Crean una federación de juntas vecinales y concejos para exigir su pervivencia

Redacción.
| 29.08.2012

FIELMRepresentantes de concejos y juntas vecinales de Huesca, Palencia, Burgos y Cantabria se reunieron la pasada semana en Reinosa para plantar cara a lo que calificaron como "el expolio más espantoso sufrido nunca en democracia", acordando las bases de la 'Federación Independiente de Entidades Locales Menores', que considera las pedanías "irrenunciables".

La Ley de Bases del Régimen local planteada por el Gobierno español establece la desaparición de las más de 500 juntas de Cantabria. Recientemente, el presidente de la Federación de Municipios de Cantabria (FMC) y alcalde de San Vicente de la Barquera, Julián Vélez (PP), declaró que "las juntas vecinales, a pesar de la gestión de recursos que realizan algunas de ellas, no tienen cabida en el futuro inmediato".

Sin embargo, estas tradicionales instituciones de autogobierno, creen que el trasfondo de la cuestión es que "los ayuntamientos están al borde de la bancarrota. ¿Cómo puede paliar en parte esa situación? Comiéndose en parte el patrimonio de las juntas vecinales. Eso, por un lado; por el otro, un Gobierno que quiere calmar a los ayuntamientos tras haber anunciado que el recorte también les afectaría a ellos y centrarán la poda en los únicos que no pueden generar déficit por la simple razón de que no nos está permitido hacerlo", en palabras de Ricardo García, concejal de Nestares y uno de los promotores de la federación que ha comenzado a gestarse.

Los concejos y juntas son conscientes de lo complicado de su lucha por sobrevivir, por lo que, afirmaron, es imprescindible crear un movimiento "suficientemente fuerte para plantar cara al Gobierno". Por ello, quieren sumar su voz a otros para armar ese frente común "con el que luchar contra lo que se nos viene encima". "La ley mata a los pueblos y requisa sus bienes", denuncian.

Social-liberales y regionalistas de Campoo d'Emedio se oponen a la medida por "injusta, arbitraria y antidemocrática".

Los grupos social-liberal y regionalista en el Ayuntamiento de Campoo d'Emedio han presentado una moción en contra del anteproyecto, que califican de "injusto, arbitrario y antidemocrático", ya que, según sus portavoces, Bárbara Quevedo y Bernardo González, las entidades locales menores son las únicas listas electorales abiertas donde el vecino elige directamente al candidato.

Para los grupos de la oposición en Campoo d'Emedio se trata de "un golpe mortal a la identidad de los pueblos, forjada durante siglos", ya que los Concejos son muy anteriores a la constitución de los Ayuntamientos. Ponen de relieve, además, que el ahorro económico para las arcas públicas será "nulo" ya que las entidades locales "no reciben ningún fondo ni de la Administración Central ni de la Autonómica". En realidad, denuncian, se prevé confiscar bienes de propiedad comunal desde tiempo inmemorial, que pasarán a ser propiedad del Ayuntamiento.

De las 16 entidades locales menores del Ayuntamiento de Campoo d'Emedio, 7 son Juntas Vecinales y 9 concejos abiertos. Por ello, los grupos municipales del PSOE y PRC han presentado una moción a fin de que el Pleno rechace la disolución o supresión de las entidades locales menores, exigiendo a las Instituciones de Cantabria, especialmente al Gobierno y al Parlamento que, con base en sus competencias, rechacen la eliminación de las entidades locales menores y colaboren al mantenimiento y al correcto funcionamiento de las mismas.

El pasado 13 de julio, ACPT ya presentó en Torlavega una moción en defensa de las juntas vecinales.

Conceju-CNC también hace pública su disconformidad

A través de una nota de prensa, el Conceju también ha manifestado su oposición ante posible desaparición de las entidades locales menores. Para la organización de izquierda cantabrista se trata de "un nuevo ataque a las instituciones democráticas con el pretexto de un mayor ahorro en la Administración Local".

Desde Conceju son "conscientes" que ha existido un "despilfarro generalizado" en las instituciones públicas, pero el ataque de la derecha española se está dirigiendo hacia "los más débiles", las juntas vecinales y los autogobiernos, cuando "en realidad el déficit principal lo provoca el gobierno central, la corrupción y el amiguismo en la creación de 'puestos de confianza' de altos cargos".

La estrategia para Conceju es clara en este sentido: "el PP quiere eliminar al máximo cualquier vestigio de institución democrática y de autogobierno de los pueblos a través de decretos".

Desde Conceju se apoyará la existencia de las Juntas Vecinales porque consideran que se trata de entes que "acercan la política a los paisanos"; no son puestos políticos que están remunerados y es una forma "de que los pueblos gestionen los recursos de propiedad colectiva generando riqueza" y una forma de propiedad "que repercute en el bienestar de los vecinos", en la mayoría de los casos zonas rurales totalmente desfavorecidas.

Territorio: