Protestas contra la concesión de la medalla de honor a Durao Barroso en la UIMP

Marcos M.R.
| 16.06.2014

Alrededor de 40 personas se concentraron ayer en las cercanías del Palacio de la Magdalena en protesta contra la entrega de la medalla de honor al aún presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, por parte de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). Los concentrados respondieron a la convocatoria de la Asamblea Cántabra por las Libertades y Contra la Represión 'Libres'. En la protesta participaron miembros de más movimientos sociales, como la PAH.

La responsabilidad de Durao Barroso en la guerra de Irak de 2003 y las políticas "austericidas" que desde la Unión Europea se han practicado en los años en los que el portugués es presidente de la Comisión eran dos de las razones fundamentales por las que se convocó el acto de repulsa a la entrega de la distinción  por parte de la UIMP.

Así lo expresó Libres en un comunicado redactado para la ocasión, en el que, por un lado, se recordaba que Durão Barroso “fue el anfitrión de la infame foto de las Azores y uno de los responsables del ataque ilegal contra Iraq” y, por consiguiente, “tiene tras de él y su conciencia más de una década de destrucción masiva, de crímenes, y de sufrimiento humano injusto en Iraq”. Mientras que por otra parte se afirmaba que La Comisión Europea que ha presidido Durão Barroso “ha configurado, con el BCE y con el FMI, el instrumento más dañino y antidemocrático que padece Europa desde la Segunda Guerra Mundial: la Troika” que “ha traído a España y a Europa pobreza rampante, gente desahuciada, educación y sanidad públicas disminuidas, reducción de los derechos sindicales, desrregulación y pérdida de soberanía ante el capital financiero”.

Por todas estas razones exigieron a las autoridades de la UIMP “la rectificación de su decisión, que más temprano que tarde pesará sobre sus conciencias y sobre sus currículos, cuando la ciudadanía haga que las instituciones salgan de la burbuja y del desatino en el que están inmersas”. Así mismo en el comunicado se afirmaba que “la medalla de honor de una institución de pretendido prestigio ciudadano y académico como la UIMP, debería de ser el reconocimiento a una trayectoria irrefutable en los campos de la cultura y del saber, a un compromiso contrastado con los valores democráticos, con el ejercicio de los derechos humanos”.

La protesta se desarrolló a varias decenas de metros del Palacio de la Magdalena debido al cordón de seguridad que la Policía española instaló. Precisamente el único incidente se produjo cuando varios agentes trasladaron violentamente hacia donde se encontraban los concentrados a  una mujer de avanzada edad que se encontraba sentada fuera del cordón, para poco después tener que volver a dejarla situarse en donde estaba por órdenes de uno de sus superiores.

Las personas congregadas portaban una pancarta en la que se podía leer “Fuera la troika. La deuda no la pagamos”, además de varias cartulinas individuales con lemas en el mismo sentido que el de la pancarta y también en alusión a la responsabilidad de Barroso sobre los crímenes cometidos durante la Guerra de Irak de 2003.

La gente que acudió a mostrar su rechazo a la entrega de la medalla a Barroso cantó consignas contra el pago de la deuda y exigiendo que el político portugués “diera la cara”. Al acabar el acto oficial tanto las autoridades locales y autonómicas, como el propio Barroso salieron rápidamente escuchando gritos en su contra por parte las personas concentradas.

Territorio: