STEC y FAPA coinciden en denunciar los recortes en la Educación Pública y el aumento de conciertos a la Privada

Diegu S. G.
| 23.03.2014

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria (STEC) planteará a la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública de Cantabria movilizaciones inmediatas ante el total desacuerdo con la Consejería de Educación acerca de las plantillas de Educación Infantil. El STEC valora muy negativamente las dos reuniones mantenidas la pasada semana con la Administración educativa autonómica (una “tormentosa” reunión de la Mesa Sectorial con presencia del Consejero y una Mesa Técnica con la Directora General de Personal), en las que no se ha producido “ningún avance significativo” en torno al polémico asunto de las supresiones (38) de puestos jurídicos (plazas para maestros que se deben ocupar por funcionarios de carrera definitivos en ellas) en el citado tramo de Educación Infantil.

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Cantabria (FAPA), por su parte, ha manifestado su preocupación por este hecho. A su vez, ha anunciado que remitirá estos días a la Consejería de Educación una solicitud para que las aulas de dos años vuelvan a estar atendidas durante toda la jornada lectiva por un maestro y un técnico, tal y como se recogía por decreto hasta el curso pasado, cuando se modificó la normativa para que en estas aulas estuviera a jornada completa únicamente el técnico, reduciéndose la presencia del maestro a tan solo dos horas. Los padres y madres representados por FAPA Cantabria quieren hacer llegar al Consejero de Educación la profunda preocupación que este tema sigue produciéndoles, considerando que la consejería no está atendiendo adecuadamente las necesidades de sus hijos.

El consejero "ha apostado por potenciar la red privada en detrimento de la pública"

El STEC, que venía manifestando su rechazo a las supresiones de Educación Infantil desde que tuvo acceso al documento de la Consejería en el que se detallaban las mismas, pasó a mostrar su “más absoluta indignación” al hacerse público que la Consejería piensa ampliar conciertos con la red privada el curso próximo.

Este sindicato tilda esta política de “auténtica provocación”. En su opinión, el Consejero debería de explicar a la sociedad cántabra “cómo es posible que mientras que se están suprimiendo casi 40 puestos de Educación Infantil, se esté aumentando el dinero destinado a la enseñanza privada, ampliando conciertos educativos con colegios que en su mayoría pertenecen a órdenes religiosas.

Este sindicato señala que la Consejería de Educación, con Miguel Ángel Serna a la cabeza, está llevando adelante una política sistemática “de acoso y derribo” a la Educación Infantil pública, materializada este curso en la reducción a un tercio de la presencia del docente en las 162 aulas de 2 años, y que el curso próximo se concretará en la desaparición de casi cuarenta puestos docentes completos en el resto de la Infantil. Todo ello, además, en un contexto en el que no decrece el número de familias que escogen la enseñanza pública, sino al revés: desde hace diez años aumenta en Cantabria el número de alumnos que se matricula en los colegios públicos.

La imposibilidad de cambiar esta política mediante el diálogo en las mesas que se han convertido en una mera formalidad legal, la ausencia de una negociación real y la certeza de que el consejero ha apostado por potenciar la red privada en detrimento de la pública, nos llevarán a plantear en la próxima reunión de la Plataforma (martes 25 de marzo) la aprobación de un calendario inmediato de movilizaciones.

FAPA se posiciona en defenda de las aulas de 2 años y contra los conciertos

FAPA Cantabria considera que para que la estancia en el aula de niños de tan solo dos años sea "realmente educativa" es necesario que se sientan "acogidos, queridos, aceptados, seguros y tranquilos". Para conseguir todo esto consideran "necesario" el trabajo coordinado y a jornada completa de estos dos profesionales: técnico y maestro. Con el actual modelo, que ha eliminado el puesto de maestro, es "prácticamente imposible" quese pueda responder a las necesidades afectivas, de higiene y de seguridad de dieciocho niños de dos años.La Federación cree que esta medida está siendo el "paso previo" para eliminar un tramo educativo, el del primer ciclo de Educación Infantil, que no se considera obligatorio, favoreciendo la privatización de esta etapa.

La Federación también ha manifestado su "sorpresa"al haberse hecho público que la Consejería piensa ampliar conciertos con la red privada el curso próximo en centros como el Torrevelo. La Federación defiende que los recursos públicos deben ir destinados a sostener el sistema público de enseñanza, que es el único que acoge a todos los alumnos sin discriminarlos por su género, origen social, étnico o nacionalidad.

Finalmente FAPA Cantabria quiere denunciar el retraso "burocrático" que se está produciendo en la incorporación al Consejo Escolar de Cantabria de sus nuevos representantes.

Territorio: