STEC, CCOO y UGT apoyan las movilizaciones de padres y estudiantes convocadas esta semana en Cantabria

Redacción.
| 17.10.2012

FAPA"Serna y Wert se quedan sin argumentos y desautorizados, ante el rechazo de toda la comunidad educativa a sus políticas retrógradas y privatizadoras", señalan los sindicatos.

Nuevos actos reivindicativos vienen a sumarse esta semana a la oleada de protestas que, desde el curso pasado, se vienen desarrollando en defensa de la Enseñanza Pública. En esta ocasión son, la convocatoria de diversos actos de protesta por parte de organizaciones de estudiantes y el llamamiento de la CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos), a nivel estatal y de su asociación representativa a nivel autonómico, FAPA Cantabria a “las familias para que realicen el día 18 de octubre una huelga de padres y madres, consistente en vaciar los centros educativos de todo el país, no llevando a nuestros hijos e hijas a dichos centros para defender sus derechos”.

Las convocatorias no pueden estar "más justificadas", enfatizan: “otra ley de educación sin consenso, más tasas y más altas, sin becas ni ayudas, sin profesores, sin libros de texto, sin comedor escolar, más centros cerrados, más alumnado que se queda por el camino, menos y peor presente, y una juventud sin un futuro digno” hacen que -en palabras de FAPA Cantabria- “sobren los motivos para vaciar los centros”.

Es por ello que la representación del profesorado que constituye una amplia mayoría de la Junta de Personal Docente de Cantabria (STEC, CCOO y UGT) apoya estas movilizaciones protagonizadas, esta vez, por padres/madres y alumnado y hace un llamamiento a los docentes de los Institutos Públicos para que apoyen a los estudiantes en los actos que tengan previstos para el día 18 en los respectivos centros educativos (asambleas, concentraciones, .. etc) y ayuden a explicar la convocatoria de huelga de CEAPA y FAPA Cantabria, a las familias de sus centros.

Los "exabruptos" del ministro Wert (tildando de organización de extrema izquierda a quien representa a más de 12000 asociaciones de Padres, como es el caso de CEAPA) y del consejero Serna (achacando las protestas a los sindicatos de izquierda), a los que ya "nos tienen acostumbrados", no pueden ocultar ya el rechazo generalizado que provocan su forma de actuar y su política educativa que, de no ser por la oposición clara de toda la comunidad educativa, nos llevaría "a los momentos más oscuros sufridos por la educación de este país en el siglo pasado".