Unos 500 viajeros, afectados por averías ferroviarias

Redacción.
| 04.11.2011

tren_cantabriaMientras el debate de la clase política gira en torno a la marginación de Cantabria en las inversiones de las líneas de alta velocidad ferroviaria, convertida por Revilla en cruzada regionalista, alrededor de 500 pasajeros se vieron afectados en la mañana de ayer por una avería en la línea férrea del Alvia Sanander-Madrid y de cinco trenes de cercanías, en el tramo Boo-Los Corrales, que no llegó a extenderse a la capital.

Desde diversos colectivos sindicales, políticos y ambientales se rechaza el TAV por considerarlo un modelo de transporte "desarrollista", que supone "un derroche económico" y provoca "un daño ambiental irreparable" desvertebrando Cantabria para un ahorro de tiempo escaso y a un precio que "las clases populares nunca podrán permitirse". Además, en Cantabria, 9 de cada 10 viajes en tren son de cercanías, pese a tratarse de una red con grandes vacíos, infrecuente, lenta y con problemas de averías. Por ello, los colectivos sociales reclaman que la inversión prevista para el TAV se destine a ampliar, mejorar y abaratar la red de cercanías, así como a soterrar las vías a su paso por los pueblos, que causan graves prejuicios.

 

Esta vez, la avería en los cinco trenes de cercanías y el Alvia Sanander-Madrid se detectó a primera hora de la mañana, cuando, tras concluirse los trabajos de mejora de la catenaria que se realizan de madrugada desde el pasado verano, se comprobó que faltaba tensión eléctrica. Por ello, hubo que derivar a los viajeros a servicios de autobús, mientras se procedía a la reparación, que estuvo completada a las 8.40 horas para reanudar el servicio.

Territorio: