En un estadio desangelado, debido en parte al horario, y sobre todo a la poca ilusión que genera el actual equipo racinguista inmerso en una situación complicada en lo deportivo, y en lo extradeportivo más aún , parecía que ambos equipos estaban echando la siesta cuándo ya habían saltado al terreno de juego.

Los primeros minutos hacían intuir lo que sería la tónica de la primera parte: dos equipos viviendo del orden atrás, sin arriesgar absolutamente nada, incapaces de hacer peligro con el balón, y que protagonizaron un solo tiro a puerta por cada bando en este primer tiempo. Por parte del Racing un tímido disparo de Stuani desde la frontal del área a las manos de Munúa, y por parte del Levante, una falta al borde del área que lanzó Barkero con el guante que tiene en su zurda, y que paró bien Toño abajo. Con solo estas dos llegadas destacables, y con Osmar viendo una tarjeta amarilla por una entrada a destiempo, se acababa el primer acto.

Empezaba la segunda parte y parecía que lo hacía de distinta manera, con un mayor ritmo en el partido, nada de calidad, pero sí dos acercamientos peligrosos del Racing, más debidos a los fallos defensivos de la veterana defensa levantinista, que al juego realizado por el equipo cántabro. Primero, a los 2 minutos de la reanudación, una falta de entendimiento entre Ballesteros y el portero del conjunto valenciano Munúa, propiciaba que Acosta se hiciese con un balón suelto al lado de la portería visitante, pero al final el propio Ballesteros conseguía arrebatarle la pelota, en lo que algunos entendieron que podía ser penalti. Y solo dos minutos después, Cisma mandaba un pase para Acosta dentro del área, que recortó a Ballesteros, se quedó delante de la portería escorado a la izquierda, pero su lanzamiento se marchó por encima del arco visitante.

A partir de ahí parecía que el Racing quería imponer un mayor ritmo y hacer valer su condición de local para intentar llevarse los 3 puntos, pero fue un espejismo de unos 10 minutos, puesto que después volvía la misma tónica anodina de la primera mitad.

Así transcurrió este segundo acto sin nada importante a reseñar, a parte de un disparo lejano de Adrián que se marchaba cerca del palo de la portería defendida por Munúa, hasta que a falta de 10 minutos para el final del partido, Diop veía la segunda tarjeta amarilla y era expulsado del terreno de juego.

En esos últimos 10 minutos el Levante intentó acercarse un poco más a la portería de Toño, pero solo lo consiguió en el minuto 87 mediante un disparo de El Zhar desde la frontal, que despejó brillantemente el portero racinguista.

Así se llegó al final de este insulso partido entre dos de los claros favoritos al descenso esta temporada, dónde lo más destacable fue el homenaje que la escasa afición que acudió al Sardinero le brindó a Pinillos antes del comienzo del encuentro, y los aplausos y cánticos que se llevó Juanjo Cobo “el bisonte de La Pesa”, cuando se anunció por los videomarcadores su triunfo en la Vuelta Ciclista a España.

Reseñar también que a la finalización del encuentro, se escucharon cánticos en contra de Pernía provenientes desde el sector más animoso del Sardinero, la recuperada “Gradona de los Malditos”.