¿A dónde van los sueldos y demás ingresos de los políticos?

Redacción
| 28.04.2011

revillaEn las últimas semanas, algunos de los principales personajes de la política de Cantabria han hecho públicas sus cuentas, llamando a la transparencia y a la vocación de servicio a los ciudadanos. Pero el patrimonio de los políticos ha generado cierto escepticismo, al estar más que alejado de las espectativas generadas en conocimiento de sus sueldos, que ya eran públicos anteriormente. La realidad de los principales políticos de Cantabria confronta con la dificil situación económica que gran parte de la población atraviesa.

La candidata del PSOE a la alcaldía de Santander, Eugenia Gómez de Diego, fue la primera en hacer público su patrimonio. Como directora general del Gobierno de Cantabria, percibe 56.786 € anuales, más 2.798 € en dietas. Posee una cuenta de ahorro para adquirir una vivienda de 36.971 €, ya afirma no tener ningún inmueble en propiedad.  Además, tiene repartidos poco más de 15.000€ en dos cuentas en Caja Cantabria y Deutsche Bank. En la mutualidad de la abogacía, tiene 4.600 €. Por último, tiene acciones en el Banco Santander por valor de 14.964 €, en Telefónica por 2.179 € y 9.020 € en deuda pública del Gobierno Catalán. Su coche es un Seat Ibiza con 8 años de antigüedad.

Su compañera de partido y vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Dolores Gorostiaga, también hizo público su patrimonio. Gorostiaga afirma cobrar un sueldo bruto de 62.458 €, a lo que hay que sumarle las dietas del Parlamento de Cantabria por valor de 6.797 €. Reconoce poseer una finca urbana en Piélagos por valor de 42.004 € que recibió a través de una herencia y una finca rústica en Salcedo valorada en 1.609 €. Además, tiene una cuenta de ahorro en Caja Cantabria con 6.053 €, un Plan de Pensiones en la misma entidad con 28.492 € y un crédito en Caja Cantabria que asciende a 60.000 €. Su patrimonio es importante, pero no especialmente extenso si tenemos en cuenta que Dolores Gorostiaga lleva ocho años siendo vicepresidenta de la Comunidad Autónoma de Cantabria, cobrando un sueldo superior a los 60.000 € brutos y que además, fue diputada en Cantabria durante dos años, en los que cobró más de 30.000 € anuales, a lo que hay que sumar lo que percibió como diputada en las Cortes durante el periodo 1993-1996 y como senadora entre 1996 y 2000. Ha causado cierta extrañeza el escaso patrimonio de la vicepresidenta Gorostiaga, que posee bienes que podría haber adquirido en un periodo más breve de tiempo.

Sorprende especialmente el patrimonio reconocido por el Alcalde de Santander, Íñigo de la Serna. Posee una vivienda que adquirió por unicamente 12.840.000 pesetas (77.000€) en 1997, con la burbuja inmobiliaria hinchada. Además, tiene el 50% de una vivienda valorada en 160.500 €, del que le quedan 31 de hipoteca por pagar. De la Serna tiene además fondos de inversión por 7.467 € y una cuenta corriente en Caja Cantabria con 9.184 €. Su coche era de su padre, y según ha publicado el Alcalde en su blog, su valor actual es anecdótico. Su patrimonio ha suscitado polémica ya que cobra como alcalde de Santander, 63.360 € anuales.

Por el momento, el último político en desvelar su patrimonio ha sido el actual Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. En la actualidad, Revilla ha explicado que cobra 59.534 € brutos anuales como Presidente de Cantabria, a lo que hay que sumar 6.700 € en dietas. La retribución por su participación en programas televisivos, que suele ser de unos 2.300 € o 2.500 €, va, según Revilla, “íntegramente” a instituciones benéficas de Cantabria. Revilla posee una casa en la urbanización “La Mina” de Puente Arce, que le costó 50.000 €. El presidente cuenta también con un apartamento en Suances con un valor catastral de 36.000 €, que Revilla sitúa en 80.000 a precios de mercado. Revilla tiene aproximadamente 75.000€ en acciones en diferentes empresas, entre las que destaca el Banco Santander. Tiene también imposiciones a plazo fijo en el Banco Santander, La Caixa y Sabadell Atlántico por valor de 48.000 euros, y cuentas corrientes con unos 10.000 euros. Tiene, por otra parte, un seguro de vida, cuyas aportaciones Revilla estima en 50.000 €. Por último, posee un vehículo de marca Peugeot, cuyo valor de mercado, siempre según el propio Miguel Ángel Revilla, rondaría los 6.000 €.

El presunto patrimonio de los políticos sale apenas un mes antes de los comicios autonómicos y municipales y, además de haber generado más "incredulidad y comedia" que confianza, confronta con la realidad de las y los cántabros. En la Cantabria de los más de 47.000 parados, los principales políticos hacen públicas unas cuentas que demuestran que la crisis no trata igual a todos los sectores de la población. La transparencia se sitúa como un valor por encima de la equidad, lo que aún a día de hoy genera controversia en la calle.

Territorio: