Organizaciones ecologistas proponen soluciones para acabar con los problemas del eucalipto

Redacción
| 23.03.2011

eucaliptosLa Asociación para la Defensa de los Recursos naturales de Cantabria (ARCA) ha suscrito, junto a una veintena de organizaciones, un manifiesto con motivo del Día Forestal Mundial (celebrado el 21 de marzo), a través del que se busca poner fin a los conflictos relacionados con las plantaciones de eucalipto, según anunció el colectivo ecologista la pasada semana en su página web.

El documento, firmado por grupos ecologistas de Cantabria, Galicia, Asturias, País Vasco y Andalucía (además de otros colectivos estatales), hace hincapié en la necesidad de detener la expansión del eucalipto con urgencia, sacándolo de los espacios protegidos, mejorando la gestión de las plantaciones y regulando su uso para la biomasa.

El manifiesto, “Una visión común sobre el problema de las plantaciones de eucalipto”, analiza brevemente la problemática existente y contempla una serie de demandas elaboradas por el movimiento ecologista con el asesoramiento de una parte de la comunidad científica. En el documento se señalan ocho puntos básicos considerados de obligado cumplimiento, entre los que destacan la limitación del territorio ocupado y la progresiva desocupación de los espacios naturales protegidos.

Asimismo, se impulsa la investigación independiente sobre gestión forestal, rechazando propuestas como el desarrollo de eucaliptos transgénicos o la plantación de estos árboles como posible solución al cambio climático. Además, varias de las directrices hacen hincapié en la necesidad de que las diversas planificaciones y estrategias se respeten, y que la sociedad se comprometa a reducir su consumo de papel y energía.

En Cantabria, el monocultivo de eucalipto ha doblado su extensión (de 32.000 a 60.000 hectáreas) en los últimos treinta años. Ya que la planificación forestal no ha delimitado cómo y dónde se puede seguir plantando, zonas como la media montaña siguen siendo ocupadas o corren el riesgo de verse afectadas por estas plantaciones.

“Los males del eucalipto no son imputables a este árbol, sino a unas deficientes técnicas de ordenación territorial, repoblación, selvicultura y explotación, es decir, al ser humano. Y a unas afirmaciones de la industria sobre su alta rentabilidad que, con el tiempo, se ha demostrado su falsedad”, ha declarado Gonzalo Canales, presidente de ARCA.

Territorio: