Exigen anular una liberalización de horarios "que sólo favorece intereses económicos ajenos a Cantabria"

Diegu S. G.
| 01.09.2014

La Unión de Consumidores de Cantabria (UCC) ha emitido una nota de prensa en la que exige que se anule la liberalización de los horarios comerciales impuesta por el Ayuntamiento de Santander porque sólo favorece "intereses económicos ajenos a la ciudad y a la comunidad". Además ha desmentido que la medida responda a una postura mayoritaria, como insiste el Ayuntamiento, porque "ni comerciantes, ni sindicatos, ni consumidores la queremos ni la hemos pedido”.

Este fin de semana se ha estrenado esta medida de la Corporación Municipal del PP. Los pequeños establecimientos mantuvieron su postura de no abrir, sólo algunas franquicias lo hicieron y los supermercados cerraron durante la tarde. Fueron las grandes superficies (El Corte Inglés y Carrefour), que registraron una buena asistencia por la mañana, las grandes beneficiadas de esta medida.

Francisco Bautista, portavoz de UCC, ha argumentado que la decisión municipal tendrá consecuencias "negativas y contrarias a los intereses de los usuarios" por "aniquilar" al comercio de proximidad, "exterminar" la competencia en canales cortos de distribución y "suplantar" el modelo de ciudad, característico de nuestro país, por otro distinto y ajeno a nuestras costumbres sociales. Además, la distribución de productos quedará en manos de tres o cuatro empresas que impondrán sus productos y controlarán los precios, a despecho de la libertad de competencia, la libre concurrencia de servicios y la variedad de ofertas y servicios.

CCOO y UGT se concentraron ante la Delegación de Gobierno ante lo que consideran una "invasión de competencias cántabras"

Ambos sindicatos consideran la liberalización de horarios y las aperturas dominicales “una auténtica quiebra social para la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores de un sector que ya tiene de por sí verdaderas dificultades para ello”. En su opinión, la decisión adoptada por el Ayuntamiento de Santander y el propio decreto-ley del Gobierno español “es una absoluta invasión de competencias anteriormente reguladas en la Comunidad Autónoma de Cantabria en lo referente a las aperturas dominicales”.

Equo Cantabria participó en la concentración, apoyando el pequeño comercio

La Asamblea de EQUO Santander señaló que abrir más horas no incrementa las ventas del pequeño comercio, sino que aumenta los costes y perjudica la vida familiar del pequeño empresario y de los trabajadores. Por ello, pidieron a Íñigo de la Serna que dé "marcha atrás" y "empiece a defender los intereses de sus ciudadanos y no los de las grandes empresas".

'Podemos Santander' apoya las protestas del pequeño comercio y manifiesta su rechazo a la medida

Desde el Círculo de Podemos, que ha cuestionado que una encuesta del Ayuntamiento suponga una "participación real", consideran que esta medida, lejos de suponer un aumento de las contrataciones laborales, provocará que las grandes superficies se aprovechen de las condiciones de precariedad laboral y que los pequeños comercios no puedan afrontar nuevas contrataciones.

Territorio: