Una semana de actos para recibir un buque de guerra

Redacción
| 24.03.2011

3581532978_57ab8a30d2_oLa Armada española ha programado durante los próximos días una serie de actos para celebrar la llegada a Santander de un buque de aprovisionamiento que ha costado cerca de 225 millones de euros y que llevará por nombre "Cantabria" a iniciativa del actual Presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla. El acto central se celebrará mañana viernes 25 de marzo, con la entrega al buque por parte del Gobierno de Cantabria de la “bandera de combate”. Además, se realizará un izado de la Bandera del Reino de España en Puertochico, un desfile, un ciclo de conferencias en el Ateneo de Santander, una exposición en el Palacete del Embarcadero y un concierto de música militar en la Plaza Porticada. Algunas organizaciones denuncian "el hastío de militarismo español” que vienen imponiendo las instituciones autonómicas y critican que en la situación económica actual se estén “dedicando esfuerzos a éste tipo de cuestiones”.

Según ha explicado acerca de la entrega de la “bandera de combate” el comandante de navío al frente de la Comandancia de Marina de Santander, Francisco de Paula Romero, es un “honor recibirla y tenerla, y representa para todas sus dotaciones el símbolo de la Patria y el privilegio y honor de defenderla”.  El regionalista Vicente Mediavilla ha afirmado que la entrega de la bandera es “la culminación de un anhelo para que un buque de la Armada lleve el nombre de Cantabria”. Por su parte, Miguel Ángel Revilla se ha mostrado ''orgulloso'' de que el mayor buque de la Armada española lleve el nombre de Cantabria y ha reconocido que conseguirlo ha sido una “obsesión personal” desde que llegó a la presidencia.

La última legislatura del PRC-PSOE ha sido en la que más actos de ostentación militar y nacionalismo español se han organizado desde la muerte de Franco. Comenzó con la organización de un partido de la Selección Española de fútbol contra Estados Unidos, para el que se regalaron más de 5.000 entradas, según indica la Federación Española de Fútbol, e incluso el Diario Montañés reconocía "Poca expectación en la llegada de la selección nacional a Cantabria. [...] O la gente está harta de fútbol después de un año de tanto Racing o es que esta selección no interesa. De otra forma no se explica que ayer apenas un centenar de personas (incluyendo aficionados, policías, periodistas, trabajadores del aeropuerto, taxistas y algún viajero), se acercase para recibir al equipo español". Aprovechando el evento, cazas militares sobrevolaron la capital cántabra. Tres meses más tarde se organizaba un desfile con motivo del Día de la Guardia Civil, y en mayo, Santander era literalmente "tomada" para la celebración del Día de las Fuerzas Armadas españolas, previa colocación de una enorme bandera española en la rotonda que aún lleva el nombre preconstitucional de "Matías Montero", la cual volverán a izar en esta nueva "visita".

Revilla solicita además la instalación de una unidad militar en Cantabria

Durante estos eventos, Revilla aprovechó para solicitar a Carme Chacón, Ministra de Defensa, "que se tenga en cuenta a Cantabria" si se creara una nueva unidad militar, pues "se trata de una añoranza de los cántabros". Desde la Coordinaora Antifacista de Cantabria se le invitó a "corregir ese defecto populista" de hablar en nombre del conjunto del pueblo cántabro, rechazándose la intención del Presidente Autonómico porque "el ejército no fue depurado tras el franquismo y está plagado de neonazis, lo que provoca un aumento exponencial de  actividad y agresiones de tipo fascista allí donde se instala una unidad militar española", cuyo caso reciente más dramático fue el asesinato de Carlos Palomino por un militar profesional en Madrid. Militantes de la plataforma antifascista consultados por el diario han señalado que la inauguración del buque es un nuevo "despropósito” por parte del Gobierno de Cantabria, ante una situación económica que “no exige actos de exaltación del militarismo y la guerra” sino atender a los “verdaderos problemas de la gente, como el desempleo, la emigración juvenil y la precariedad laboral”. Además, han matizado que el anhelo de un buque con el  nombre de Cantabria ha sido una “pretensión únicamente de aquellos cuyo proyecto político pasa por construir buques de guerra” y no un “anhelo de todas y todos los cántabros” que “no hemos sido preguntados” y nos hemos encontrado ante una clase política que “habla en nuestro nombre sin la más mínima vergüenza”. Al mismo tiempo, ha llamado a ignorar los actos organizados por la Armada española con el apoyo del Ayuntamiento y Gobierno.

"Poca expectación en la llegada de la selección nacional a Cantabria. [...] O la gente está harta de fútbol después de un año de tanto Racing o es que esta selección no interesa. De otra forma no se explica que ayer apenas un centenar de personas (incluyendo aficionados, policías, periodistas, trabajadores del aeropuerto, taxistas y algún viajero), se acercase a Parayas para recibir al equipo español"

Territorio: