Con el cambio de Gobierno vuelve el "quítate tú para ponerme yo"

Redacción.
| 05.10.2011

Lmarcano_cantura recuperación del PP de la presidencia de Cantabria ha desencadenado el tradicional cambio en la dirección de sociedades públicas dependientes del Gobierno. De momento se han producido los despidos de seis directivos vinculados al PRC que podrían suponer un coste de 15.000 euros. Por su parte Carlos Recio, portavoz del PP en el Ayuntamiento del Valle de Villaverde, ha sido contratado como nuevo director del Parque de la Naturaleza de Cabárceno.

Aunque desde el Ejecutivo se señala que estas decisiones se enmarcan "dentro de la política general de ahorro y eficiencia establecida por el nuevo Gobierno de Cantabria", el ex consejero de Cultura, Turismo y Deporte, el regionalista Francisco Javier López Marcano, ha denunciado el "régimen del temor" que sufren los trabajadores de la sociedad pública Cantur y del Parque de Cabárceno desde la llegada del PP, donde existen "listas" que son "vox populi" con los nombres que serán objetos de despido por su vinculación al regionalismo.

Entre el ruido generado por los partidos con representación acusándose mutuamente de "colocar" a sus afiliados en los cargos, no se ha escuchado ninguna propuesta para que esos puestos sean cubiertos a través de oposiciones públicas transparentes.

Entre los ya despedidos están el coordinador del Museo Marítimo del Cantábrico, Bernardo Colsa, o la responsable de Recursos Humanos, Ana Abarca, que, según López Marcano, al no haberse producido con el necesario preaviso, han supuesto costes que estima en 15.000 euros.

En Cabárceno ha sido cesado Miguel Otí y su puesto lo ocupará el concejal y portavoz del PP Carlos Recio. De 42 años de edad, Recio cursó sus estudios en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes de la Universidad de Córdoba. Su experiencia profesional ha transcurrido, entre otras ocupaciones, como delegado comercial de una empresa de distribución de productos zoosanitarios y fitosanitarios. Su salario será un 6,3% inferior al del antiguo director, y al menos la duración del contrato del nuevo director del Parque de la Naturaleza de Cabárceno será exclusivamente hasta agotar la actual legislatura. El Gobierno destaca que de esta forma, su futuro cese "no supondrá ningún coste adicional a todos los cántabros, al no ser contrato laboral fijo como venía sucediendo en los últimos ocho años en Cantur".

Marcano ha señalado que estará "atento" tanto a los nuevos despidos como a las nuevas contrataciones, y ha recordado como, desde la oposición, el PP tuvo la "desfachatez" de difundir y hacer pública una lista con nombres de empleados públicos vinculados al PRC. Marcano ha aseverado que durante su gestión, además de mantener a personal contratado en la época del PP, él no pidió "adscripción política" a nadie ni contrató en función de su "pelaje ideológico", y los contratos procedían de la bolsa de trabajo de Cantur, mientras que tanto el nuevo director del Parque de Cabárceno como de Cantur tienen "vinculaciones políticas"

El ex consejero ha apuntado que en estos momentos, y, en concreto en Cabárceno, la necesidad "anula el criterio" y hay personal que tienen "tal grado de necesidad" que, para "mantener el trabajo", son capaces de "decir lo que no creen" y que sienten "lo que no sienten", del mismo modo que el regionalista detectó cambios en vinculaciones a partidos a partir de la noche electoral en la que el PRC fue desalojado del Gobierno de Cantabria.

Marcano se ha mostrado "dolido" por el despido de estas seis personas, a las que ha calificado como unos "trabajadores extraordinarios".

El PP utiliza la Cámara de Comercio para romper los contratos con Ryanair y Air Nostrum

No sólo los directivos de sociedades públicas van y vienen según el partido gobernante. Las subvenciones a las empresas también fluctúan.

Según denuncia Aquí Confidencial, el poderoso "clan Piñeiro", firmemente asentado en el PP, quiere liberar los cinco millones de euros anuales que el Gobierno de Cantabria destina a incentivar las líneas que operan desde Parayas con compañías de bajo coste como Ryanair y Air Nostrum.

brittany_ferriesÉste sería el primer paso para que Brittany Ferries, la naviera bretona que representa en Cantabria la familia Piñeiro, reclame, como ya hiciera en 2008 y, además, amenazando con poner fin a su permanencia en el puerto de Santander, mayores ayudas económicas. La campaña para rescindir los acuerdos con las compañías aéreas, que cuenta con el visto bueno del consejero de Industria, Eduardo Arasti, y que se ha visto reflejada en El Diario Montañés, utiliza un estudio económico comparativo de los retornos económicos que dejan los turistas que viajan en ferry o llegan al aeropuerto de Cantabria. Lo que no se cuenta en la información es que la institución que firma el estudio está presidida por Modesto Piñeiro.

Lo primero es buscar argumentos sobre la falta de rentabilidad de la inversión destinada a apoyar a lineas low cost. Para ello se utiliza un viejo argumento que en el pasado sirvió para criticar a Brittany Ferries: que quienes llegan a Santander por barco siguen viaje hacia otras comunidades autónomas. Para los autores del estudio, que avala la posición mantenida por el Gobierno del PP, que el Aeropuerto de Parayas haya pasado de los alrededor de 100.000 pasajeros de 2003 a los más de 1.000.000 en la actualidad, no es un dato relevante.

Sin embargo, no hay cifras comparativas que pueden sustentar lo que afirma la naviera a través del informe de la Cámara de Comercio y que, señalan, demuestra sus ventajas con respecto a las compañías aéreas. El informe, publicado por El Diario Montañés, especula sobre la inyección económica que todo ello supone para los hosteleros cántabros, tiendas de bebidas y estancos. Y se añade que los responsables de la compañía naviera han constatado que "lo primero que hacen los viajeros al desembarcar en Santander es acudir a la gasolineras a llenar los depósitos". Según datos oficiales el ferry transportó el año pasado 170.000 pasajeros, un 10% del movimiento total de Parayas.

La petición de ayudas de los responsables de Brittany Ferries ha sido una constante. En 2003, sin embargo, cuando el PP gobernaba Cantabria, la compañía bretona recibió una sustanciosa subvención, concedida por el Gobierno de Martínez Sieso, mediante un concurso al que solo le faltaba poner el nombre de la naviera, por lo que fue motivo de escándalo en el censurado semanario La Realidad y provocó protestas por parte de otras operadoras de tráfico marítimo.

 

[Imagen extraída del blog de LaloCuevas]

Territorio: