Reconocida la raza canina ‘Perro de Agua del Cantábrico’

Redacción
| 09.05.2011

perroaguaDesde el pasado 22 de marzo, el Perro de Agua del Cantábrico se puede considerar una raza independiente, tras la aprobación de su nueva consideración por parte del Comité de Razas dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y de Medio Rural y Marino, a instancias de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad del Gobierno de Cantabria. Esta raza canina, autóctona de Cantabria y zonas limítrofes, tenía una labor esencial en la pesca tradicional, si bien en la actualidad han quedado junto a las personas como animales de compañía.

El Perro de Agua del Cantábrico (también conocido popularmente como “perro de lanas”) constituye una población ancestral y autóctona de la zona central de la Cornisa Cantábrica, en la Comunidad Autónoma de Cantabria y zonas limítrofes de Asturias y Vizcaya. En la mayoría de los pueblos costeros cántabros se empleaba en las labores pesqueras y ha venido formado parte de nuestra cultura, tradiciones y modo de vivir. Desde mediados del siglo XX, conforme las nuevas tecnologías van restándole protagonismo, declina progresivamente su uso en las embarcaciones, aunque siguen siendo muy apreciados en las poblaciones portuarias como perro de compañía. Actualmente, el censo autonómico de animales de esta población, según estimación de la Consejería de Desarrollo Rural, es de aproximadamente unos 1.200 ejemplares.

El reconocimiento del Perro de Agua del Cantábrico como raza diferenciada del español era una vieja demanda de los amantes de este perro y de la ‘Asociación Perro de Agua del Cantábrico’. La Dirección General de Ganadería del Gobierno de Cantabria, presentó un estudio científico encargado al Laboratorio de Genética de la Facultad de Veterinario de Universidad Complutense de Madrid para avalar su postura, que al fin ha sido reconocida. Sin embargo, algunos criadores de Aguas del Cantábrico han protestado porque entienden que los estándares publicados dejan fuera a individuos Cantábricos clásicos. Hasta ahora, esta raza, relacionada por su labor con el Caos de Agua portugués (popularizado por ser la mascota de la familia Obama) y el Barbet pirenaico, era incomprensiblemente clasificado dentro del llamado ‘Perro de Agua Español’, con el que guarda numerosas diferencias morfológicas y de carácter. Según señala el colectivo de criadores, “en general, los cantábricos son animales más ligeros y de menor estatura que los de la raza española”.

Junto al mastín, el perro villano o villanucu de la comarca del Asón-Agüera y el denominado 'sabueso cántabro', es la cuarta raza canina autóctona de Cantabria, caracterizada por su inteligencia, actividad, alegría y cercanía.

Funciones a bordo

Este perro de aguas ha formado parte tradicional del paisaje de los puertos de San Vicenti, Sanander, Laredu, Comillas, Culindres, Santoña, Suancis... Su presencia en los barcos pesqueros era habitual y allí tenían una gran importancia. La primera y fundamental función era estar atento a los peces que se caían o escapaban de las redes. Además, llevaban los chicotes a tierra a la hora de atracar el barco, jugaban un papel decisivo en la desratización de éste y lo vigilaban en puerto. Así mismo, eran empleados como "salvavidas" en el salvamento de náufragos e incluso eran capaces de detectar bancos de peces superficiales. También solía ser utilizado para llevar mensajes de un barco a otro.

No en vano, estas virtudes quedaron reflejadas en las obras de escritores como Pérez Galdós, Jose Mª Pereda, Pardo Bazán, Pío Baroja o Clarín. Desde el año 2005 cuenta incluso con un monumento en la localidad tresmerana de Santoña, donde aún hoy es muy común.