Regüelta aboga por "no participar en la farsa electoral del Estado y los mercados", priorizando el trabajo asambleario de base

Redacción.
| 11.11.2011

cartel_eleicionisAnte las próximas elecciones al parlamento y senado del Estado español, Regüelta, la organización juvenil de la Isquierda Cántabra, llama a los trabajadores y trabajadoras del país a "no participar en la farsa electoral del Estado español y los mercados", a no legitimar "el sistema que oprime y sangra a nuestra clase y a nuestro pueblo".

La organización juvenil revolucionaria pone de manifiesto que el sistema sociopolítico estatal "no ofrece unas garantías mínimas democráticas", pues "impide y condiciona la participación política de las opciones transformadoras". Señalan que aunque los principales partidos "al servicio de la oligarquía" aparezcan cada cuatro años "para pedirnos el voto y mantener sus privilegios", la supuesta democracia con "grandes campañas mientras nos piden que hagamos esfuerzos ante la situación económica" no es más que "un circo".

Por ello, aseguran que no participarán "en su farsa" sabedores de que "Cantabria no decide su futuro, porque los resultados están dados", en referencia a que vencerán "los de siempre", los mercados, los recortes sociales y la reforma laboral. En especial, los y las jóvenes, tendrán "que soportar el peso de una crisis que no hemos provocado", protestan. Las mujeres seguirán "sufriendo la precariedad y la opresión de un sistema que integra el machismo en sus propias estructuras, que no plantea soluciones sino parches y que no ataca al problema del patriarcado de raíz sino que se sirve de él". Además, el actual estado constitucional español "no permite ni permitirá que el pueblo cántabro decida libremente sobre su futuro, sobre la forma en que quiere organizarse".

Por ello, junto a otras organizaciones de la Isquierda Cántabra, viene apostando desde hace trece años "por el trabajo de base y asambleario", por la construcción "de un movimiento cántabro de liberación nacional, social y de género, como única garantía para alcanzar un marco verdaderamente democrático y popular para Cantabria". En ese sentido, consideran "prioritario" generar y recuperar "espacios de autoorganización social democrática, como los concejos", que son clave en el autogobierno local y comarcal.

Finalmente, desde Regüelta, frente a "su farsa electoral" apuestan "por la abstención activa, la autoorganización y el asamblearismo". Señalan que "es necesario seguir trabajando" para construir desde la base "una verdadera democracia para Cantabria", creando "poder popular que resida en las trabajadoras y trabajadores de esta tierra".

Territorio: