Viviendas desocupadas: moción de ACPT para garantizar el derecho a la vivienda y otras experiencias

Adrián G. Gómez. Redacción
| 27.01.2014

La crisis económica y social en la que estamos inmersos ha acentuado uno de los más incoherentes y paradójicos problemas del sistema: existen demasiadas viviendas vacías y cada vez más personas que no pueden acceder a una. En Cantabria hay actualmente alrededor de 50.000 casas desocupadas y casi 75.000 segundas residencias inutilizadas durante gran parte del año. Los desahucios se han multiplicado por cuatro desde 2007 y la cantidad de personas y familias sin techo no deja de aumentar. 

Para intentar solventar esta problemática en su municipio (solo en Torrelavega hay cerca de 4.000 viviendas vacías, un 15% del total), ACPT ha presentado una moción para la “sanción de los inmuebles permanentemente desocupados propiedad de entidades financieras y otras grandes empresas”.  El proyecto pretende elaborar y aprobar un Plan Municipal de Vivienda que trabaje para paliar esta problemática y unos Programas de Inspección que detecten inmuebles en situación de permanente desocupación, priorizando aquellos que sean de entidades financieras y otras grandes empresas. Bajo amenaza de multa, estos grandes propietarios deberían dar salida a sus viviendas en un plazo determinado.

Otro punto importante en la moción de ACPT es instar al Gobierno de Cantabria a “emprender acciones en este ámbito con la misma finalidad” y a aumentar los recursos de las administraciones locales para hacer frente a la problemática y hacer que se cumpla el artículo 47 de la Constitución Española referente al derecho de toda la población a tener acceso a una vivienda digna.

Obra Social de la PAH: un paso más

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha invertido mucho tiempo y trabajo en este ámbito. Tras negociar con cajas y bancos para que aplicaran la dación en pago, intentar lograr justicia en los tribunales, tratar de cambiar la ley en Congreso y agotar todas las vías judiciales y administrativas; decidió dar un paso más y crear la campaña Obra Social, que ha realojado en todo el Estado ya a más de 700 personas. La práctica de esta campaña es la reapropiación por parte del pueblo de viviendas vacías en manos de bancos y cajas, haciendo que las personas sin recursos tomen un derecho que este sistema les niega, priorizando el derecho a la vivienda al de la propiedad privada.

La Obra Social de la PAH cumple un triple objetivo, pues además de dar una función social a viviendas vacías, presiona a las entidades financieras para que acepten la dación en pago y fuerza a las administraciones públicas para que tomen partido y resuelvan el problema garantizando a todas las personas el derecho a una vivienda.

Otros proyectos de reapropiación de espacios

Otros proyectos interesantes y cercanos, estrechamente vinculados a la liberación de espacios y reapropiación de inmuebles vacíos, son los casos de Errekaleor y Erribera13, ambos en en País Vasco. 

Errekaleor es un barrio fantasma situado en Gasteiz, en el cual, de las 192 viviendas que hay, solo 28 están habitadas. Esta situación es el resultado de un proceso iniciado por el Ayuntamiento para derribar la zona. Por ello, se inició un plan de realojamiento de los vecinos del barrio sin tener en cuenta la voluntad de muchos de estos. Al no haber un consenso entre los últimos inquilinos y las instituciones, el plan de derribo ha quedado apartado y Errekaleor, prácticamente vacío. 

Ante esta situación, un grupo de estudiantes universitarios decidió dar un uso a las edificaciones vacías de este barrio olvidado. Así, se han rehabitado varios pisos y se ha iniciado un proceso de reactivación social junto a los vecinos que aún quedan. El objetivo del proyecto es que cualquier persona sin recursos pueda trasladarse allí y trabajar para conseguir un movimiento vecinal participativo y democrático.

Erribera 13 es un edificio del Casco Viejo de Bilbao que fue “liberado” de su abandono por el colectivo Bilbao2013. Es un proyecto que no se ciñe exclusivamente a la problemática de la vivienda, pues trabaja también otros ejes como la formación, el ocio alternativo no consumista o el autoempleo. 

El colectivo ha explicado que esta iniciativa surge para reivindicar el derecho de todas las personas a la cobertura de las necesidades básicas y rechazar el derroche de dinero público en “infraestructuras faraónicas para satisfacer intereses económicos privados”.

Y como estos, hay otros muchos ejemplos por todo el mundo de experiencias de okupación como respuesta a un problema del que las instituciones se inhiben.  

Territorio: