Casa Pound. Fascismo del tercer milenio en Santander

Briega
| 24.09.2014

El día 27 de Septiembre la organización fascista  "Alfonso I" de Santander ha organizado una actividad con distintos grupos nazis, que lleva  el título de  "encuentro de asociaciones y colectivos patriotas", bajo el lema de  "buscando la luz que guie un nuevo despertar". En dicha convocatoria no hay lugar ni dirección. Dicho conjunto de sujetos tienen su local en el barrio de Cazoña aunque es de intuir que no lo celebren en tal espacio por miedo a represalias.

La función de esta noticia es prevenir a todas las personas que pudiesen ser objeto de agresiones por parte de esta gente, pues, al verse reforzados, suelen aprovechar momentos como este para cometer actos de su talla.

Entre los colectivos que vienen se encuentran Hogar Social Zaragoza y Casa Pound de Italia. No es de extrañar tampoco que estos colectivos traigan a más nazis a la ciudad de Santander. Lejos de exagerar ni de darles más importancia de la que tienen, resulta importante estar al tanto ese fin de semana de septiembre.

¿Qué es Casa Pound?

Casa Pound es un grupo italiano de extrema derecha que lleva años utilizando actividades de ocio para fomentar el fascismo entre la juventud. Últimamente, han aparecido en el Estado español grupos y locales que intentan copiar su modelo. El ejemplo más reciente es el centro social nazi en el barrio barcelonés del Clot; también está Proyecto Impulso, establecido en Castelló a finales del año pasado.

Esta hoja explica los orígenes y naturaleza de este autodenominado “fascismo del tercer milenio”:

Antecedentes

A finales de los 70, el Fronte della Gioventù (organización juvenil del histórico partido fascista Movimento Sociale Italiano, MSI) empezó a organizar campamentos para captar a jóvenes. Se abordaron temas como la ecología, el paro juvenil, el derecho a la vivienda. Gracias al señuelo de la música y el deporte, y a las campañas entorno a la vivienda social y contra la especulación bancaria, el movimiento creció y en los 90 se iniciaron las primeras ocupaciones fascistas de casas en Roma, las ocupazioni non conformi. En éstas se organizaban actividades culturales y deportivas.

Historia más reciente

2003. Decenas de activistas ocupan el edificio que toma el nombre de Casa Pound. Su líder es Gianluca Iannone, ex-miembro del Fronte della Gioventù. En la Casa se acogen a familias sin techo, incluso de origen inmigrante. Unos años más tarde, Casa Pound inicia una campaña cada vez más hostil contra la inmigración.

2005. Casa Pound participa en la lista electoral de La Destra, corriente fascista que forma parte de la coalición electoral de Berlusconi.

2006. Casa Pound ingresa en el Movimento Sociale-Fiamma Tricolore (MS-FT), un partido que reivindica abiertamente el fascismo de Mussolini, y especialmente la llamada “República Social Italiana” de 1943-45, que colabora activamente en el Holocausto. Iannone construye una corriente interna, que incluye a su propia organización estudiantil, Blocco Studentesco e intenta controlar puestos importantes.

2008. Elecciones legislativas. Iannone es candidato en la lista conjunta del MS-FT y La Destra. Posteriormente se expulsa a Iannone del MS-FT, presuntamente por sus actividades faccionales. Iannone arrastra consigo a una parte importante de la juventud, especialmente del Blocco Studentesco, y algunos grupos locales del MS-FT. Casa Pound empieza a extender su modelo de activismo por todo el país, con bastante éxito, convirtiéndose así en Casa Pound Italia.

2011. Casa Pound logra siete concejales en las elecciones municipales. Aunque Casa Pound dice que es ‘anticapitalista’, muchos de sus candidatos forman parte de las listas del multimillonario Berlusconi.

A pesar de su retórica antisistema, Iannone no ha roto con el fascismo: de hecho, se declara abiertamente fascista. Según él, el fascismo “fue la experiencia más bella de la historia de Italia”. El nombre de Casa Pound se tomó del poeta estadounidense Ezra Pound, colaborador de Mussolini y Hitler en la Italia fascista, en la que realizó discursos radiofónicos antisemitas.

Base ideológica

El ideólogo es Gabriele Adinolfi, escritor fascista colaborador del dirigente nazi Roberto Fiore, ambos fueron condenados por participar en la matanza de Bolonia de 1980, aunque huyeron del país para evitar cumplir la condena. Promueven el concepto de fascismo revolucionario, “ni capitalista, ni comunista”, en un libro conjunto titulado Tercera posición (2000). Las raíces ideológicas de Adinolfi se remontan a Julius Evola (1898-1974), simpatizante del fascismo de Mussolini, pero más cercano al nazismo y colaborador activo en las SS. Las ideas de Evola son una mezcla de fascismo, sublimación de la ‘raza aria’, esoterismo, homofobia y obsesión por el sexo. Adinolfi se inspira mucho en Evola.

Adinolfi jugó un papel clave en la creación del espacio político del que surgió Casa Pound, organizando una ‘Universidad de Verano’ donde adoctrinaba acerca de las posibilidades de utilizar la actividad social y cultural —lo que él llama ‘metapolítica’— para ganar adeptos y construir el movimiento fascista. Tales actividades debían ser dirigidas por un núcleo reducido de personas.

Efectivamente, en Casa Pound rige el principio jerárquico. Un grupo reducido envía sus directrices a una estructura de mandos regionales, que son los que las aplican a nivel local.

Casa Pound, hoy

Casa Pound ofrece un extenso abanico de actividades deportivas, escuela de teatro, clases de música… gratuitas o a precios asequibles, además de un club de motoristas.

Aunque se declara en contra del racismo, en su programa se manifiesta contra la sociedad multirracial y a favor del bloqueo de los flujos migratorios; de la repatriación de ‘clandestinos’ y de que se apliquen criterios raciales (entre otros) a cualquier inmigración que se admita. Acusa a la inmigración de las malas condiciones laborales y del paro.

Casa Pound colabora estrechamente con grupos que no esconden su ideología racista. Un informe sobre una fiesta de Casa Pound describe la participación de grupos nacionalsocialistas, la presencia de material antisemita, islamófobo y racista en general, saludos nazis…

En 2011, Gianluca Casseri, simpatizante de Casa Pound, disparó a personas inmigradas. Mató a dos de ellas e hirió a más gente. Casa Pound negó cualquier relación con Casseri, alegando que no era militante. A pesar de ello, Casseri aparece en un vídeo de una manifestación de Casa Pound llevando la bandera del grupo. Poco después del atentado, un dirigente de Casa Pound insistió en el rechazo de su grupo hacia la inmigración, defendiendo “la idea de la italianidad, esa unión espiritual y mística de nuestro pueblo que existió durante el fascismo”.

Casa Pound utiliza el mismo doble lenguaje respecto a las mujeres. Por un lado, afirma defender los derechos de las mujeres y oponerse al sexismo y por otro “garantiza el derecho a la maternidad y a la vida”. Controla la campaña “Tiempo de ser madre”, que promueve el aumento de la tasa de natalidad de las mujeres italianas.

La sublimación de la violencia es otro de sus pilares ideológicos. Exige la amnistía para los responsables de los atentados terroristas de extrema derecha en los años 70 y 80.

Casa Pound ofrece una imagen alternativa (okupa-punki-rockera) que le permite ganarse el apoyo de jóvenes desencantados. Sin embargo, sólo es una apariencia que esconde su contenido fascista.

Esta retórica radical y anticapitalista no es nueva entre la extrema derecha. El nazismo tenía sus ‘radicales’, las Tropas de Asalto, que sirvieron para reclutar a jóvenes, principalmente en paro, que se reunían en sus locales. En realidad, estos locales y las actividades de ocio estaban sufragados por los grandes empresarios que financiaban a los nazis. Cuando Hitler llegó al poder, literalmente decapitó a las Tropas de Asalto, en la Noche de los Cuchillos Largos, y eliminó su retórica anticapitalista.

Queda patente la similitud entre las Tropas de Asalto y Casa Pound, su retórica, su entorno y su manera de actuar.

Hay una simbiosis entre la derecha institucional y la radical. La primera usa el extremismo de Casa Pound para radicalizar el debate político y ampliar su electorado. Mientras que la segunda gana legitimidad y espacio para actuar. El crecimiento de Casa Pound se debe, en parte, a su relación con la derecha parlamentaria. Algunos de los concejales electos de Casa Pound formaban parte de la coalición electoral de Berlusconi.

Desde sus inicios con el local original de 2003, Casa Pound ha crecido llegando a tener, según ellos, 5.000 militantes y más de cincuenta locales. En el Estado español, están en sus inicios. Evitemos que lleguen a más.

Territorio: