La campaña 'Banco Santander sin armas' llega a la ciudad

Redacción.
| 13.06.2011

banco_santander_sin_armasLos próximos jueves 16 y viernes 17 de junio visitarán Santander Jordi Calvo, del Centro Delàs de estudios por la paz (Barcelona) y Annie Joh de Setem (Madrid); ambos integrantes de la campaña 'Banco Santander sin armas' que llevan a cabo varias organizaciones para denunciar las inversiones en armamento que realiza el Banco Santander.

Con motivo de la Junta General de accionistas del próximo viernes 17 de Junio, que se celebrará durante la mañana en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santander, estos integrantes de la campaña aprovecharán la cesión de diversos accionistas anónimos del Banco para tomar la palabra ante la Junta y denunciar las inversiones armamentistas del Banco de Botín, en la misma Junta que su presidente comunicará que ha tenido unos beneficios de 8.181 millones de euros en 2010.

Según indican, la campaña 'Banco Santander Sin Armas' surgió porque "los innumerables conflictos armados existentes, las injustas guerras perpetradas en Afganistán e Irak, la violación de Derechos Humanos amparada bajo la excusa de la persecución del terrorismo internacional, así como la creciente devastación de recursos naturales no renovables, acompañados de contaminación ambiental y pérdida de la biodiversidad, nos decidió a promover una campaña de sensibilización y denuncia de las entidades financieras que participan en industrias militares o que alteran gravemente la vida de comunidades y pueblos, mediante la exigencia de un auténtico respeto de los derechos humanos y el medio ambiente, por parte de las entidades financieras".

A su vez, señalan que "el Banco Santander es uno de los bancos del Estado que más relación mantiene con la industria armamentística y que ha desarrollado prácticas contrarias al respeto por los derechos humanos. El Banco Santander tiene un gran número de inversiones en armamento, en empresas que producen todo tipo de armas, bombas, explosivos, misiles, armas nucleares, etc, y muchas otras inversiones controvertidas, como es el caso de la financiación a empresas contaminantes, tiene acciones de una compañía que fomenta la deuda externa de países del Sur, opera en paraísos fiscales y financia empresas que no respetan los derechos laborales".

El apoyo financiero es clave para que las empresas de armas y otros con prácticas rechazadas por la sociedad puedan conseguir sus objetivos económicos. Es decir, sin apoyo financiero estas empresas se verían obligadas a producir menos armas, a emprender menos proyectos contaminantes y otras prácticas que denuncian con esta campaña.