Cinco centros educativos cántabros vivieron encierros contra los recortes y la LOMCE

Diegu S.G. Redacción.
| 26.04.2013

bernardinoCinco centros educativos cántabros vivieron en la noche del jueves encierros simultáneos en protesta por los recortes y la "contrarreforma" educativa que supone la LOMCE que prepara el Gobierno español. Los centros elegidos fueron los institutos Santa Clara y La Albericia, en Sanander; el Zapatón, en Torlavega; el Bernardino de Escalante, de Laredu; y el colegio Cuevas del Castillo, en Viesgu. Todas las protestas se desarrollaron en un buen ambiente y sin incidentes, a excepción del encierro en el instituto Santa Clara, donde la Policía española intervino a petición del Director, desalojando a medio centenar de personas por la fuerza.

#TomaTuCentro

En Laredu, alrededor de 50 alumnos junto a media docena de profesores, permanecieron dentro del centro desde las 21.30 horas, momento del cierre de las puertas, y durante toda la madrugada en apoyo de la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública y para protestar contra la nueva ley de educación, que calificaban de "manipuladora" y "opresora" en una de las pancartas que colocaron en las vallas del I.E.S. Bernardino de Escalante. "Un pueblo que no sabe leer ni escribir es un pueblo fácil de engañar", afirmaba otra pancarta.

La protesta se desarrolló en un ambiente cálido, y estuvo acompañada de actividades deportivas y culturales. Finalmente, por la mañana, han formado una cadena "abrazando" el instituto como señal de defensa de la Educación Pública. Los estudiantes expresaron su postura de forma clara y contundente: "Pedimos la retirada del anteproyecto de ley y la apertura de un periodo de verdadero diálogo con la comunidad educativa y con todas las fuerzas sociales y políticas".

desalojo_sta_claraLa Policía desaloja por la fuerza el Santa Clara

Los únicos incidentes se produjeron en el I.E.S. Santa Clara de Sanander, donde medio centenar de profesores, alumnos, madres y padres pretendían pasar la noche en señal de protesta. Sin embargo, alrededor de las 9 de la noche apareció una importante dotación de la Policía a requerimiento del Director, Silvino Corada, para desalojar por la fuerza a los presentes, mancando incluso a una menor.

Una de las madres que acudieron al instituto para apoyar el encierro explicó al comienzo de la protesta a los periodistas presentes que había acudido "para luchar por la enseñanza pública". "Tengo un hijo de dos años y me gustaría que tuviera dos profesores en el aula", afirmaba Irene Coterillo en referencia a los planes del Gobierno de reducir la presencia de maestros en esta etapa. José Luis de la Mata, de la asociación de padres del colegio Menéndez Pelayo se mostraba en la misma línea: "Las familias no aguantamos más porque poco a poco estamos perdiendo lo que habíamos ganado".

Según relata Marcos M. R., de la organización juvenil Regüelta que participaba en el encierro, cuando se negaron a abandonar la protesta "los policías nos agarraban por la cara y sacaban a empujones". Según la versión oficial de la Policía reflejada en algunos medios, los agentes "no hicieron uso de la fuerza" para proceder al desalojo y abortar el intento de encierro, pero lo cierto es que ante la actitud de resistencia pasiva que encontraron, respondieron con una actuación violenta, agarrando por la cara y llegando incluso a sacar las porras, como muestran las imágenes. El Colectivo de Estudiantes ha informado de que una menor resultó mancada tras la actuación policial e, incluso cuando los miembros de la comunidad educativa estaban abandonando el centro, continuaron los empujones en la puerta. "Llevaban un gesto y actitud que delataban sus ganas de dar palos", señala otro estudiante.

El STEC muestra su repulsa ante la actuación policial: "quieren criminalizar cualquier movimiento de protesta"

En una nota emitida esta mañana, el STEC se ha mostrado muy crítico con la actuación del Delegado del Gobierno español en Cantabria Samuel Ruiz (PP), por enviar a la Policía a desalojar violentamente el Santa Clara a petición del director del instituto, Silvino Corada, cuya actitud califican de "antidemocrática y vergonzosa".

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza en Cantabria califica de "profundamente autoritaria" la actuación de Samuel Ruiz, "creando de la nada un problema de orden público" donde sólo había "una movilización de carácter simbólico y absolutamente pacífica". En su opinión, la decisión de desalojar por la fuerza a las personas que pacíficamente querían manifestar su apoyo a la enseñanza pública y su rechazo a un "nefasto" proyecto de ley, sólo obedece a la táctica de criminalizar cualquier movimiento social de protesta.

En este sentido, el STEC empieza a estar "profundamente preocupado" al ver cómo la estrategia de la criminalización acompañada de actuaciones policiales más o menos contundentes que el Gobierno del PP viene aplicando a buena parte de los movimientos sociales, se empieza a extender también al sector educativo. En cualquier caso, este sindicato "no se va a dejar amedrentar por actuaciones que se alejan de los estándares más elementales de las buenas prácticas democráticas", y va a seguir "impulsando todo tipo de movilizaciones y animando a toda la comunidad educativa a que siga denunciando los recortes en la enseñanza pública y a que no decaiga en su lucha contra la política de privatizaciones y de ataques al sector educativo público de esta Administración".

EDUP, por su parte, ha denunciado la censura previa de la Policía a las fotos del encierro.