Santander vuelve a tomar la calle

Patricia Manrique (Diagonal)
| 16.10.2011

15_O“Estoy aquí porque hay que estar porque hemos llegado al colmo en este país y en el mundo. Los capitalistas nos hacen la pascua y los políticos profesionales están a su servicio”, explica Alfredo Bolado, de 75 años. Tamara De la Rubia, de 34 años, con su bebé en brazos cuenta que participa en la manifestación “porque nos están tomando el pelo y tengo una niña pequeña y no quiero ni pensar lo que la espera”. Monti Montenegro, de 46, afirma que está indignado “porque no tenemos nada que hacer como pueblo, todo lo dominan los mercados financieros y los políticos corruptos”. Junto a ellos, unas 3.500 personas de todas las edades y condiciones han vuelto a tomar las calles de Santander secundando la jornada de protesta global.

La manifestación ha sido la culminación de un día que empezaba con una “Intizada” –sesión de pintadas con tiza en la Plaza Porticada/15-M y seguía con “una comida de traje” (“traje tortilla”, “traje arroz”…). Lemas como “Nos están robando el mundo”, “Cada muerte por hambre es un asesinato”, carteles de “Se vende derecho social seminuevos” o “Luchamos o nos dejan en pelotas” y hasta citas de filósofos como Castoriadis (“Yo no quiero cambiar a la humanidad. Quiero que la humanidad cambie”) han salpicado la marcha de Puertochico al Ayuntamiento.

El único incidente de la jornada, que ha discurrido en un ambiente lúdico, ha sido protagonizado por la policía que, quizá confundida con el carácter alegórico de la “Intizada”, ha procedido a identificar a un manifestante por pintar con tiza en el Ayuntamiento, a lo que la gente ha respondido rodeándolos y coreando, una vez más, “estas son nuestras armas”.

Tras la lectura del comunicado, se ha abierto al micro para dar paso a la libre participación ciudadana.

 

[Información extraída de Diagonal]