El Programa de Mejora de Razas Autóctonas constata mejoras en algunas variedades animales propias del País

Diegu S.G. Redacción.
| 19.03.2013

jataA lo largo de dos jornadas han tenido lugar, en la sede de la Consejería de Ganadería, sendas reuniones de coordinación del llamado "Programa de Mejora de Razas Autóctonas", fruto del convenio entre el Gobierno de Cantabria y el Departamento de Genética de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. A las mismas, han asistido la consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, Blanca Martínez; el director general de Ganadería, Santos de Argüello y técnicos del Servicio de Producción Animal;  junto al catedrático de Genética de la antedicha Facultad madrileña, Javier Cañón; y personal del Centro de Selección y Reproducción Animal de Torlavega.

Durante estas dos jornadas de trabajo se ha realizado el seguimiento y análisis de los programas de mejora y/o conservación de algunas de las razas y especies autóctonas de la Comunidad Autónoma. Concretamente, de las vacas tudanca, pasiega y munchina, de la gallina pedresa y del caballo conocido como "hispano-bretón". Sin embargo, en el Programa no se incluyen el caballo munchinu, los perros de aguas del Cantábricu, villanu, villanucu y mastín, ni tampoco la oveja y burro autóctonos del país.

La tudanca, munchina y pasiega mejoran su grado de pureza

En lo que respecta a la vaca tudanca, se ha evaluado el grado de cumplimiento del Programa de Mejora aprobado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), que pretende incrementar sus rendimientos cárnicos y la rentabilidad, todo ello sin perder sus características raciales y la belleza morfológica de esta raza, totémica en Cantabria.

En lo relativo al vacuno de raza monchina, se ha analizado la evolución del Libro Genealógico (el registro de la procedencia de cada animal), dentro del Programa de Mejora y Recuperación, y se han marcado las directrices de actuación de cara al futuro. El Programa está permitiendo mejorar el grado de pureza, puesto que esta raza había degenerado a consecuencia del cruce con otras. De esta manera, se mantiene estable el censo a la vez que las reses resultan más fieles al patrón racial.

La vaca pasiega ha pasado de considerarse extinta a ser reconocida recientemente como "en peligro de extinción", por el MAGRAMA. Se encuentra actualmente en fase de recuperación. Los resultados de este proceso han supuesto una mayor pureza de los individuos aceptados en el Libro Genealógico y de sus características morfológicas, además de un incremento del censo, lo que garantiza la pervivencia de esta variedad.

La gallina pedresa será presentada ante el Comité para su aprobación

Sobre el caballo hispano-bretón, se ha estudiado la situación administrativa en la que se encuentra debido al buen funcionamiento del Libro Genealógico en Cantabria. También se ha analizado su Programa de Mejora.

Por último, se han contrastado los resultados del estudio de investigación sobre la gallina pedresa en relación a su morfología, genética y producción. Es una raza característica de nuestros antiguos pueblos y aldeas, y la situación actual permite presentarla para su aprobación ante el Comité Nacional de Razas Ganaderas de España.

En el marco del Convenio entre el Gobierno de Cantabria y la Universidad Complutense, los técnicos de la Consejería de Ganadería han realizado los trabajos de campo, la valoración y selección morfológica de los individuos y la aplicación de medias de mejora y para evitar la consanguinidad. Por su parte, la institución académica madrileña se ha encargado de los análisis genómicos, la valoración estadística de los resultados y de la colaboración para elaborar la documentación necesaria para labores de gestión.

Territorio: